Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Política Act. 18 may 2018

Rumbo a las elecciones en México del 1 de julio, ¿ya se coció el arroz?

Salvo Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos haremos historia, todos los contendientes a la presidencia de México en el 2018 se dieron cita en la Reunión Nacional de Consejeros Regionales 2018 de BBVA Bancomer. Tras las intervenciones de Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’, de Margarita Zavala Gómez del Campo, de Ricardo Anaya Cortés y de José Antonio Meade Kuribreña, en ese orden, los analistas políticos Héctor Aguilar Camín, Federico Reyes Heroles y Jesús Silva-Herzog Márquez participaron en un panel moderado por el periodista Carlos Loret de Mola.

El también conductor de televisión abrió boca con la pregunta «¿ya se coció este arroz?», en relación a la posición del puntero que ha sostenido consistentemente López Obrador en prácticamente todas las encuestas. Aunque los tres comentaristas consideraron muy difícil que algo desplace al también líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Silva-Herzog anotó: “Lo que decía José Antonio Meade es muy sensato: la elección se define el día del voto y antes no podemos anticipar con plena certeza lo que va a suceder.”

«La elección se define el día del voto y antes no podemos anticipar con plena certeza lo que va a suceder»

Añadió que en el mundo se ha visto en años recientes que la sorpresa se ha vuelto cotidiana –Brexit, triunfo en los EE. UU. de Donald Trump– y los expertos no entienden el comportamiento de los electores. No obstante, enfatizó: “Francamente me parece muy difícil imaginar el camino de la derrota de López Obrador.”

Todo puede pasar, y naturalmente, como dice Yogui Berra –apuntó Aguilar Camín con cita beisbolera– “esto no se acaba hasta que se acaba”. El historiador, director de la revista Nexos y columnista del diario Milenio, se refirió también a factores que podrían cambiar la sensibilidad de los votantes mexicanos de aquí al 1 de julio. Primero, una alianza de Zavala con Anaya. “Cambiaría algo, pero no creo que suficiente. Haría falta algo mucho más serio. En primer lugar, una muy mala salida de la negociación del TLCAN. En segundo, el mensaje de desconfianza de los mercados ante la inminencia de la victoria de un candidato que ostensiblemente desconfía de todas las confianzas y de todos los tabúes de los mercados. Lo que no creo es que mediante llamadas populares o llamados al voto útil se pueda alterar esto.”

Por su parte, Reyes Heroles, fundador y director de la revista Este País y también columnista del diario Reforma, inscribió el proceso electoral mexicano “en lo que podríamos denominar elecciones emocionales”. Lo que ha ocurrido, anotó, “es que de pronto vemos países que votan en contra de sus propios intereses. Esto en la ciencia política hubiera sido inaceptable. Las elecciones emocionales están muy vinculadas a lo que ocurre en redes sociales. Las emociones que manejó López Obrador para llegar a los niveles en los que se encuentra se centraron en una muy clara, que es el enojo, y éste le ha funcionado muy bien. ¿Puede transformarse en el próximo mes y medio la campaña y que al enojo le corresponda el miedo como respuesta? Sí, sí puede ocurrir.”

 

RNC 2018 Foto Panel Cometarios y reflexiones sobre las propuestas de los Candidatos presidenciales 2

En el marco de la Reunión Nacional de Consejeros Regionales BBVA Bancomer, los analistas políticos Héctor Aguilar Camín, Federico Reyes Heroles y Jesús Silva-Herzog Márquez participaron en un panel moderado por el periodista Carlos Loret de Mola. - BBVA Bancomer

 Los pesos y contrapesos en el Congreso

Quizás, por lo expresado por los tres analistas políticos, “el arroz ya esté cocido”; no obstante, Reyes Heroles no dejó de mencionar que también está en juego cómo queda el Congreso. “López Obrador presidente con un Congreso en el que haya pesos y contrapesos, es un país muy diferente a uno en el que López Obrador arrase, se lleve el Congreso y no tenga resistencia en el Senado. Ese arroz todavía no se ha cocido.”

