Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos exteriores 02 nov 2018

Se acerca la firma de la paz en Colombia, luego del acuerdo para silenciar las armas

Tras 52 años de guerra se silenciaron las armas, esas que causaron muerte y destrucción en un país que ahora renace en la esperanza de la paz. Para fortuna del mundo, se convertirán en tres monumentos a la paz que estarán ubicados en Colombia, Cuba y Nueva York. Ese será el feliz destino del armamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, que ayer firmaron con el Gobierno de Colombia el acuerdo sobre fin del conflicto armado y con el cual dieron el paso más importante hacia la firma del acuerdo de paz.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, señaló que se ha dado el paso más definitivo en la dirección hacia la paz. “Hoy, por fortuna, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica y larga página de nuestra historia. Esta es la paz de los colombianos, de todos sin excepción, la paz que soñamos y esperamos por tantos años. Y gracias a Dios ya no es un sueño. La sentimos en nuestras manos, al tiempo que vemos alejarse, para siempre, la pesadilla de la guerra. La paz se hizo por fin posible”, enfatizó el mandatario de los colombianos, quien agradeció el apoyo de la ONU y de la comunidad internacional, así como de los sectores del país que lo han respaldado en este proceso.

En su discurso, Santos citó cinco puntos claves del acuerdo:

1. El fin del conflicto con las Farc. No habrá más colombianos víctimas de una guerra entre hijos de la misma nación y no habrá más niños ni jóvenes en esta guerra. No obstante, reconoció que existen otros generadores de violencia en el país como son la guerrilla del ELN (Ejército de Liberación Nacional) y las bandas criminales.

2. Habrá justicia para las víctimas de todos estos años de violencia. El sistema de justicia transicional garantiza sus derechos y no habrá repetición. Tampoco habrá impunidad.

3. Los campos de Colombia tendrán un futuro con más oportunidades. Cientos de miles de familias desplazadas podrán regresar a sus tierras sin temor para ayudar en el desarrollo de sus regiones y en donde los servicios del Estado y la tranquilidad sean la regla y no la excepción.

4. Una democracia fortalecida, en donde todos quepamos, donde todos podamos opinar, disentir y construir, y en donde las ideas se defenderán con la razón.

5. Una paz estable y duradera, que nos dé la tranquilidad a todos de que los días oscuros de la guerra con las Farc no volverán jamás.

El presidente Santos valoró el paso dado por las Farc al acordar que la lucha por sus convicciones ya no será armada, sino política y dijo que con la misma contundencia y determinación con que las combatió, defenderá su derecho a expresarse por la vía política y legal, así no esté de acuerdo con ellos. Anunció que la firma final del acuerdo de paz se hará en Colombia.

“Que este sea el último día de la guerra. Estamos muy cerca de la firma del acuerdo final que iniciará la construcción de una paz estable y duradera” dijo Timoleón Jiménez, alias ‘Timochenko’, máximo líder del grupo guerrillero. “Las Farc haremos política pero por medios legales y pacíficos y con los mismos derechos y garantías que los demás partidos”, añadió; al tiempo que invitó a los colombianos a dar la espalda a quienes “los siguen convidando al holocausto”, refiriéndose a los contradictores del proceso de paz.

Luego de la trascendental firma del acuerdo sobre cese bilateral y definitivo del fuego, dejación de armas y garantías de seguridad para los guerrilleros desmovilizados, Raúl Castro, presidente de Cuba, país anfitrión y garante del proceso, dijo con entusiasmo que “el proceso de paz no tiene vuelta atrás. La paz será la victoria de toda Colombia y de toda Latinoamérica”.

A su turno, Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de Naciones Unidas, ONU, al ratificar el compromiso del organismo internacional en el proceso de verificación de la desmovilización y el desarme de la guerrilla, invitó a las partes a materializar la esperanza que nace con la firma de este acuerdo.

Desmovilización y desarme

El acuerdo incluye varios puntos relacionados con el proceso de desmovilización y dejación de las armas:

• En total serán 23 zonas veredales temporales y transitorias de normalización y ocho campamentos en donde permanecerán los guerrilleros en su proceso de preparación para la reincorporación a la vida civil.

• A partir del día siguiente a la firma definitiva del acuerdo de paz, la Fuerza Pública reorganizará el dispositivo para facilitar el desplazamiento de las estructuras de las Farc a dichas zonas.

