Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Pymes 17 dic 2017

En Argentina, la crisis que no mató a las pymes las fortalecerá

Las pymes, que venían penando por el crédito y castigadas por los impuestos, aún así sobrellevaron la caída a pique del consumo. Pero ya se aprestan para tiempos mejores: el Gobierno prometió abrir a pleno los motores crediticios y fiscales para que puedan invertir. Cuatro de cada 10 anunciaron intención de hacerlo.

El título del diagnóstico que a mitad del año pasado presentó en el Seminario Pymes realizado en Córdoba el presidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea, Marcelo Capello lo decía todo: ‘Macro y pymes en una economía en Transición’.

Y el balance de cierre de 2016, a cargo del especialista sectorial de dicha ONG, Marcos Cohen Arazi, completó el sombrío panorama: en el marco de una economía que no creció entre 2012 y 2016, la cantidad de minipymes existentes (el 40% corresponde a las comerciales e industriales) experimentó un fuerte estancamiento, que fue caída y lo siguió siendo hasta los primeros cuatro meses del año en la parte fabril directamente (se ubica alrededor de 15% debajo de los niveles de producción de 2013) y en forma más duradera en el sector comercial, que se repite con los servicios.

La perspectiva planteada para este año es de leve rebote en la economía en general, aunque sin cifras auspiciosas para el conjunto de las pymes a nivel nacional, pero con significativas disparidades regionales y levemente mayor en bienes durables.

Las empresas de hasta 200 trabajadores, sector conformado por pymes y micropymes, explican el 64% del empleo privado formal que existe en el país”

Las buenas noticias vinieron de las constructoras (que son el 4% de las minipymes) que en marzo pasaron al signo positivo y de dos dígitos, y en especial de la fabricación de maquinaria agrícola, agropartes e implementos, salvo máquinas más grandes, como tractores y cosechadoras, en las que intervienen fuertemente empresas de mayor envergadura.

Según la medición que realiza IERAL para la provincia de Córdoba, e incluye a las agropartes, hubo en el primer trimestre una mejora que supera el 40%, con un destacado repunte en la ocupación de las plantas industriales que llegó al 76%, después de un mínimo de 58% en 2015. La fabricación de maquinaria agrícola y agropartes concentra el 78% de puestos de trabajo entre las provincias de Córdoba y Santa Fe.

El resto del padrón de las 605.626 pequeñas y medianas empresas activas que se contabilizan en el país está preparado para cuando le llegue el turno crediticio y fiscal de despegue. El 99% (602.079) tiene una plantilla de personal menor a 200 trabajadores y el 72% está concentrado en sólo cuatro jurisdicciones.

pymes-emprendimiento-argentina-minipymes-credito-bbva-frances-bbva

Las líneas de inversión productivas que otorgan los bancos son más utilizadas por las pymes.

La política nacional de empleo depende en gran medida de lo que suceda con las pymes y micropymes, ya que actualmente ocupan el 64% de la masa trabajadora formal, que se multiplica si se considera la informal, mientras las grandes compañías (se cuentan 3.547) generan 36%, aunque en cantidad tengan apenas el 0,6% del espectro empresario total del país (856.300 firmas) que toma el ‘GPS de Empresas Argentinas’ del Ministerio de Producción de la Nación, una plataforma digital destinada a dar a conocer datos del sistema productivo de la Argentina.

De la debilidad a la oportunidad

Encontrar los nuevos factores del crecimiento sostenido en este y en próximos años resulta el principal desafío para el desarrollo de las pymes.

Hubo hasta ahora un esbozo de política pública que les redujo levemente la carga tributaria y les ofrece incipientes mecanismos de financiamiento, pero que tropiezan con el persistente atascamiento del consumo masivo, que había sido el motor de crecimiento principal en años recientes.

Según relevó el IERAL menos del 3% del universo pyme accede a las distintas líneas del fondo que administra el Ministerio de la Producción de la Nación (Fonapyme) y que permiten financiar desde inversiones a capital de trabajo, a una tasa general del 16% y un costo diferencial para monotributistas. Otro 26% de las más chicas preveía solicitar un crédito de este tipo durante 2017, pero el 70% no lo tiene en cuenta, según explica Marcos Cohen Arazi, investigador del IERAL Pyme.

La política nacional de empleo depende en gran medida de lo que suceda con las pymes y micropymes, ya que actualmente ocupan el 64% de la masa trabajadora formal”

Con un comportamiento similar se desarrollan las líneas al 14% anual del Consejo Federal de Inversiones (CFI), en las cuales tres de cada cuatro Pyme no obtuvo, solicitó ni prevé pedir un préstamos.

En cambio, tienen un mayor conocimiento y utilización las líneas de inversión productivas que otorgan los bancos, impulsados por el Banco Central, a una tasa del 17% anual y cinco años de plazo. Alrededor del 20% de las pymes obtuvo o solicitó estos créditos y otro 28% piensa en pedirlo este año. Un comportamiento similar tuvieron las firmas respecto del financiamiento habitual de las líneas comerciales.

El instituto de investigación cordobés resalta que la principal fuente de recursos de estas empresas sigue siendo el capital propio (para el 38%), un 24% se financia con proveedores, un 18% descuenta cheques y un 16% obtiene créditos privados.

“Hoy las pymes pagan los mismos impuestos que una empresa grande”, reconoce el subsecretario de Micro, Pequeña y Mediana empresa en la Ciudad de Buenos Aires, Martín Trubycz, en cuya jurisdicción existen 153.000 pymes: más del 30% se inscribieron desde que se puso en funcionamiento el régimen automático para emprendedores.

Otras historias interesantes