Y abundó: “Mi mayor medio es el voto lineal; que la gente salga a votar y diga ‘todo por Morena’.”

Silva-Herzog anticipó la elección más trascendente de la historia contemporánea de México. “La sacudida que podemos esperar al sistema de partidos es la más profunda de la que tenemos memoria; y se perfila hacia la formación, me temo, de una presidencia muy fuerte.”

Para el docente del Tec de Monterrey y colaborador de Reforma, Letras Libres y Nexos, “el magnetismo político que puede haber alrededor de Morena puede ser extraordinariamente potente, porque en él hay una ambición política que no conocíamos en los partidos políticos tradicionales. Tiene una ambición hegemónica, quiere absorberlo todo y puede llevarse una muy buena parte de ese todo.”

Para Silva-Herzog, “lo que hemos visto a lo largo de la carrera política de López Obrador es una extraordinaria ambición histórica; podría decirse una visión delirante de su propia capacidad para rehacer la historia y ser el fundador de la cuarta transformación de la República”.

Conviene, para Aguilar Camín, empezar a pensar qué clase de gobierno habrá si, “como todo indica”, López Obrador llega a ser Presidente de México. El historiador vaticina “un presidente tremendamente confrontacional con respecto a la manera como ha sido la política en la democracia mexicana de esta primera época”. No cree que vaya a encontrar una oposición “o un dique tan claro” como el que enfrentó Vicente Fox. “Lo que encontrará es un aluvión, que es su movimiento de Morena, y un sistema de partidos muy desdibujado”.

De acuerdo con el director de Nexos, “López Obrador es un político absolutamente insólito en la política mexicana. Ésta es de políticos de gabinete, de escalafón, que tienen tanto poder como el cargo que ostentan, y cuando lo pierden, prácticamente pierden el poder. López Obrador no. Él es un político de intemperie. Crea realidad política con su discurso, con su movimiento. Es muy distinto, porque su especialidad es la confrontación. Toda su historia es la de la escenificación de una batalla de él contra las fuerzas del mal. De ahí la eficacia que ha tenido para hacer todo ese camino por el desierto y estar hoy frente a Palacio Nacional”.

Además, para el historiador, el candidato de la coalición “Juntos haremos historia” es un político que tiene “la capacidad de crear profundas adhesiones y establecer profundas confrontaciones. Ese mismo poder de polarizar, confrontar, persuadir, atraer y separar, multiplicado por la banda presidencial, es algo que de veras no hemos visto, por lo menos en mi generación, en la política de México”.

Las limitaciones de la economía

A la pregunta de Loret de Mola de si las instituciones en México aguantarán el embate de López Obrador, Aguilar Camín respondió que la verdadera limitación que tendrá el líder de Morena será la economía, no la política. Y cree que aparecerá muy rápido. “Será –precisó- la limitación de un muy mal diagnóstico de lo que puede y no hacer en materia económica, y la desconfianza de los mercados hacia su proyecto.”

A Aguilar Camín dice preocuparle que la polarización va con el discurso de López Obrador, “va con su voz, pero me preocupa más el problema de su frustración y cómo va a reaccionar ante ella. Porque si ven los instrumentos con los que piensa resolver los problemas fundamentales de este país, son de una simplicidad que da vértigo”.

A fin de cuentas, los tres analistas políticos consideraron improbable una derrota del abanderado de la colación “Juntos haremos historia”. Silva-Herzog puntualizó: “Mi escepticismo tiene que ver con esta presencia de un político durante mucho tiempo en el escenario nacional. No es una persona que estemos descubriendo y que, por lo tanto, de pronto descubramos una faceta que siempre no nos gusta. Sabemos cómo habla, lo que se tarda en construir una frase, conocemos sus impulsos autoritarios, y casi el 50% está dispuesto a votar por él. Creo que eso también es un retrato emocional de nuestra circunstancia.”

Otras historias interesantes