Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 14 ago 2018

Trucos y soluciones para no quedarse sin datos en el móvil en vacaciones

Desde que el móvil se convirtió en ‘smartphone’, la llegada de las vacaciones lleva aparejada un uso del teléfono por más que se trate de un periodo destinado, en principio, al descanso. La cámara de fotos, el acceso a internet y las redes sociales o la reproducción de música o películas y series que permite realizar, hacen que toda la familia utilice el móvil cuando sale de casa en verano. Pero, ¿y qué ocurre con los datos de conexión cuando no se tiene acceso a ADSL o fibra óptica?

Desde hace unos años, las operadoras telefónicas ofrecen cada vez más gigas de datos en sus planes mensuales, pero aun así, cuando llega el verano y no se cuenta con un acceso frecuente a una red wifi, lo normal es que el consumo intensivo de los datos crezca hasta poder sobrepasar el límite previsto. Una situación que puede hacer que la velocidad de la conexión se ralentice hasta resultar desesperante para el usuario, o que a partir de sobrepasarse el tope, el gasto extra encarezca la factura hasta niveles que pueden afectar gravemente al bolsillo.

Trucos para reducir el consumo de datos

1. Buscar wifi segura

Encontrar redes wifi accesibles es fácil en casi cualquier destino al que se acuda de vacaciones pero conviene evitar aquellas que sean públicas y estén abiertas porque son potencialmente peligrosas. Conectarse a redes wifi seguras permite no tener que consumir datos propios pero para ello hay que cerciorarse que estén protegidas por contraseña a la que se pueda acceder de forma anónima.

2. Alertas para el control del consumo de datos

No siempre se tiene acceso a una red wifi y en estos casos, se recomienda configurar en el teléfono el sistema de alertas de consumo de datos para no caer en el descuido de agotar los datos incluidos en la tarifa. Al programar un límite previo al consumo contratado, el móvil avisará al usuario de que se está próximo a llegar a ese tope y, por tanto, tomar las medidas oportunas para no rebasarlo.

3. Cuidado con las actualizaciones

Las aplicaciones de los móviles reciben actualizaciones frecuentemente y muchas veces se descargan automáticamente en función de cómo tenga configurado el servicio el usuario. Por eso, las vacaciones son un momento en el que conviene vigilar este aspecto y asegurarse de que la configuración permita la descarga de las actualizaciones solo cuando el móvil se encuentre en conectado a una red wifi.

4. Descarga previa, mejor que ‘streaming’

El vídeo y la música forman parte del día a día en el uso del móvil gracias a servicios como Youtube, Spotify, Apple Music, Netflix o HBO, pero su uso fuera de un entorno wifi puede hacer que la tarifa de datos se consuma en un tiempo récord. Para evitarlo se recomienda ser previsores y descargar en el teléfono los archivos multimedia que se van a querer consumir durante los días de descanso. En muchos casos, los citados servicios ofrecen la posibilidad de disfrutar de sus contenidos fuera de línea.

5. Prescindir de las aplicaciones que no se van a utilizar

Con el paso del tiempo los teléfonos cuentan con decenas de aplicaciones que se han ido incorporando al móvil y que en ocasiones funcionan en segundo plano consumiendo datos. Para evitarlo pueden desinstalarse, o desactivarse desde el menú de ajustes, las aplicaciones que no se vayan a utilizar durante las vacaciones.

6. Configurar WhatsApp

Seguramente sea la aplicación que a la que más uso se le dé en la mayoría de los casos, siendo muchos los vídeos y las imágenes que pueden recibirse en un solo día. Para que la descarga de los archivos multimedia no contribuya a un consumo masivo de datos resulta primordial configurar la aplicación para que las fotos y los vídeos no se descarguen automáticamente, salvo en el caso de que el usuario se conecte a una red wifi.

7. Bien preparado para las redes sociales

Si se tiene la intención de permanecer activo en las redes sociales durante los días de asueto, son dos las acciones que van a permitir un menor gasto de datos.

– En primer lugar, descargarse previamente a salir de viaje las versiones ‘lite’ de aplicaciones como Facebook, Twitter o Instagram. Son ‘apps’ que ofrecen un funcionamiento más que suficiente para su uso durante unos días pero con un consumo de banda ancha mucho más reducido.

– El otro punto en el que se puede incidir es el de la configuración de los vídeos y la calidad de las imágenes en las redes. Así, impedir que se reproduzcan automáticamente los vídeos fuera de un entorno wifi en Facebook o Twitter o rebajar la calidad mostrada en las fotos de Twitter, suponen un ahorro considerable.

8. El peligro de las fotos

La calidad de las cámaras de los móviles actuales hace que el número de instantáneas que se obtienen durante el periodo estival se incremente exponencialmente. Fotos que se quieren compartir con familia y amigos o que, en muchos casos, se suben automáticamente a un servicio en la nube.

Por eso hay que ser especialmente cuidadosos en este aspecto y desactivar la subida por defecto de las fotos a la nube, así como aplazar su envío para cuando se disponga de una red wifi a mano. Al fin y al cabo, la gestión de las imágenes vacacionales puede esperar unas horas o incluso unos días, y así el consumo de los datos no se resentirá.

Otras historias interesantes