Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech Act. 24 jun 2020

Así evoluciona BBVA para reforzar su conexión con el ecosistema ‘fintech’

La unidad de Open Innovation de BBVA es la encargada de garantizar que la entidad se mantiene al día de los últimos avances en tecnología financiera que se producen en cualquier parte del mundo.

El equipo, liderado por Ainhoa Campo, cultiva y colabora con un ecosistema de empresas de gran potencial centradas en aprovechar las tecnologías actuales para revolucionar los servicios financieros.

Se trata de tecnologías con infinitas aplicaciones, como por ejemplo la inteligencia artificial que incorporada a soluciones de asesoramiento automático puede ayudar a los clientes a gestionar mejor su dinero, o las herramientas de gestión de riesgos, capaces de tener un impacto positivo sobre la cuenta de resultados del banco.

Sin embargo, BBVA no solo está experimentando una evolución constante en la tecnología que emplea para el negocio, sino que también en sus formas de colaboración con las ‘fintech’.

La época en que los bancos se limitaban a crear aceleradoras o incubadoras para ayudar a las ‘startups’ a dar sus primeros pasos, como respuesta a la pujante amenaza que veían en las empresas de tecnología financiera, ha quedado atrás.

Actualmente, tras superar esa primera etapa de recelo, la relación se ha vuelto mucho más profunda y colaborativa, consiguiendo beneficiar a las tres partes implicadas, el cliente, la ‘fintech’ y el propio banco, como parte de un ecosistema de cooperación donde se prioriza la sostenibilidad a largo plazo.

Un cambio que, según Campo, es el resultado del trabajo realizado por Open Innovation a lo largo del último año y que ha sido posible gracias a que “tras 10 años trabajando en reforzar la relación con el ecosistema nos dimos cuenta de que no estábamos suficientemente cerca del propio banco”.

Esto, ha explicado, se debe en parte a que hace una década, cuando la actividad de Open Innovation comenzó a despegar, no existía un ecosistema común para el banco y las ‘fintech’ propiamente dicho. Ambos actores eran rivales y, a pesar de que se interesaban en lo que el otro hacía, trabajaban de forma independiente.

Hace ya varios años, BBVA cambió su visión y Open Innovation dio un giro a su estrategia tratando de acercarse más a las ‘fintech’, desarrollar alianzas con ellas y transformar esta cultura hacia una que estuviera cimentada sobre relaciones de confianza mutua.

Para Campo, fue un “paso necesario, que se dio en el momento adecuado”. Explica que “programas como BBVA Open Talent les han permitido conocer ‘startups’ fantásticas que trabajaban en proyectos increíbles y mantenernos muy cerca del ecosistema ‘fintech’”.

“Open Innovation dio un giro a su estrategia tratando de acercarse más a las ‘fintech’, desarrollar alianzas con ellas y establecer relaciones de confianza mutua”

Sin embargo, la nueva estrategia no estaba exenta de problemas. La responsable de Open Innovation explica que desde el sector “nos comentaban que, aunque los concursos y los premios en metálico tenían su utilidad, no eran prioritarios para las ‘fintech’. Lo que realmente querían era crecer con nosotros”. Campo indica que estas expectativas plantearon un segundo problema debido a que “muchas de las ‘startups’ no estaban lo suficientemente desarrolladas para cumplir con los requisitos de cumplimiento normativo, jurídico y riesgo de los que una entidad como BBVA requiere”.

Actualmente Open Innovation aplica un planteamiento mucho más amplio para cultivar el ecosistema.

Con el propósito de Open Innovation de aportar valor al banco, el concurso BBVA Open Talent ha cambiado su enfoque y, en lugar de limitarse a buscar la mejor ‘fintech’, se ha centrado en buscar dentro del sector soluciones a problemas específicos con los que resolver necesidades del banco.

De hecho, BBVA Open Talent, pone en contacto a las ‘startups’ con aquellas áreas del banco que les pueden ayudar a crecer. Las empresas en etapas iniciales de crecimiento pueden beneficiarse de la colaboración entre BBVA y Anthemis, una alianza que no sólo ofrece acceso a financiación, si no también asesoramiento en áreas como la estrategia o los recursos humanos, claves en las etapas de crecimiento.

Otros proyectos más maduros pueden colaborar directamente con diferentes unidades de negocio de BBVA, para desarrollar propuestas que resuelvan algunos de los retos a los que el banco se enfrenta. E incluso, en algunos casos, como sucedió el año pasado con ChargeAfter, ganadora de BBVA Open Talent en 2018, las ‘fintech’ se pueden convertir en objeto de inversión de Propel Venture Partners, el fondo de capital riesgo de BBVA.

Campo asegura que Open Innovation ha desarrollado un “servicio completo end-to-end, que se esfuerza por buscar la mejor solución tanto para las ‘fintech’ como para el banco”.

Prueba de ello es el giro que va a experimentar BBVA Open Talent este año. A falta de conocer más detalles, Campo ha explicado que uno de las principales novedades tendrá que ver con una serie de retos específicos en los que el banco quiere colaborar con las ‘fintech’: “En cada uno de los países en los que opera BBVA, vamos a plantear un reto – enfocado a la gestión de finanzas personales, el ‘regtech’ o el ‘insurtech’ – que será propuesto directamente por las unidades de negocio del banco”.

“Vamos a centrarnos en buscar empresas que estén desarrollando herramientas ‘fintech’ con un claro foco en la sostenibilidad”

La responsable de Open Innovation ha explicado que “los ganadores en las ediciones locales de cada país podrán participar en un programa de prueba de concepto con BBVA para evaluar qué beneficios potenciales ofrecen sus soluciones, tanto al banco como a sus clientes, y cómo puede traducirse su participación en el concurso en volumen de negocio real”.

Además, fiel a su apuesta por apoyar su crecimiento de manera tangible, BBVA va a seguir organizando eventos como los Open Summit que se celebran en Madrid y México cada año, o los Open Talks en Madrid, que también sirven de punto de encuentro y de contacto para las diferentes empresas que participan en ellos.

Otra cosa que va a cambiar es BBVA Open Marketplace. Hasta ahora, la plataforma ha funcionado a modo de tablón en el que participaban unidades de negocio de BBVA y ‘fintech’ por igual, las primeras publicando anuncios para buscar ayuda con alguna necesidad específica que hubieran detectado, y, en el caso de las ‘fintech’, anuncios sobre sus cartera de soluciones. A partir de ahora, Open Marketplace va a funcionar como una ventanilla única para canalizar las posibilidades de colaboración entre nuevas empresas de gran potencial y el banco.

Además, Open Innovation va a centrarse en apoyar las seis nuevas prioridades estratégicas de BBVA. Según Campo, “siempre hemos buscado empresas que ayudaran a los clientes del banco a mejorar su salud financiera, desde ‘chatbots’ que incorporan capacidades de inteligencia artificial, hasta herramientas de gestión financiera”. “A partir de ahora, vamos a centrarnos en buscar empresas que estén desarrollando herramientas ‘fintech’ con un claro foco en la sostenibilidad, en ayudar tanto a empresas como a personas a ser más respetuosas con el medio ambiente, o que vinculen su rendimiento financiero con la lucha contra el cambio climático, o soluciones que busquen fomentar la sostenibilidad en las comunidades”.

Creemos firmemente que esta unión de banca y tecnología puede generar un impacto positivo en la sociedad. Y nos consideramos unos privilegiados por poder conectar y trabajar con tantas empresas de alto potencial que apuestan por generar precisamente este impacto”, ha concluido.

Otras historias interesantes