Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros Act. 13 dic 2019

Testamentos 'online', herencias digitales y urnas ecológicas: los seguros de decesos avanzan

BBVA-Decesos-fallecimiento-muerte

Una de las frases más recordadas de Benjamin Franklin dice que “la muerte y los impuestos son las dos únicas cosas completamente ciertas en la vida”. Algo más prosaico, el novelista francés André Malraux afirmaba que “la muerte sólo tiene importancia en la medida que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida”. Y es que el miedo a fallecer es algo consustancial al ser humano, pero no por ello hay que evitar pensar en ello para, entre otras cosas, facilitar lo máximo el periodo de duelo a nuestros allegados y hacerles la transición lo más liviana y llevadera posible.

En España, el seguro de decesos es uno de los productos más antiguos que existen y, aunque muchas veces sea un tema tabú, está también entre los más contratados. Tanto es así que alrededor de tres de cada cinco personas que fallecen en nuestro país cuentan con uno, según UNESPA. Su principal objetivo es garantizar un servicio funerario en el fallecimiento de la persona asegurada, aunque las compañías ofrecen muy diversas coberturas, desde las gestiones administrativas y el papeleo (inscripción en el Registro Civil, solicitud de pensiones de viudedad, adjudicación de herencias,…) a otras como el traslado del fallecido hasta el sepelio, la indemnización por accidente o la asistencia en viaje.

Sin embargo, desde hace unos años, el sector asegurador está inmerso en una gran transformación digital en la que distintas capacidades como la inteligencia artificial, el ‘blockchain’ o el ‘big data’ se están integrando cada vez más, lo que, por un lado, está permitiendo un mejor y más personalizado conocimiento de los clientes y, por el otro, favorece el que se incluyan nuevas coberturas que responden a sus intereses y aumentan todavía más el servicio de valor añadido que se brinda. En este sentido, la progresiva microsegmentación de la información permite ofrecer seguros cada vez más hechos a medida, aunque es previsible pensar que, en el futuro, la omnicanalidad dará la opción de fomentar una comunicación más directa entre usuario y entidad, incrementando aún más la calidad del servicio.

Máxima digitalización del fallecimiento

Entre las nuevas coberturas que ya se están introduciendo en los seguros de decesos o que lo harán próximamente, cabe destacar algunas como:

  • Testamento online, que significa que se puede realizar el testamento en una página web con el soporte de un abogado, y que cuenta con plena validez legal.
  • Gestión de los perfiles en redes sociales. Tras el fallecimiento, se realiza un análisis para determinar el legado digital que deja esa persona y se ofrece a los familiares la opción de borrar toda huella online, por ejemplo, eliminando sus perfiles o dando de baja sus suscripciones en la Red. Además, en países como EEUU es muy habitual ofrecer el servicio denominado ‘Último post’, por el que se consensua con los familiares un mensaje sobre el que se informará en las páginas en las que contaba con perfil el usuario de su fallecimiento, pudiendo incluso realizar alguna acción conmemorativa digital.
  • Herencia digital,que en la práctica significa que se traspasa a los beneficiarios designados la posesión y gestión de todos los archivos, cuentas online y, en general, los activos digitales del fallecido, incluyendo textos, vídeos, fotografías, y, en general, aquello que puede arrojar derechos de propiedad intelectual. En este sentido, el uso del blockchain está permitiendo universalizar los ‘smart contracts’, que permiten aligerar notablemente la carga burocrática tras un fallecimiento, programando que, de manera automática, se notifique a las partes el hecho y se proceda a ejecutar la herencia correspondiente.
  • Mensaje póstumo digital. Para despedirse de los seres queridos, la aseguradora puede ponerse en contacto a través del correo electrónico o de las redes sociales con ellos, remitiéndoles mensajes personalizados de acuerdo al deseo de los allegados. También se pueden programar en vida para que sean entregados en modo de caja de tiempo a la muerte del cliente.
  • Códigos NFC y QR, que pueden ser colocados en, por ejemplo, la lápida o en el libro de condolencias para que, al pasar el teléfono móvil, aparezca contenido del fallecido, como su biografía o distintos momentos de su vida.
  • Custodia del ADN durante un tiempo prolongado, como si de un banco de contenido genético se tratara. Por supuesto, los herederos tienen la decisión final sobre qué se hará finalmente con ello.
  • Asistencia psicológica online en caso de enfermedad grave o terminal, mediante el uso de apps que permiten una interacción las 24 horas del día.

La demanda de nuevos servicios sostenibles

La progresiva incorporación de la generación ‘millennial’ al mundo laboral está impulsando la introducción de nuevas coberturas a los seguros de decesos. Por paradójico que pueda parecer, muchos de los empleados más jóvenes contratan un seguro de decesos, pero además del precio y la calidad del servicio, demandan que este tipo de productos estén en sintonía con su forma de pensar y de ver el mundo, lo que significa una alineación con un elemento clave en sus vidas: la sostenibilidad.

En este sentido, cada vez son más demandados dentro de este tipo de seguros los ecofunerales, destinados a que las pólizas incorporen un mandato imperativo para minimizar el impacto ambiental del deceso, lo que implica algunos hitos fundamentales, como, por ejemplo, féretros elaborados con madera de certificación ecológica, recordatorios de papel reciclado o urnas biodegradables.

Otras historias interesantes