Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Podcast

Coronavirus 11 jun 2020

Las rutinas del sueño en los niños: ¿Tu hijo es un búho o una alondra?

00:00 43:51

Terrores nocturnos, pesadillas, dificultad para conciliar el sueño o niños que reclaman a sus padres durante la noche. El desconocimiento sobre cómo evoluciona el sueño de los más pequeños de la casa, hace que sea una de las grandes preocupaciones de los padres, desde los primeros años de vida hasta la adolescencia.

El Dr. Gonzalo Pin Arboledas, jefe del servicio de Pediatría y la Unidad del Sueño del Hospital Quirón Salud de Valencia y especialista en medicina de los trastornos del sueño, ha ofrecido una charla virtual a los empleados de BBVA para responder a sus dudas sobre cómo se regula el descanso de los más pequeños, qué rutinas se deben seguir y cómo contrarrestar los efectos provocados por el confinamiento. Esta charla se enmarca dentro de la iniciativa ‘#BBVAenCasa’, que ofrece a los empleados de la entidad consejos para trabajar en remoto y seguir conciliando la vida personal y laboral.

El especialista en medicina del sueño comenzó su charla hablando sobre la importancia de conocer cómo funciona la regulación del sueño, para así poder establecer unas rutinas que permitan mejorar la calidad del descanso de los niños.

Sobre los trastornos derivados del largo confinamiento provocado por la COVID-19, el Dr. Pin apuntaba que se ha producido una alteración de todos los relojes, internos y externos, que regulan el descanso. “Hemos expuesto mucho menos a los niños a la luz intensa al mediodía porque están dentro de casa y sin embargo, los exponemos mucho más a la luz intensa por la noche, porque están con las pantallas”.

El sueño está regulado por una serie de relojes, internos y externos, que son los que le dan a nuestro cerebro las señales para segregar la serotonina (que nos mantiene despiertos) y la melatonina (que nos ayuda a descansar). Existe un tiempo interno, que nos dice cuándo es de día o de noche y un reloj social que establece las horas de las comidas o de ir al colegio. Además hay un tiempo ambiental que establece si hay luz u oscuridad o si hace calor o frío, y en las últimas décadas se ha unido otro tiempo, que es el tiempo tecnológico y de exposición a las pantallas. El equilibrio entre todos estos relojes, y su coordinación armónica, es lo que establece que haya una buena o mala calidad del sueño.

El Dr. Pin explicó que nuestro organismo se prepara para el sueño transformando la serotonina en melatonina, pero esta transformación no es instantánea. “Tarda aproximadamente dos horas y esta es quizás la primera enseñanza que tenemos que tener en cuenta cuando queremos preparar a un niño para dormir. Tenemos que empezar a hacer la desactivación aproximadamente una hora y media, dos horas antes de dormir. Debe además hacerse fuera del dormitorio, porque no queremos que se duerma, queremos que se tranquilice. Es el momento de la afectividad, del cuento, de las sonrisas y de las caricias”.

Charla del Dr. Gonzalo Pin sobre el sueño infantil

Según explicó el especialista en medicina del sueño, si un niño tiene problemas para dormir, se debe analizar su entorno. “Hay que ver qué hacemos por el día y cuándo lo hacemos. Si sometemos a nuestros niños a luz natural o artificial antes de amanecer o después de anochecer, o si hacemos unas cenas muy tarde o picotea por la noche”.

Otros factores fundamentales para determinar las rutinas del sueño son los genes. Al igual que los adultos, hay niños que están muy activos por la mañana y les gusta madrugar, que serían como las alondras, y otros a los que por el contrario les cuesta levantarse temprano y trasnochan más, que sería los búhos. Según el Dr. Pin es muy importante conocer a qué tipo responde cada niño, para entender por qué le cuesta acostarse o levantarse por la mañana. 

Sobre las horas de sueño recomendadas para cada tramo de edad, existen estadísticas que establecen que un recién nacido de 0 a tres 3 meses puede dormir, como término medio, entre 14 y 17 horas. Un niño entre un 1 y 2 años, entre 12 o 14 horas, mientras un adolescente de 14 a 17 años dormirá entre 8 y 10 horas. Sobre el tiempo de descanso, el especialista enfatizó que “lo importante es que demos la oportunidad a los niños de dormir lo que necesitan”. También remarcó la importancia de las siestas: “Las siestas son muy necesarias para el desarrollo del sistema nervioso central de los niños hasta aproximadamente los 4 o 5 años”.

El jefe de la Unidad de Pediatría del Hospital Quirón Salud de Valencia, subrayó la importancia del sueño para el correcto desarrollo neurológico. “Es básico para limpiar nuestro organismo de los desechos genera nuestra actividad diaria. Si nosotros no dormimos en los momentos que toca, llenamos de basura  las calles del sistema nervioso central, lo que dificulta que nuestras células se comuniquen de manera adecuada”.

Por último el Dr. Pin concluyó diciendo que el sueño forma parte del proceso educativo madurativo de las 24 horas. “Si cuidamos el día, cuidamos la noche. A la inversa es más difícil”.  

Todos los capítulos de BBVA ‘Podcast’ los podrás encontrar en las siguientes plataformas: iVoox, Apple Podcast, Spotify, Google Podcast y en bbva.com.

Otras historias interesantes