Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La importancia de incorporar los ODS en las organizaciones

Los inversores lo saben: ser una empresa sostenible cotiza al alta

¿Cómo escoger los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para maximizar el impacto positivo de las operaciones en la sociedad? Es la pregunta central que abordó la reciente edición del Club de la Sostenibilidad, iniciativa de Semana Económica con el respaldo de BBVA y que contó con la participación de José Luis Vilela, Head of Enterprise Product de BBVA Perú.

En 2015, Naciones Unidas publicó y aprobó en su Asamblea General los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una serie de 17 objetivos con sus respectivas metas para que los países contaran con una guía de cómo avanzar hacia el desarrollo sostenible y cumplir los objetivos para finales de 2030.

Hoy en día, las empresas también están llamadas a contribuir con estos objetivos en favor de la sostenibilidad ambiental, social y económica desde los diferentes frentes de acción. Sin embargo, ante una diversidad tan amplia de problemáticas, suele surgir más de una duda entre los empresarios sobre por dónde empezar.

Esta fue la problemática analizada en la quinta edición del Club de la Sostenibilidad, que contó con un panel conformado por José Luis Vilela, Head of Enterprise Product de BBVA Perú; Verónica Arbulú, gerente Legal de Statkraft; Vanda Nunes, directora regional de SGS, y Javier Perla, gerente de Negocios Sostenible de Libélula.

Los líderes, desde su experiencia, pudieron compartir las diferentes estrategias y prácticas sostenibles que han incorporado en sus empresas  y que les ha permitido contribuir con la sociedad y el ambiente, y también se ha traducido en una serie de beneficios para la organización.

Prioridades estratégicas sostenibles

BBVA alineó su estrategia global a la sostenibilidad y a partir de 2018 estableció un compromiso para movilizar 100.000 millones de euros en financiación sostenible hasta el año 2025. A junio de este año ya se han logrado canalizar 112.000 millones de euros, lo que ha llevado a la entidad a duplicar ese objetivo hasta los 200.000 millones.

“Los bancos jugamos un papel crucial en la lucha contra el cambio climático y en la consecución de los ODS gracias a nuestra posición para movilizar capital mediante inversiones, préstamos y asesoramiento. Nosotros proporcionamos soluciones innovadoras a nuestros clientes para ayudarlos en su transición a una economía baja en carbono y promovemos una financiación sostenible”, dijo José Luis Vilela.

El ejecutivo sostuvo además que las empresas deben preocuparse por alinear su estrategia y buscar un ángulo verde dentro del negocio, apalancarse en eso y, a partir de ello, ofrecer productos o servicios que promuevan las prácticas sostenibles pero, que a su vez, permitan incrementar las posibilidades del negocio.

Indicadores sostenibles

Es importante que las iniciativas sean medidas a lo largo del tiempo para sustentar y justificar los esfuerzos empleados. Por ello, resulta imprescindible contar con indicadores que puedan evaluar y monitorear las acciones que se están desarrollando.

En ese sentido, Vilela indicó que el banco cuenta actualmente con un área y un 'workstream' de sostenibilidad a nivel global en el que se planifican, miden impactos y se impulsa la estrategia sostenible de manera transversal.

“Empezamos por tener claro cuál es nuestro impacto a través de KPIs sostenibles para, en base a ello, desarrollar proyectos que nos permitan reducir nuestra huella interna. Además, hemos desarrollado indicadores para gestionar nuestras principales líneas de negocio. Por ejemplo, en el caso de la banca corporativa, tenemos indicadores que monitorizan cuántos productos o préstamos califican como sostenibles, cuántos acuerdos se están cerrando, entre otros. En resumen, hemos volcado nuestros indicadores del negocio normal a la sostenibilidad”, indicó.

La tendencia futura

Tras la transformación digital, la sostenibilidad aparece como una de las grandes transformaciones de esta era y se estima que conforme pasen los años, su impacto sea cada vez más importante.

“La cantidad de préstamos que hacíamos hace dos años se ha multiplicado por cuatro en la banca corporativa. Nuestra banca de empresas el año pasado firmó 17 grandes acuerdos sostenibles y en lo que va de año ya tenemos 58. En cuanto a productos, empezamos con el hipotecario verde, ahora tenemos tarjetas de material reciclable, crédito sostenible para el transporte y la movilidad, y financiamiento sostenible para pymes y corporaciones, entre otros. Estamos viendo un crecimiento exponencial en todos los frentes”, comentó Vilela.

Por último, de cara al futuro, teniendo en cuenta el contexto global, el ejecutivo recomendó asesorarse sobre sostenibilidad y empezar a incorporarlo cuanto antes en el negocio. Esa será la única fórmula útil para afrontar los desafíos que se vienen y no quedar rezagados frente a los competidores, sentenció.