Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Deporte 10 jul 2016

1-0. Portugal hace historia logrando su primera Eurocopa ante Francia

Portugal se corona campeona de la Eurocopa 2016. Los lusos logran su primer entorchado europeo de selecciones tras vencer a Francia en la prórroga. Un tanto decisivo de Eder (1-0) silenció a Saint-Denis y decantó la balanza para un equipo luso que perdió a Cristiano por lesión desde el minuto 23 de la primera parte. Premio a la supervivencia y al esfuerzo colectivo sin su máxima estrella.

El país ibérico toca la gloria en un campeonato en el que terminó la fase de grupos tercero, sin ganar ninguno de los cuatro primeros partidos.

Inició teniendo el mando del balón y del partido la selección anfitriona. Portugal esperaba en su campo, intentando lanzar un contraataque que cogiera desprevenida a Francia. Pogba y Griezmann buscaban los espacios en un inicio de partido en el que los galos estaban mucho más metidos que sus rivales.

Un susto de Cristiano, que recibió un fuerte golpe en su rodilla, fue el preludio de la primera clara de la selección de Deschamps. Payet dio un gran balón aéreo a Griezmann, que cabeceó en vaselina pero se encontró con la gran estirada de Rui Patricio. Minuto diez de partido y los portugueses apenas habían pasado el centro del campo. El dominio de Francia era absoluto. El balón era bleu y los problemas crecían para Portugal.

Cristiano, fuera de la final entre lágrimas

Aumentaban en forma de la peor lesión posible. La dolencia de Cristiano dejaba al madridista fuera de combate. Ronaldo se tendía en el suelo, llorando, en lo que parecía que le obligaría a dejar la final. Tras ser atendido en banda, el 7 luso volvió al partido para intentarlo pero se tiró a la lona en el minuto 23 de la primera parte. De nuevo rompió a llorar, como lo hizo en 2004 tras perder en la final ante Grecia y abandonó el campo en camilla ovacionado por todo el estadio. Quaresma, y su nuevo look en forma de pluma de platino en la cabeza, saltaban al campo para suplir al gran referente luso.

Cristiano Ronaldo, lesionado en la final de la Eurocopa entre Portugal y Francia

Cristiano Ronaldo, lesionado en la final de la Eurocopa entre Portugal y Francia | Foto: EFE

En el día más importante para el y su país, Ronaldo abandonaba el partido antes de tiempo. El hecho pareció romper el ritmo inicial y anestesiar en cierta medida el empuje inicial galo. Solo la potencia de Sissoko volvía a despertar a un público todavía en shock por la marcha de Cristiano. Una salida del campo que pareció equilibrar a Portugal. Renato Sanches dejó la banda para pasar al centro y los lusos parecieron reconciliarse con la pelota.

Un buen avance de Nani dejó la pelota a Adrien, que se vio superado por la situación y no supo qué hacer con la pelota. Un aviso para Francia que vivía ahora de las conducciones de Sissoko. Nadie podía parar al jugador del Newcastle de Benítez. Ahora el partido era otro: Portugal estaba mucho más compensada con ese 4-1-4-1 y Francia no encontraba el camino a la meta lusa. Sin más novedad llegó el partido al descanso, con reventón de pelota incorporado y un buen centro de Joao Mario que no encontró destinatario.

La reanudación del partido prosiguió en los mismos derroteros vistos en los primeros 45 minutos. Francia tenía un poco más la pelota pero no encontraba ni los espacios ni a sus jugadores de más imaginación. Seguía Sissoko incansable en sus galopadas pero Griezmann apenas conectaba con el fútbol de su equipo. El seleccionador galo buscaba un revulsivo con Coman, retirando del campo a Payet. Una substitución que no gustó mucho al respetable que llenó la grada de un Saint-Denis al que incluso no faltaron las polillas.

El partido necesitaba algo distinto. Un hecho que lo rompiera. Una jugada como la que protagonizaron Pogba y Griezmann. Buen centro del primero y mejor remate del segundo. La pelota besó el larguero cuando todo el estadio cantaba el gol. Una oportunidad clarísima para Francia respondida desde el banquillo luso. Fernando Santos buscaba más control de pelota quitando del campo a Adrien y sacando a Moutinho.

La oportunidad anterior expoleó a Francia que tuvo otra buena chance con Giroud. El disparo del delantero del Arsenal se topó con las manos de Rui Patricio. Por momentos el partido se quitaba el corsé impuesto por los dos contendientes. Eder y Gignac, dos nueves, saltaban al campo en busca del gol deseado. Lo rozó Portugal en un centro cerrado de Nani y una posterior chilena de Quaresma. Susto para los galos cuando restaban diez minutos para el final del tiempo reglamentario.

Respondió Francia con otra buena acción de su mejor jugador de esta final, Sissoko. Un zapatazo suyo obligó de nuevo a tener que intervenir al portero portugués. Pero la más clara llegó en el 91′. Gignac recortó en un palmo a Pepe dentro del área y chutó buscando el gol decisivo, pero el palo se lo impidió. Mereció más Francia que Portugal en los 90 minutos que tocaron a su fin con empate. El choque se iba a la prórroga, terreno conocido para Portugal que jugaba su tercera en todo el campeonato.

 

Sexta final de la Eurocopa en llegar a la prórroga pero primera en acabar sin goles tras 90 minutos. Cerca estuvo de romper esa igualada Pepe, en una de las primeras acciones del tiempo extra, pero su remate, invalidado por fuera de juego, se marchó fuera. Lo más noticioso de una primera parte con muchas imprecisiones e interrupciones. La tensión era palpable, nadie quería cometer el error que diera el gol decisivo al contrario.

Volvió a rondar el gol Portugal, de nuevo a balón parado. Quaresma la colocó en el corazón del área para que Eder rematara picado y obligara a Lloris a trabajar al límite. Su despeje quedó suelto pero los galos consiguieron sofocar el peligro. Finalizaban los primeros 15 minutos extra con poco fútbol y esa ocasión de los ibéricos.

Eder celebra el tanto decisivo que coronaba campeona a Portugal | Foto: EFE

Eder se viste de Cristiano para darle la Eurocopa a Portugal

La segunda parte comenzó con una jugada que paralizó los corazones franceses. El larguero evitaba que el gran lanzamiento de falta de Raphael Guerreiro pusiera por delante a Portugal. Circunstancia que se dio justo en la jugada siguiente. Una genialidad de Eder, que protegió la pelota, se giró y sacó un lanzamiento imparable para Lloris. Los portugueses daban un paso de gigantes para lograr su primera Eurocopa. Francia necesitaba reaccionar, y cuanto antes.

Los galos se volcaron pero se quedaban sin premio. Decepción máxima para los anfitriones y gloria eterna para Portugal. Cristiano levantaba su primera Eurocopa en una noche que para él tuvo lágrimas de frustración y de felicidad.

Otras historias interesantes