Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Consumo energético 16 feb 2016

‘Smart cities’ en América Latina: sostenibilidad y progreso unidos

Las ciudades sostenibles son aquellas que utilizando sus propios recursos consiguen mantener un progreso considerable en todas sus vertientes reduciendo al mínimo el impacto que pueda tener en el medio ambiente. Ciudades como Santiago de Chile, Montevideo o Bogotá han puesto en marcha iniciativas en esta dirección.

Una de las mayores controversias que existe en cuanto a la contaminación y el progreso de una ciudad es el transporte. Por eso, ciudades como Santiago de Chile o Montevideo han creado diferentes proyectos para promover un transporte menos contaminante y, por lo tanto, mejorar no sólo la calidad del aire, sino también el flujo de vehículos en la capital.

En Chile, un país con más de 18 millones de habitantes, se estimó que había más de cuatro millones de vehículos a finales de 2015. Esto supone un incremento del 330% en los últimos 25 años con una media de 300.000 automóviles nuevos cada año. Iniciativas como la conocida popularmente por el nombre de Santiago Respira pretenden impulsar el uso de bicicletas con una construcción de 300 kilómetros de carriles destinados a este transporte. De hecho, se va a realizar una inversión de 2.063 millones de pesos chilenos (poco más de 2,68 millones de euros aproximadamente) en este proyecto durante el 2016, construyendo 13 kilómetros nuevos y beneficiando a 257.000 habitantes en la capital chilena. Proyectos parecidos se iniciaron en Bogotá en 1974, donde se cortan 121 kilómetros de calles al tráfico todos los domingos del año y varios festivos para promover el uso de la bicicleta.

Otra gran iniciativa relacionada con la sostenibilidad urbana y los medios de transporte es el TransMilenio de Bogotá, también presente en otras ciudades latinoamericanas como Santiago de Chile (Transantiago), el macrobús de Guadalajara, México, o el BusCaracas en la capital venezolana, entre otros. Se trata de un sistema de transporte masivo con casi 18 años de antigüedad y que es considerado el más extenso del mundo dentro de la categoría de Bus de Tránsito Rápido (aunque el original fue la Red Integrada de Transporte en Curitiba, Brasil). El TransMilenio está compuesto por autobuses de grandes dimensiones que paran en estaciones exclusivas y fijas, lo que garantiza un desplazamiento de una mayor cantidad de personas en menos tiempo. Además su precio es realmente económico: la tarifa más elevada es de 1.800 pesos (alrededor de 50 céntimos) válido en cualquier franja horaria.

Twittear

Bogotá puede presumir de tener el transporte masivo más extenso del mundo

En otros lugares, como en Puebla (México), han sabido rentabilizar económicamente los residuos que producimos gracias al conocido como ‘Monedero ecológico’. Dicho programa consiste en depositar nuestros residuos en el centro de recogida, en el cual los pesan y recibimos una cantidad de dinero proporcional al peso marcado. Este dinero ecológico, llamado “pecos”, se puede canjear en numerosos establecimientos afiliados. Con este proyecto ya se han salvado 12.500 árboles, 7.500 barriles de petróleo y 60.000 metros cúbicos de agua, y se ha evitado emitir 14.600 toneladas de CO2.

También en México, aunque en este caso en la capital de dicho país, se ha desarrollado el Plan Verde en el que el gobierno local quiere invertir 1.000 millones de dólares en 26 estrategias y 113 acciones concretas durante los próximos 15 años para mejorar la sostenibilidad de la Ciudad de México. Entre algunas medidas destacan la restauración del suelo de conservación, aumentar los espacios públicos y controlar  los contaminantes atmosféricos. En dicho programa intervienen hasta 21 jefaturas o secretarías, como la de Turismo, Finanzas o Salud, entre otras.

Otras historias interesantes