Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 20 nov 2019

Millenials, babyboomers, x... ¿qué generación se siente más segura con sus finanzas?

Las personas tienen una percepción distinta de su salud financiera, según la generación a la que pertenecen. En cada grupo de edad, los retos que plantea la economía personal cambian y con ellos, los sentimientos que tiene cada individuo respecto al dinero y la seguridad que le produce.

Es cierto que la percepción de salud y seguridad financieras depende de la situación de cada persona, pero cada generación tiene actitudes y sentimientos comunes respecto a su estado económico. Una encuesta en Estados Unidos de la empresa internacional de investigación de mercados y análisis de datos, YouGov, ha revelado cuáles son esos puntos en común en las finanzas que caracterizan a cada grupo de edad y qué impresiones tienen respecto a su seguridad financiera.

La división de los mayores

La generación que, sin duda, aparece retratada en este estudio como la más dividida en cuestiones de riqueza es la conocida como ‘Silent Generation’ (Generación Silenciosa), compuesta por personas nacidas entre 1928 y 1945. Según la encuesta, el 51% de los estadounidenses mayores de 74 años se declara seguro con sus finanzas y conforme con su situación económica. Este porcentaje está compuesto por individuos que han preparado correctamente su jubilación, están disfrutando de un retiro tranquilo con su pensión y ahorros y han solucionado las deudas contraídas en el pasado, como la compra de una casa o el pago de los estudios de los hijos.

Un artículo de la entidad financiera Pinnacle Advisory Group advierte de los peligros de un exceso de confianza en este grupo de edad: “La mitad más rica de la Generación Silenciosa ha hecho un trabajo sólido de ahorro para la jubilación. Sin embargo, muchos prejubilados y jubilados anticipados son demasiado optimistas sobre los ingresos de su jubilación y a menudo subestiman los gastos”. Por ello, los expertos recomiendan ser realistas con el dinero durante el retiro y tener en cuenta el ahorro para afrontar los costes que conlleva la longevidad, sobre todo en temas relacionados con la salud.

La incertidumbre de los ‘Baby Boomers’

Los ‘Baby Boomers’, nacidos entre 1946 y 1964, se encuentran en un grupo de edad cuyos miembros ya están jubilados o deberían estar preparándose para el retiro. Sin embargo, según el informe de YouGov, el 45% no se siente financieramente seguro y solo el 18% tiene claro que va a poder jubilarse.     

En España, la percepción de los ‘baby boomers’ respecto a sus finanzas es parecida. Según la VII Encuesta sobre el Ahorro de la Población Española elaborada por el Instituto BBVA de Pensiones-Mi Jubilación, el 55% de los españoles de este grupo de edad, no creen que sus ingresos les permitan vivir sin aprietos durante su vejez.

Para asegurarse un retiro tranquilo, es fundamental planificar correctamente la jubilación, sobre todo en países como España donde la pensión pública va a perder peso en los ingresos de los jubilados. Tal y como explica este artículo de BBVA Mi Jubilación: “Si la pensión de jubilación actual cubre, de media, el 80% del último salario, esta relación podría descender a niveles del 50% a mediados de siglo, es decir, cuando comiencen a jubilarse quienes están dando en estos momentos sus primeros pasos en el mundo laboral”. Ante esta situación, BBVA Mi Jubilación recomienda: “Tener visión de largo plazo, empezar a ahorrar con la mayor antelación posible y, sobre todo, ser muy constante en las aportaciones”.

El estrés de la Generación X

La situación más compleja a nivel financiero es, según el estudio de YouGov, la de los miembros de la Generación X (los nacidos entre 1972 y 1982). Todos ellos se encuentran en un momento en el que se acumulan los gastos más importantes como el pago de una vivienda o mantener a una familia. Por ese motivo, el 49% de los encuestados de este grupo de edad declara que no se siente financieramente seguro. Según BBVA en Estados Unidos, el 75% de los miembros de esta generación gana más dinero que sus padres, pero tienen más factores de estrés. Entre ellos, una historia marcada por distintas recesiones económicas, el coste de criar a sus hijos y, en muchos casos, hacerse cargo de los padres en edad avanzada.

Los miembros de esta generación necesitan fortalecer su salud financiera para afrontar los retos que se vayan presentando. En esta etapa de la vida es fundamental planificar las finanzas para aumentar el ahorro, controlar la deuda y contar con un colchón monetario que ayude a afrontar cualquier emergencia. A la hora de asumir retos financieros importantes, como la compra de una vivienda, es importante comparar opciones y consultar con un asesor financiero que sirva de guía para tomar la decisión más adecuada.

El pesimismo de los ‘millennials’

Los ‘millennials’ (los nacidos entre 1982 y 1994, aproximadamente) se encuentran, según la encuesta de YouGov, divididos en la percepción de su seguridad financiera, con un 42% que se sienten a gusto con sus finanzas, frente a un 40% que no está satisfecho y un 18% que no se pronuncia al respecto.

Según el informe global de Deloitte Encuesta a la generación millennial 2019’ , las percepciones de este grupo de edad vienen marcadas por la “fuerte desaceleración de la economía, una reducción de las prestaciones sociales y la aparición de las tecnologías de la Industria 4.0 que están redefiniendo los puestos de trabajo”. En este estudio, cuando se pregunta a los jóvenes por su economía personal, vuelve a aparecer la división en los porcentajes que se apreciaba en la encuesta de YouGov, con un 43% que se declara optimista y cree que el próximo año sus ingresos mejorarán, frente al 57% que piensa que su poder adquisitivo se verá reducido o no aumentará en 2020.

Es cierto que a esta generación le ha tocado vivir en un mundo complejo, en constante cambio y marcado por la incertidumbre. Por eso, es importante sentar las bases de una economía personal lo más estable posible donde el ahorro esté siempre presente, estableciendo metas motivadoras y realistas y evitando las deudas innecesarias. También es un buen momento para pensar en el retiro y destinar una parte (la que se pueda) en ahorro para la jubilación. Puede parecer pronto, pero cuanto antes se empiece, mayor será la seguridad financiera que se tendrá en el futuro.

Otras historias interesantes