Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 02 jul 2021

La inversión en México requiere certidumbre para revertir el estancamiento

Inversión

Uno de los componentes económicos de mayor relevancia para el país es la inversión. Carlos Serrano Herrera, economista jefe de BBVA México, destaca en el artículo '¿Cómo va la inversión en México?', publicado en el periódico El Financiero, cómo ha sido su comportamiento y señala la importancia de dar señales de certidumbre a las empresas para revertir el estancamiento.

Serrano explica que existe una correlación entre los países que tienen mayor inversión y el crecimiento económico que presentan, pues la inversión además de ser clave para la actividad económica en el presente determina el nivel del Producto Interno Bruto (PIB) y en el futuro ayuda a incrementar el capital de un país.

De acuerdo con el economista, la inversión privada es el componente del PIB que presenta más volatilidad en las recesiones, donde tiende a una mayor contracción que el consumo o el gasto del gobierno, porque “ante la incertidumbre, las empresas suelen reducir primero su gasto en inversión antes que el gasto corriente”.

Para Serrano, por la crisis de la pandemia del 2020 la economía tuvo una contracción de 8.5% y la inversión privada que ya venía de un debilitamiento previo presentó una caída de 20%, además de precisar que aun cuando por varios años la inversión en México tuvo un crecimiento a tasas de doble dígito, se frenó en 2016 con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos con un discurso que mostraba la amenaza de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Esta incertidumbre en los mensajes en torno a la relación bilateral entre ambos países provocó que “la inversión en el país no creciera entre 2016 y 2018”.

“Ante la incertidumbre, las empresas suelen reducir primero su gasto en inversión antes que el gasto corriente”

Hacia el 2019, como lo relata Serrano, las medidas del nuevo gobierno mexicano también abonaron a un ambiente de incertidumbre para las empresas acerca de su compromiso con el Estado de Derecho y “el respeto de las reglas del juego una vez empezado el partido, que resultaron en que la inversión no solamente no aumentara, sino que cayera durante ese año. De esta manera, hoy la inversión en nuestro país está 5% por debajo del nivel pre-pandemia y 13% por debajo del nivel de enero de 2019”.

Es importante destacar, como lo apunta el economista jefe de BBVA México, que tanto la inversión nacional como la extranjera directa, no han recuperado los niveles del 2015 y desde el 2016 se han estancado, a nivel nacional este comportamiento se ha generalizado, en 2015 la inversión pública equivalía a 3.6% del PIB cuando en 2009 alcanzó el 6% y para el 2019 se ubicó en 2.6%, “mientras que la inversión privada representaba el 17.9% del PIB en 2015, para 2019 equivalía al 16.7%”.

Serrano advierte que es necesario revertir esta tendencia en la inversión porque de lo contrario el impacto en el crecimiento económico llevará a niveles aún más bajos de los que se han observado en las últimas dos décadas. Las empresas requieren percibir que su inversión tendrá retornos positivos y por esa razón es fundamental que exista una certidumbre institucional en la que se garantice que se van a respetar las condiciones legales.

Finalmente Serrano puntualiza que la inversión en México podría aumentar como resultado del crecimiento que tendrá la economía en Estados Unidos y también por la pérdida de inversión en China derivada de los conflictos con ese país. Sin embargo, para que la oportunidad se capitalice en México, el país deberá hacer mejoras en el Estado de Derecho y “podría haber una enorme oleada de inversión si se ofrece certidumbre jurídica a inversionistas, tanto nacionales como extranjeros”.

El artículo se publicó completo en El Financiero el 02 de julio de 2021 y puede consultarse en este link.

Otras historias interesantes