Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 17 may 2017

Siete razones por las que el informe PISA 2015 sobre Competencia Financiera es crucial

El próximo 24 de mayo se darán a conocer los resultados del informe PISA 2015 sobre Competencia Financiera. Los datos finales determinarán si los alumnos, que se han sometido a esta importante prueba, son capaces de resolver problemas financieros sencillos, tomar decisiones informadas sobre gastos cotidianos o utilizar una tarjeta de crédito.

La competencia financiera es una materia fundamental para la educación de ciudadanos críticos y responsables. Por este motivo, desde 2012, el informe PISA también evalúa los conocimientos de los alumnos de 15 años en temas como el dinero y las transacciones, la planificación y gestión de las finanzas o el riesgo y el beneficio, entre otras. Estas son las siete preguntas clave para entender la importancia de esta prueba.

¿Qué es la educación financiera según el informe PISA?

El estudio PISA define a esta materia como: “el conocimiento y la comprensión de conceptos y riesgos financieros, y las destrezas, motivación y confianza para aplicar dicho conocimiento y comprensión con el fin de tomar decisiones eficaces en distintos contextos financieros, para mejorar el bienestar financiero de los individuos y la sociedad, y permitir su participación activa en la vida económica”.

¿Por qué un examen específico de competencias financieras?

Las finanzas forman parte del día a día de los adolescentes, que ya consumen productos y servicios financieros sencillos como las cuentas bancarias. El examen PISA se centra en los alumnos que están terminando la educación obligatoria. Todos ellos se encuentran en un punto determinante de sus vidas ya que, cuando finalicen esta etapa, deben decidir si quieren seguir estudiando o comenzar a trabajar. Sea cual sea el camino que tomen, su educación en finanzas resultará fundamental para tener una vida satisfactoria.

¿Cómo es el examen?

La prueba sobre competencias financieras se realiza cada tres años, igual que la evaluación general. Se trata de un examen práctico en el que se pide a los participantes que interpreten una factura o tomen decisiones sencillas sobre gastos cotidianos. Una de las novedades de la edición 2015 es que el formato de las pruebas de conocimiento y los cuestionarios ha sido exclusivamente digital.

¿Quiénes participaron?

En las pruebas de educación financiera en 2012, aproximadamente 26.000 estudiantes realizaron las pruebas. Se trata de una muestra representativa de alrededor de 30 millones de jóvenes, de 15 años, procedentes de 4.000 colegios y 18 países. En 2015, fueron 15 países y economías las que se sumaron al estudio.

¿Para qué sirve?

Los resultados pueden ser determinantes para el futuro del país, ya que reflejan si los jóvenes tienen las herramientas necesarias para ser críticos y responsables con sus finanzas. Por eso, es importante mirar con lupa este examen para elaborar planes educativos que corrijan los defectos y potencien las virtudes de los sistemas de enseñanza de cada país.

Debido a la metodología elaborada, los resultados permiten evaluar a nivel internacional el conocimiento de los jóvenes en temas financieros y comparar los niveles de educación financiera entre países con el fin de identificar mejores prácticas y las estrategias nacionales más efectivas.

La utilización de los datos del informe PISA ha permitido analizar, entre otras muchas cuestiones, cómo el entorno del colegio/instituto (como una de las fuentes primarias de información) influye en el proceso de control de los recursos económicos de los estudiantes. Uno de estos estudios ha sido elaborado por BBVA Research. En él, analizan en qué medida la autoconfianza afecta a las habilidades financieras de los jóvenes en España y a sus conocimientos sobre cuestiones financieras.

Accede al estudio El efecto de la autoconfianza en el conocimiento financiero

¿Qué tal le ha ido a España hasta ahora?

Los datos del último informe PISA 2012 sobre Competencia Financiera colocaron a España en el puesto 13 de los 18 países de la OCDE que realizaron el examen. Los alumnos españoles lograron ponerse por delante de países como Israel o Italia, pero se quedaron atrás con respecto a Francia, Bélgica o Estados Unidos. España se sitúa en el punto medio de la tabla y presenta un gran campo de mejora.

¿Qué papel juega BBVA en este informe?

En 2010, la OCDE y BBVA firmaron un acuerdo de colaboración en el que la entidad bancaria se comprometía a financiar el informe PISA sobre Competencia Financiera. De esta forma, las dos entidades sellaban un pacto a favor de la educación financiera como un valor clave para las personas. En 2014, se renovó el acuerdo para seguir financiando la evaluación de las nociones de cultura financiera en el informe PISA 2015, como una materia fundamental para los jóvenes y en 2016 se ha vuelto a reforzar este compromiso con la OCDE para la realización del informe de 2018.

El próximo 24 de mayo se presentarán en París los últimos resultados de PISA de la prueba de competencias financieras que se ha realizado en 15 países, España entre ellos. En este acto estarán presentes el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, y el Presidente de BBVA, Francisco González.

BBVA, fiel defensor de este enfoque, tiene en marcha varios programas de educación financiera en todas las geografías donde está presente. La colaboración de BBVA no supone en ningún caso la participación en el diseño de la metodología ni el acceso previo a los resultados obtenidos.

En febrero de 2017, BBVA lanzó el Centro para la Educación y Capacidades Financieras con el objetivo de promover la importancia de la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades financieras como una cuestión fundamental que impacta en la vida de las personas.

Accede al Centro para la Educación y Capacidades Financieras

Otras historias interesantes