• Cada una de las zonas contará con equipos de monitoreo local y tendrán facilidades de acceso por vía carreteable o fluvial.

• La salida de los guerrilleros de los campamentos se hará sin armas y de civil. En los campamentos no podrá ingresar población civil en ningún momento.

• Las Farc designarán un grupo de 60 de sus integrantes que podrán movilizarse a nivel nacional para cumplir tareas relacionadas con el Acuerdo de paz.

• Por cada zona, las Farc designarán un grupo de 10 de sus integrantes que podrá movilizarse a nivel municipal y departamental para las tareas relacionadas con el Acuerdo de paz.

• Las Farc podrán realizar dentro de las zonas todo tipo de capacitación en labores productivas, de nivelación en educación básica primaria, secundaria o técnica y el Gobierno deberá adelantar jornadas de cedulación y demás actividades necesarias para facilitar el tránsito a la legalidad de los miembros del grupo subversivo.

• Alrededor de cada zona se establecerá un perímetro de seguridad donde no podrá haber unidades de la Fuerza Pública ni efectivos de las Farc, con excepción de los equipos de monitoreo y verificación, que estarán acompañados de seguridad policial. El ancho de esas zonas de seguridad será de 1 kilómetro alrededor.

• A los 180 días después de la firma del acuerdo final, deberá estar finalizado el proceso de dejación de armas, que será verificado por la ONU.

• La dejación de las armas por parte de las Farc se desarrollará en dos tiempos: uno de registro, identificación, monitoreo y verificación de la tenencia; y otro de recolección, almacenamiento, extracción y disposición final.

• El procedimiento para la entrega de las armas se hará de manera secuencial en tres fases: la primera, el día del acuerdo final más 90 días donde se entregará el 30%; la segunda fase, el día del acuerdo final más 120 días, que se entregará el 30%; y la tercera, el día del acuerdo final más 150 días, con el 40% restante.

• Para garantizar el control efectivo del armamento en cada zona se determinará un solo punto de almacenamiento, dentro de uno de los campamentos.

• A más tardar 180 días de finalizar el proceso de recolección de las Farc se dará la extracción de las armas por parte de Naciones Unidas. El armamento será destinado a la construcción de tres monumentos

• Seis meses después de la firma definitiva se dará por terminado el funcionamiento de estas zonas.

• Las Farc contribuirán con la limpieza y descontaminación de los territorios afectados por minas antipersonas.

Garantías de seguridad

El gobierno de Colombia y las Farc acordaron garantías de seguridad y medidas de protección para el libre ejercicio de la política, así como la lucha contra las organizaciones criminales que se centran en los siguientes puntos:

• Un Pacto Político Nacional y desde las regiones con los partidos y movimientos políticos, los gremios y la sociedad en general para que nunca más se utilicen las armas en la política ni se promuevan organizaciones violentas como el paramilitarismo.

• Una Comisión Nacional de Garantías de Seguridad que será presidida por el Presidente de la República y tendrá como objeto el diseño y seguimiento a la política pública y criminal.

• Una Unidad Especial de Investigación dentro de la Fiscalía General de la Nación para el desmantelamiento de las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo.

• La creación del Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política que desarrollará un modelo de garantías de derechos ciudadanos y protección para los movimientos y partidos políticos, incluyendo el movimiento o partido político que surja del tránsito de las Farc a la vida civil, organizaciones sociales y de derechos humanos.

• Un Programa Integral de Seguridad y Protección para las comunidades y organizaciones en los territorios que tendrá como propósito la definición y adopción de medidas de protección integral para las organizaciones, grupos y comunidades en los territorios.

Lo que queda pendiente

El acuerdo sobre cese bilateral del fuego y la dejación de armas logrado era uno de los más importantes junto con el de víctimas, pero aún quedan temas pendientes. Uno de ellos es cómo se va a hacer el seguimiento y el sistema de implementación de los acuerdos pactados. En este punto queda pendiente la definición de la Corte Constitucional sobre el mecanismo de refrendación por parte de los colombianos. Las Farc manifestaron que aceptarán el plebiscito como mecanismo de refrendación del acuerdo de paz si la Corte Constitucional lo avala.

Otro punto pendiente está relacionado con el modelo de reincorporación de los desmovilizados a la vida civil y su participación en política, que tiene cierta dificultad por la intención de las Farc de convertirse en un partido político, lo cual permitiría mantener su estructura. También está por definirse el tema del presupuesto para implementar el acuerdo.

Otras historias interesantes