Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tarjetas 30 ene 2018

¿Cómo protegerse ante un fraude con tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son unos de los principales medios de pago del mundo en la actualidad. Existen de diferentes tipos y marcas, pero hay una característica en común entre todas: si no se les da la protección que requieren, pueden ser víctimas de fraude físico u ‘online’.

Tan solo en Perú, según datos de la Superintendencia de Banca y Seguros, a setiembre del 2016 existían más de 8,200,000 tarjetas de crédito activas por alrededor de 23 millones de soles.

Y en el mundo los números también son llamativos. Según un informe de Nilson Report, en 2015 se generaron más de US$31,000 billones en todo el mundo a través del sistema de pago por tarjetas, superando en 7,3% a las transacciones del 2014.

Pero, así como se mencionan los datos por ingresos generados a partir de las tarjetas de crédito, también hay que mencionar los gastos que se asumen a consecuencia de los fraudes que cada vez se vuelven más creativos. Según datos de Nilson Report, se proyecta que para el 2021 las pérdidas por fraudes alcanzarán los US$32,960 millones, demostrando una proyección al alza en comparación con las pérdidas registradas en el 2016 de US$22,800 millones y de US$21,000 millones en el 2015.

Es por eso que, si se tiene una tarjeta de crédito, es fundamental saber cómo protegerse y tomar conciencia del cuidado que se debe tener con ese plástico que, a veces, saca de apuros.

Tipos de fraude

Lo primero que se debe de saber es que existen dos tipos de fraude con tarjeta de crédito: los presenciales y los que no lo son.

Presenciales: ocurren cuando un vendedor pasa la tarjeta por un dispositivo que almacena su información y luego la utiliza para cargarle otras compras no realizadas.

No presenciales: ocurren cuando la información del titular de la cuenta bancaria es robada y utilizada sin tener la tarjeta de crédito en mano. Es el más común y suelen ocurrir por internet, principalmente por caer en correos de ‘phishing’ o suplantación de identidad.

Consejos a tomar en cuenta

  • Nunca escribir el número de tarjeta en lugares o papeles a los que tenga acceso alguien más.
  • Es recomendable que las tarjetas estén almacenadas en otro lugar que no sea la billetera.
  • Revisar siempre el estado de cuenta al detalle ayuda a que tal vez se encuentren consumos que no se hayan realizado y se puedan alertar a tiempo.
  • Siempre que se realice una transacción, no se debe perder de vista la tarjeta. Si no hay POS inalámbrico, lo mejor es acercarse a hacer el pago.
  • No dejar espacios vacíos en los recibos y tachar todos los espacios en blanco que estén encima del monto total.
  • Destruir las tarjetas de crédito antiguas que ya no se usen.
  • Reportar cualquier cargo en el estado de cuenta de la tarjeta que pueda parecer sospechoso.
  • Nunca dar información de la tarjeta por teléfono, a menos que como dueño se haya iniciado la llamada.
  • Salir a la calle solo con la tarjeta de crédito que se va a utilizar.
  • Avisarle al banco si hay un cambio de dirección o si se sale de viaje.
  • Guardar todos los recibos y compararlos con los datos que aparecen en el estado de cuenta.

Y así como todas estas medidas ayudan, también están los seguros contra fraudes para tarjetas, como el que ofrece BBVA Continental a sus clientes. El seguro de Protección de Tarjetas del banco protege las tarjetas de crédito y débito de la entidad, así como las tarjetas de crédito de otras entidades financieras. Aplica en caso de uso indebido ocasionado por robo, extravío, clonación, hurto o compras fraudulentas por internet, entre otros.

Otras historias interesantes