Una pantalla que abarca casi toda la superficie frontal, eliminando los marcos, el reconocimiento facial del usuario y el adiós al mítico botón de inicio son las nuevas señas de identidad del iPhone X, la nueva joya de Apple que saldrá a la venta a partir de 999 dólares. Un ‘smartphone’ que supone “el mayor avance desde el original”, aquel que hace diez años cambiaba la historia de la telefonía móvil ¿Cómo ha cambiado y evolucionado la tecnología de 2007 a nuestros días?

Golpe de efecto de Apple que vuelve a reinventarse con un nuevo reloj, tres iPhones y un nuevo aparato inteligente para el hogar. El maestro de ceremonias fue esta vez la cara más conocida de Apple, Tim Cook, su consejero delegado, en un acto muy especial para el gigante de Cupertino: celebró los diez años de su primer y revolucionario iPhone y además se inauguró de manera oficial el increíble campus Apple Park.

“El primer iPhone revolucionó una década de tecnología. Ahora, diez años después, estamos aquí en este lugar y en este día para revelar un producto que marcará un camino para la tecnología en la próxima década”, dijo Cook en el nuevo Teatro Steve Jobs y tras el tradicional ‘one more thing’ que acompaña a todas las grandes presentaciones de Apple.

Fue el culmen del acto que volvió a congregar las miradas de millones de personas en todo el mundo. El esperado y comentado nuevo ‘smartphone’ de Apple incluye como novedad principal un nuevo método de reconocimiento facial, denominado ‘Face ID’, con el que se desea aumentar la seguridad en el acceso al móvil. Un sistema que sustituye al ‘Touch ID’ y que emplea una cámara de infrarrojos para lograr que el rostro de cada usuario sirva de contraseña personal.

Comparación entre el iPhone original y el iPhone X

Fruto de ese reconocimiento facial surgen, enfocados más para el ocio, los ‘animoji’ que serán emojis personalizados a partir de los propios gestos de las personas. Novedades en la pantalla frontal que será de 5,8 pulgadas y de tecnología OLED que reduce a la mínima expresión los marcos aprovechando casi todo el frontal. Además desaparece el botón de inicio, fundamental en las anteriores versiones de iPhone. La resolución será de 2436×1125 y 458 píxeles por pulgada.

Unas especificaciones y diseño que difieren en gran medida con el presentado en enero de 2007. Aquel ya carecía de teclado, como este iPhone X, pero su pantalla era mucho más pequeña (3,5 pulgadas) y solamente contaba con 8GB de almacenamiento —por los 64 y 256GB del modelo actual—. Además no se podían instalar ‘apps’, aunque posteriormente se amplió el catálogo a 500, y navegar con él por internet era algo bastante complicado. Se tenía que hacer mediante red GSM usando la tecnología EDGE. Aun así fue el primero en el que se pudo hacer.

Además, aquel primer iPhone fomentaba el uso del ‘SMS’, en “una experiencia totalmente diferente a recibirlo en cualquier otro terminal”, y el buzón de voz reactivado. Dos funciones ya en el olvido en nuestros días. Eso sí, el botón de menú fue toda una revolución que se ha mantenido hasta este nuevo iPhone X.

El nuevo iPhone X, la nueva joya de Apple

Un adiós al botón inicio supondrá una alteración del funcionamiento habitual del terminal. Este iPhone X funcionará distinto, por ejemplo, en la forma de acudir a la pantalla de inicio. Habrá que deslizar verticalmente el dedo desde la parte inferior del móvil. Siri continúa muy presente y para activar el asistente digital se tendrá que pulsar y mantener el botón lateral.

Dos horas más de batería que los anteriores

Apple quiso poner en alza que las nuevas baterías de este iPhone X durarán dos horas más que las del modelo anterior, el iPhone 7, y además se podrá cargar de forma inalámbrica. Una nueva forma de carga que tendrá su reflejo en un nuevo cargador múltiple y sin cable que saldrá a la venta el año próximo.

En cuanto a la cámara, el nuevo terminal incluirá una cámara de 12 megapíxeles con estabilización óptica dual y mejoras en el ‘modo retrato’ para la cámara frontal, especialmente pensada para los ‘selfies’. Cifra que contrasta en gran medida con los 2 megapíxeles con los que salió el primer iPhone en 2007.

El terminal se podrá reservar desde el 27 de octubre y llegará a las tiendas de 50 países (entre ellos España, México o Portugal) el 3 de noviembre. Hecho que ha alimentado los rumores sobre los posibles problemas de fabricación que puede tener. Su precio de salida será de 999 dólares, 1.159 euros en España.

El ‘otro’ iPhone y las demás novedades

Este monstruo eclipsó en buena medida la presentación de las otras novedades. Los iPhone 8 y 8 plus, que mejoran las prestaciones del antecesor, el nuevo Apple Watch enfocado a la vida saludable y a la conectividad telefónica sin depender del teléfono y el receptor televisivo Apple TV, que aumenta su resolución llegado al 4K y usando la tecnología HDR.

Por último, y no menos importante, hay que destacar el homenaje al fundador y alma de Apple, Steve Jobs, durante el acto celebrado en el Teatro que lleva su nombre: “Dedicamos este teatro a Steve porque le amamos y porque él amaba días como el de hoy”, afirmó Cook. De su primera ‘criatura’ en 2007 a este 2017 han cambiado muchas cosas.

Comunicación corporativa