Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera Act. 16 dic 2016

Requisitos a tener en cuenta para ser un anfitrión de Airbnb

Las plataformas de economía colaborativa son cada vez más utilizadas entre los usuarios. Una de las más populares, ya que ofrece la posibilidad de obtener una rentabilidad extra a una habitación sin usar o a una segunda vivienda que se queda vacía varios meses al año, es Airbnb. Sin embargo, hay que tener en cuenta varios requisitos para que el alquiler se realice de una forma transparente y legal.

Las vacaciones de Navidad están a la vuelta de la esquina. Mientras unos están organizando alguna escapada en estos días festivos, otros preparan sus alojamientos para alquilar, durante esta época, sus viviendas o habitaciones vacías en Airbnb, una página que pone en contacto a los viajeros con personas que gestionan alojamientos propios.

Para los anfitriones, es decir, las personas que ofrecen sus casas, se trata de una forma de obtener ingresos extra y rentabilizar esa habitación o vivienda que no están aprovechando al máximo. Sin embargo, hay que mirar bien la letra pequeña y tener en cuenta que estas ganancias tributan y deben ser declaradas.

Presupuesto previo

Si se quiere ser anfitrión, no está de más invertir un poco antes de alquilar el espacio, para ofrecer un buen servicio. Por ejemplo, una de las recomendaciones, que hace la compañía, es que se instalen detectores de humo y de monóxido de carbono como medida de seguridad. Además, hay que presentar la casa limpia y bien provista de servicios básicos como sábanas, toallas y papel higiénico. Otra medida, que los huéspedes agradecen, es un obsequio de bienvenida, que se les vaya a buscar o regalarles un plano de la ciudad.

La compañía pone a disposición del anfitrión un Seguro de Protección frente a reclamaciones por lesiones o daños en la propiedad, derivados de una estancia de Airbnb. Este seguro cubre posibles accidentes del huésped o terceros durante el tiempo que dura el alquiler. Es un gasto que el anfitrión debe considerar, aunque es libre de consultar a la aseguradora con la que tiene contratada su póliza, por si prefiere negociar con ella una cobertura adicional.

Es conveniente tener en cuenta estas necesidades y realizar un presupuesto para cubrirlas. Se trata de un gasto que, a la larga, repercutirá positivamente en nuestra influencia como anfitriones, ya que si los clientes se van satisfechos, repetirán o recomendarán nuestro servicio.

Impuestos al día

Este tipo de actividad conlleva el pago de impuestos por lo que conviene estar muy bien informado de la tributación de rendimientos por alquiler de inmuebles y la obligación de pagar tasas turísticas, IVA y otros. La propia plataforma ha publicado una guía sobre este tema con información elaborada por la consultora Ernst and Young para que los anfitriones puedan informarse.

Tarifas

Las personas que alquilan su inmueble son las encargadas de fijar el precio que crean más conveniente. Sin embargo, deben tener en cuenta que a esa cantidad hay que restarle la tarifa de servicio, aplicada por la empresa, que se destina a cubrir los costes de gestión y tramitación. Airbnb informa de a cuánto asciende dicha tarifa, a través del código de la reserva que recibe el anfitrión. Conviene tener en cuenta este hecho para calcular un precio que resulte ajustado y no llevarse ninguna sorpresa.

Si se quiere sacar rendimiento a un espacio sin usar, Airbnb puede ser la manera de conseguirlo. Sin embargo, antes de ofrecerse como anfitrión, hay que analizar bien lo que conlleva y mirar alternativas. Una decisión bien informada nos dará muchas satisfacciones.

Otras historias interesantes