Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Argentina busca construir mejores condiciones para los inversores

Las inversiones directas en la Argentina evolucionan al ritmo de las dificultades de cambios estructurales que dependen muchos de factores políticos y económicos del país. Se espera para el segundo semestre de 2017 un crecimiento fundamentado en el área de la construcción y desarrollo de bienes de capital.

Son múltiples los factores que inciden sobre la evolución del proceso de inversiones extranjeras directas en la Argentina (IED), sus anuncios y proyecciones para 2017, que son evaluados y analizados por distintas áreas del gobierno local, la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) y particularmente por el Institute of International Finance (IIT), tienen muchos puntos en común.

Las consideraciones acerca de un lento desarrollo de las inversiones, que tuvieron un retroceso cercano al 49% en 2016 (fueron 6.000 millones de dólares) respecto del año anterior, van desde los cambios fuertes de la administración financiera-cambiaria,  como el aliviador levantamiento del cepo que refleja en su informe la Unctad hasta la valorización del IIT que alude a la necesidad de un mayor respaldo político para que la Argentina “pueda presentar un marco normativo para impulsar la inversión a largo plazo”.

Son sin duda muy variados esos factores que influyeron para que el proceso de IED en el país exceda el voluntarismo y el trabajo desplegado por las autoridades del comercio y las finanzas locales. Por ejemplo, el gobierno alivió las trabas para los pagos en dólares de las deudas de los importadores, pero solo aceleró la salida de fondos a la espera de entrada de nuevas inversiones. Y, no alcanzó en 2016, no se cubrieron mínimamente las expectativas en ese sentido.

No obstante esa realidad operatoria, el ministro de Hacienda Argentino, Nicolás Dujovne aclaró recientemente en Buenos Aires que hay que estimar para 2017 un crecimiento real de las inversiones que se van a dar en capital productivo y expresó al respecto que podría convertirse en el “más importante de los último cinco años”.

Una nueva confianza

El pensamiento generalizado en la actual administración de gobierno es comprender el proceso que describen tanto el Institute of International Finance como el organismo de la ONU, señalado en cuanto al proceso “depurativo” de las políticas realizado en 2016 pero que “hay una nueva confianza” y las inversiones tendrán que ver con el hecho de que “hay un programa que se va consolidando y se comprenden —dicen— que no es lo mismo, por ejemplo, la inflación del año pasado con la que iniciaremos 2018”.

Conocidas las causas y con el diagnóstico, podría interpretarse en su magnitud el proceso de anuncios y desarrollo de las IED en la Argentina. Desde los albores de la actual administración del Gobierno hasta fines de junio, se realizaron anuncios públicos por un total estimado en 63.888 millones de dólares que según las estadísticas de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI).

Esto involucra según los datos de la AAICI a 536 proyectos de 417 empresas. Se aclara que los períodos en que se hacen efectivas las inversiones varían según el tipo de proyecto y de su envergadura, asegura el informe de la Agencia que ofrece como dato aliente que en lo que va del 2017, se han hecho anuncios por 13.200 millones.

Un crecimiento de la inversión del 30%

La agencia ofrece en su último monitoreo de inversiones elementos que considera positivos a pesar del freno detectado en junio. En ese sentido toma datos precisos del primer trimestre de 2017 donde la IED superó los 2.700 millones de dólares lo que significó un crecimiento internanual del 30%.

Más allá de los datos de la realidad expuestos y los números de inversión por debajo de las expectativas iniciales se detecta ostensible optimismo en la administración del gobierno argentino, que toma indicadores factibles de expertos y analistas que pronostican datos para el segundo semestre de 2017 con un aumento de la IED por encima del 10% interanual, lo que significa consolidar el proceso recuperatorio.

Para la AAICI, las perspectivas de mayor inversión directa se centralizan particularmente en el área de la construcción por obra y gracia de la obra pública y un acompañamiento relativamente acorde de la privada. Pero la Agencia en su monitoreo último también estima que además hay más inversión en equipo durable, que se materializa con ventas de transporte, maquinaria de origen nacional e importaciones de bienes de capital.

Otras historias interesantes