Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Economía Act. 14 feb 2020

¿Fue correcto utilizar el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios?

Durante 2019 el gobierno federal mexicano cumplió con el objetivo de alcanzar un superávit primario de 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB), que implicó la decisión de utilizar 125 mil millones del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), derivada de la menor recaudación fiscal respecto a la anticipada que se tuvo en el país. Carlos Serrano Herrera, economista jefe de BBVA Research en México, explica los detalles en su artículo “Es acertado utilizar recursos del FEIP, pero se requieren mejores mecanismos” publicado en el periódico El Financiero.

Serrano considera que es correcto el uso de los recursos del Fondo, pues se dio en el marco de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) y su reglamento, “que establecen que el FEIP se puede utilizar para amortiguar los efectos sobre las finanzas públicas y la economía del país cuando se observe una recaudación menor a la esperada”. Es así como el estancamiento económico del país provocó que los ingresos tributarios fueron menores por 108 mil millones de pesos y también fueron menos por concepto de ingresos petroleros en 90 mil millones de pesos.

El economista precisa que aún con este panorama los ingresos totales no tuvieron una caída, como resultado de un aumento en la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas, “debido a que no se trasladaron los menores precios de petróleo a los precios de las gasolinas”, a lo que Serrano destaca como una política pública acertada, ya que mantener un subsidio a las gasolinas es “política regresiva y contaminante que afecta negativamente a las finanzas públicas”.

De esta manera, ante una menor recaudación fiscal, para Serrano el uso del FEIP es adecuado porque constituye una acción legal tomada en un escenario económico de no crecimiento. Y puntualiza que “la política fiscal no debió haber sido restrictiva en un año sin crecimiento pues ello contribuyó a acentuar los efectos de la desaceleración económica”. Además, reconoce que para el gobierno entrante “habría sido muy complicado proponer un esquema fiscal contracíclico sin tener todavía credibilidad en los mercados”.

Pese a reconocer que fue apropiado utilizar los recursos del Fondo, el economista jefe de BBVA Research en México señala que en un futuro el gobierno federal debe considerar medidas “para mejorar su funcionamiento y que pueda formar parte de un esquema general de políticas contracíclicas”, pues es muy probable que los recursos del FEIP se acaben el próximo año y es necesario que se determinen reglas para que su uso sea claro y eficiente. “De tal suerte que se convierta en un instrumento contracíclico y no en un mecanismo para compensar menores recaudaciones a las anticipadas en el presupuesto”.

El economista explica que se debería establecer que los recursos del FEIP se acumulen solamente en  caso de presentar superávits fiscales porque lo sucedido en años anteriores demuestra que el país “se endeuda para ahorrar, lo cual financieramente no hace sentido”. Como lo ha externado en otras ocasiones, Serrano señala que la creación de un consejo fiscal independiente apoyaría la implementación de una política contracíclica que “ayude a determinar la tasa de crecimiento potencial del país” y decidir sobre la aplicación de políticas fiscales expansivas para contrarrestar escenarios de bajo crecimiento. El objetivo debe apuntar a tener mecanismos que aseguren mantener equilibrios fiscales. 

La colaboración completa para El Financiero se publicó el 13 de febrero de 2020 y puede consultarse en el siguiente link.

Otras historias interesantes