Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Medio ambiente 02 dic 2019

El compromiso de los bancos con el cambio climático, mucho más que un eslogan

BBVA ha participado en Luxemburgo en una conferencia organizada por la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, por sus siglas en inglés). En este foro, BBVA ha expuesto su estrategia para ayudar a sus clientes en la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono y la integración de los riesgos climáticos en su toma de decisiones, justo en la semana que arranca la Cumbre del Clima de Madrid.

Así lo ha explicado el consejero ejecutivo de la entidad, José Manuel González-Páramo, durante la primera jornada de este evento, celebrado en el marco de la mesa redonda regional de la UNEP FI en la que también han participado Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA; y Derya Ozet Yalgi responsable de Sostenibilidad de Garanti BBVA.

Este foro contó con la asistencia de Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario europeo del Euro y de Diálogo Social, quien compartió los avances del Plan de Acción de la Unión Europea y la propuesta del ‘New Green Deal for Europe’ de la nueva Comisión, que esperan aprobar en sus primeros 100 días. Este “gran acuerdo” tiene el objetivo de elevar la reducción de emisiones para 2030 de 40% a 50/55% y ser ‘carbono neutral’ en 2050.

El compromiso de las entidades con el cambio climático debe ser, en opinión de José Manuel González-Páramo, mucho más que un eslogan bonito. Debe ser una prioridad estratégica, reflejada en acciones encaminadas a financiar la transición para frenar el cambio climático y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, gestionar internamente los riesgos del cambio climático, e involucrar a todo el sector financiero para lograr los ODS.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, durante el evento.

En su opinión, el sector financiero juega así un papel decisivo en la lucha contra el cambio climático gracias a su capacidad de movilizar capital y acompañar a sus clientes en la transición a una economía más sostenible, además de incorporar criterios sociales y de medioambiente en su toma de decisiones. En definitiva, “el futuro de la banca es financiar el futuro”.

Y en esta dirección se mueve BBVA. José Manuel González-Páramo ha recordado que el compromiso del banco con el desarrollo sostenible se recoge en su Compromiso 2025, estrategia presentada en 2018, que se alinea con el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La colaboración de los bancos para frenar el cambio climático es clave

En opinión del consejero ejecutivo de BBVA, los bancos deben gestionar los riesgos financieros que el cambio climático supone para su balance, pero también el impacto directo e indirecto en su actividad. En este sentido, el compromiso de las entidades es absolutamente crítico y BBVA así lo manifiesta en su Compromiso 2025.

La entidad, ha recordado González-Páramo, centra sus esfuerzos donde el impacto es más significativo, acompaña a sus clientes en esta transición y trabaja con otras instituciones en desarrollar metodologías para medir el impacto climático y alinearse con objetivos globales y locales.

Además, BBVA se involucra con gobiernos y otras entidades relevantes en el desarrollo de hojas de ruta para sectores específicos. Asimismo, José Manuel González-Páramo ha resaltado la importancia de usar tecnologías alternativas para afrontar este desafío climático en sectores como la minería. En los sectores donde no hay tecnología alternativa disponible, BBVA refuerza su compromiso con sus clientes para ayudarles a innovar.

El Compromiso de Katowice

La colaboración, por tanto, es imprescindible. El cambio climático es un desafío enorme y global que afecta a todos y en todas partes. Por lo tanto, requiere un cambio sistémico y todos necesitamos conocimientos y metodologías para gestionarlo de la manera correcta. Esa es la razón por la cual son tan importantes los compromisos colectivos, ha dicho. Un buen ejemplo de colaboración es el trabajo que BBVA hace con ING, SocGen, BNP Paribas y Standard Chartered en el llamado Compromiso de Katowice.

Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA y Co-Chair del comité directivo global de UNEP FI, ha resaltado la importancia de Katowice como punto de partida para la reciente firma del Compromiso Colectivo de la Acción por el Clima,considerado por  Naciones Unidas, como “el compromiso de mayor envergadura del sector bancario con el clima hasta la fecha”.

Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA, durante el evento.

Ballabriga ha recordado que este compromiso incluye a 30 grandes bancos internacionales que compartirán objetivos para “facilitar la transición económica necesaria para alcanzar la neutralidad climática”. Además se comprometen a trabajar juntos y apoyarse mutuamente “para desarrollar las capacidades de cada banco y las metodologías necesarias para medir el impacto climático y el alineamiento con los objetivos climáticos locales y globales”.

Por último, ha destacado los últimos pasos dados por el sector en el camino de las finanzas sostenibles y la importancia del “alineamiento como industria”. En ese sentido ha puesto también en valor el Compromiso Colectivo por el Clima anunciado en NY  y el compromiso similar de inversores con la Net-Zero Asset Owner Alliance que ha suscrito Allianz.

Por su parte, Derya Ozet Yalgi, responsable de sostenibilidad Garanti BBVA ha analizado el impacto que el cambio climático tiene desde el punto de vista de los clientes corporativos de las entidad. A su modo de ver, es necesario crear e incorporar en los procesos generales de toma de decisiones de los bancos las herramientas necesarias para afrontar los desafíos que este sector aún tiene por delante.

Otras historias interesantes