Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 28 jun 2018

Tres factores clave para crear una empresa social

Las empresas sociales trabajan con el objetivo de resolver un problema social y generar beneficios para seguir aumentando su impacto positivo. Los emprendedores sociales, que deciden crear su propio negocio, deben tomar varias decisiones fundamentales, pero sin perder de vista su propósito: mejorar el mundo que les rodea.

Entrar en el mundo de las empresas sociales no es fácil. “Emprender es realmente duro, por ello es fundamental tener una razón de peso para hacerlo, un motivo que vaya mucho más allá de ganar dinero, no tener jefes, la flexibilidad de horarios, contar con algo propio… hay que emprender porque a uno le apasiona realmente lo que hace”, cuenta Antonio Espinosa, CEO y fundador de Auara, empresa española participante en BBVA Momentum 2017, el programa de apoyo al emprendimiento de BBVA.

Una vez que se tiene la motivación para sacar adelante un negocio hay que tomar tres decisiones que son fundamentales para crear una empresa social.

1- Modelo de negocio

Llega el momento de desarrollar la idea y decidir hacia dónde se va a dirigir la empresa. En esta fase, el modelo de negocio debe ser la base sobre la que se construya el proyecto. Dicho modelo puede crearse a partir de estos supuestos:

  • Producto o servicio: este tipo de empresas buscan la solución a algún reto social a través de un producto, mejorando la eficiencia de un proceso de producción, poniendo en marcha un nuevo servicio o haciendo un uso innovador de las tecnologías. Este es el caso del emprendimiento mexicano AMIS, participante en BBVA Momentum 2017, que utiliza la inteligencia artificial para resolver conflictos escolares como el ‘bullying’ o el consumo de sustancias. “La tecnología nos permite brindar una serie de herramientas a los colegios para empoderarlos con información y que estos puedan tomar estrategias asertivas y pedagógicas”, cuentan sus responsables David Rojas y Camilo Andrés Duarte.

  • A través del trabajo: hay empresas que mejoran el mundo que les rodea ofreciendo oportunidades laborales a colectivos en riesgo de exclusión. Por ejemplo, La Ecológica, de BBVA Momentum 2017 en España, es un restaurante que da formación a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad: “Estos chicos no estaban preparados para afrontar su autonomía e independencia”, explica su fundadora Natalia Fernández. “Esta es una manera no reglada de adquirir un oficio, con todo lo que ello conlleva: responsabilidad, disciplina, autoestima, habilidades sociales, independencia económica, etc.”
  • A través de la materia prima: son aquellos negocios que elaboran productos con materiales sostenibles, orgánicos y respetuosos con la naturaleza, como ocurre con la empresa colombiana de cosmética que participó en la última edición de BBVA Momentum, Bendita Aurora“Cada uno de nuestros productos ha sido preparado artesanalmente por mujeres colombianas a partir de ingredientes cultivados orgánicamente en nuestro país”, explica su fundadora Luisa Cavanzo. “Es una invitación a que las mujeres exijamos productos sanos y responsables con nosotras, con la sociedad y con el medio ambiente”.

 2- Forma jurídica

Una vez que se tiene claro el modelo de negocio, el siguiente paso es elegir la forma jurídica adecuada de la empresa según el tipo de actividad, el número de socios y los aspectos fiscales. Este aspecto es fundamental porque determina qué leyes afectan al emprendimiento. No es lo mismo la legislación referente a las cooperativas que la de las sociedades laborales, por lo que conviene informarse muy bien antes de tomar una decisión.

3- Incentivos

Las empresas sociales suelen recibir incentivos y ayudas con el objetivo de apoyar su crecimiento. Estos dependen de cada país, pero suelen incluir alicientes fiscales y ayudas estatales por, entre otras razones, fomentar la economía local o generar empleo inclusivo. Antes de arrancar el negocio, el emprendedor debe acudir a los organismos competentes y, si cumple los requisitos necesarios y le interesa, optar a alguno de estos incentivos.

Aquellas empresas sociales que se encuentran en la fase de inicio tendrán la oportunidad, cuando lleven dos años de actividad, de participar en BBVA Momentum. El programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA se encuentra, en estos momentos, inmerso en el proceso de selección de la edición de 2018 que se ha lanzado en Colombia, Estados Unidos, México y Turquía. Las empresas elegidas entrarán en un programa de cinco meses que incluye formación, acompañamiento estratégico, visibilidad, ‘networking’ y sobre todo, apoyo para escalar el negocio e impactar de forma positiva en la vida de muchas más personas. Para todas ellas, BBVA Momentum es el empuje que necesitan para seguir creciendo.

Más información en la web de BBVA Momentum.

Otras historias interesantes