Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 21 ago 2019

Tarjetas, cambio de moneda, cheques de viaje… Organizar el dinero para viajar por el mundo

Viajar al extranjero es una opción cada vez más habitual en vacaciones. El atractivo de conocer lugares nuevos, entrar en contacto con culturas distintas y explorar otros territorios hace que cada vez más personas se decidan a hacer las maletas y poner rumbo a otro país. Sin embargo, antes de salir es fundamental conocer a fondo los medios de pago con los que se cuentan para evitar sorpresas desagradables.

El primer dilema al que se enfrenta el viajero al abordar el tema del dinero suele ser el presupuesto. Antes de nada, es importante hacer una previsión de los gastos que se van a tener durante la estancia en el extranjero (comidas, transporte, ocio, etc.) y calcular cuánto dinero hace falta para cubrirlos. Conviene añadir una cantidad a modo de fondo de emergencias por si hubiera algún imprevisto.

Cambio de moneda

Si se viaja fuera de la zona euro y hay que cambiar moneda, no está de más invertir algo de tiempo en comparar opciones para ver dónde es más ventajoso realizar la operación. En estos casos, los tipos oficiales son meramente informativos, ya que cada operador impone el suyo. Conviene saber que existe un tipo de cambio vendedor (lo que se recibe cuando se cambian los euros) y otro comprador (lo que se recibe cuando se cambia la moneda extranjera de nuevo a euros). Cabe destacar que el tipo de cambio de venta siempre es superior al de compra. Es decir, cuando la persona se deshace del dinero que ha sobrado al final del viaje, suele recibir menos euros; aunque no siempre es así, ya que el mercado de divisas fluctúa constantemente.

Normalmente, los aeropuertos, conscientes de la urgencia del turista para conseguir efectivo, suelen tener comisiones altas. Respecto a las casas de cambio de las ciudades, hay que ir más allá de los reclamos, comparar entre varias y realizar los cálculos oportunos con las tasas ofrecidas para obtener un cambio ventajoso. Si se dispone de tiempo, la opción más recomendada para el viajero es acudir a su entidad bancaria y realizar el cambio de divisa, con la posibilidad de negociar las tasas de cambio. El dinero tarda unos días en llegar en función de la cantidad solicitada y la moneda del país de destino.

Una vez en el país de destino, es importante no llevar grandes cantidades de efectivo encima y guardar el dinero en distintos compartimentos de la ropa y la mochila, como medida de precaución. En algunos países, si se viaja con dólares y se quieren cambiar a la moneda local, conviene ser cuidadoso, ya que es posible que las casas de cambio no acepten emisiones antiguas o billetes deteriorados.

Los cheques de viaje

Son documentos emitidos por los bancos que pueden ser cambiados por dinero en efectivo en las oficinas bancarias que ofrezcan este servicio en el país de destino. Su principal virtud es que son personales e intransferibles, lo que los convierte en un medio seguro de mantener el dinero a buen recaudo, aunque cada vez se utilizan menos. Los cheques de viaje no caducan nunca y, en caso de pérdida o robo, se pueden restituir con rapidez.

Las tarjetas

Las tarjetas son los medios más utilizados a la hora de viajar, ya que su uso está muy extendido. Son fáciles de manejar, tanto para realizar compras como para sacar dinero en cajeros, y suelen incluir varios seguros. Una de sus mayores ventajas es que los tipos de cambio que aplican suelen ser más favorables que los que se imponen por el cambio de moneda.

Antes de partir, es importante informarse de las comisiones que se cobran por sacar dinero en cajeros automáticos en el extranjero. Normalmente son menores en el caso de las tarjetas de débito y algo más elevadas para las de crédito. Si es necesario, conviene ampliar el límite de la tarjeta para no agotar el saldo, sobre todo si ya se ha utilizado previamente para pagar el viaje y llevar una tarjeta de más por si la que se usa normalmente falla. En caso de robo o extravío, las entidades emisoras tienen números de teléfono específicos y generalmente gratuitos para llamar desde el extranjero y anular la tarjeta. Es bueno informarse sobre ellos y llevarlos anotados.

Planificar el lugar, formato del viaje y la ruta que se quiera realizar puede ayudarnos a establecer el presupuesto y controlar el gasto. Disfrutar de las vacaciones soñadas muchas veces requiere de un esfuerzo de planificación para lograr el ahorro necesario que nos permita viajar a nuestro destino.

¿Sabes que puedes planificar tu viaje con la ‘app ‘de BBVA?

Otras historias interesantes