Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 14 abr 2020

Así trabaja BBVA en América Latina, EE. UU. y Turquía para hacer frente al coronavirus

El Grupo BBVA se ha anticipado con un plan global de trabajo remoto para proteger a empleados y clientes en los diferentes países y el refuerzo de todos sus servicios a través de canales digitales para asegurar la operativa de particulares y empresas. El banco también ha reducido notablemente las personas que trabajan en oficinas para evitar el contagio del COVID-19.

Más de 70.000 empleados de servicios centrales y de la red de oficinas de BBVA en todo el mundo ya trabajan en remoto, siguiendo las directrices del Grupo y en cumplimiento con las normas fijadas por las autoridades en los diferentes países ante la crisis del coronavirus. Así, de media, el 95% de los colaboradores de servicios centrales de BBVA está trabajando en remoto y se ha reducido casi un 70% el número de empleados que opera en la red comercial.

BBVA ha sido pionero en aplicar un programa para el trabajo remoto en los mercados donde opera, con el objetivo de proteger a sus empleados y clientes ante la pandemia del COVID-19. Actualmente, más del 90% de los empleados de servicios centrales del Grupo trabajan en remoto en países como España, Perú, Argentina, México o Estados Unidos.

En España, BBVA tiene un total de 21.000 empleados trabajando en remoto, entre personal de la red de oficinas y de servicios centrales, una cifra que se sitúa en los 23.000 empleados en el caso de México, 3.500 en Colombia y 4.200 en Perú. En Turquía, la filial Garanti BBVA ya cuenta con más de 9.000 de sus empleados en remoto, entre servicios centrales y la red de oficinas.

Durante la crisis del coronavirus, las diferentes filiales de BBVA están recomendando a los clientes el uso de los canales digitales y móviles, y se han reforzado los servicios para asegurar una operativa fluida tanto para particulares como para pymes y grandes empresas. En todos los países, BBVA ofrece a sus clientes ‘retail’ su ‘app’ de banca móvil local y la web transaccional para realizar una gran variedad de operaciones. En el caso de las empresas, los servicios digitales incluyen la ‘app’ de Net Cash y otras plataformas específicas.

La torre BBVA en México.

Empleados protegidos

BBVA ha reducido significativamente el número de empleados en oficinas en diversos países para proteger de posibles contagios tanto a clientes como a colaboradores y garantizando los servicios bancarios para la población.  

En España, la red de oficinas opera con aproximadamente el 10% de su plantilla, mientras que en Perú, BBVA trabaja con un 44% de empleados en sucursales. En este país también se han ajustado las horas de atención a una franja más reducida, pero se mantiene el servicio el sábado, de 10 a 13 horas. Por otra parte, en Uruguay BBVA ya cuenta con la mitad de los empleados de la red  trabajando desde casa.

En el caso de la filial argentina, las autoridades han ordenado el cierre de todas las oficinas bancarias desde el 16 hasta el 31 de marzo y han pedido a las entidades un refuerzo de los equipos para abastecer de efectivo los cajeros automáticos. La filial de BBVA en Estados Unidos, por su parte, atiende desde la semana pasada a través de las áreas de ‘drive-through’ de sus oficinas, que permite a los clientes operar a través de un cajero sin necesidad de bajarse del coche.

En Colombia y Turquía, se mantiene la atención en la mayor parte de oficinas de manera reducida y, al igual que en todos los países, se han reforzado los protocolos de distancia social e higiene tanto para empleados como clientes, así como las medidas adicionales de limpieza de las oficinas.

La oficina principal de BBVA en Perú.

Facilidades para clientes

Desde el inicio de la crisis, BBVA ha anunciado una serie de medidas para ayudar a los diferentes clientes y colectivos a hacer frente a la crisis del coronavirus. En España, por ejemplo, el banco ha puesto en marcha una línea de crédito para pymes y autónomos por un total de 25.000 millones de euros, además de suscribir una línea ICO de 400 millones de euros para empresas, especialmente del sector turístico, del transporte y la hostelería, tres de los más afectados por la crisis.

En México, BBVA ofrecerá, entre otras medidas, cuatro meses de carencia en el pago de préstamos hipotecarios, personales, tarjetas de crédito y créditos para comprar coches. Asimismo pondrá a disposición de los clientes que así lo requieran, un plan de pagos fijos para disminuir la cuota de las tarjetas de crédito.

En América del Sur, la filial peruana de BBVA tiene en marcha una línea de crédito por un total de 2.500 millones de soles (640 millones de euros) para ayudar a las pymes locales durante esta crisis. Asimismo, la entidad ha anunciado medidas de flexibilización en las condiciones de pagos de créditos y préstamos, con aplazamientos de hasta 90 días. Por su parte, en Colombia, el banco ha anunciado que congelará el pago de cuotas por un periodo de hasta seis meses para créditos hipotecarios, de consumo, libranzas (préstamos a través de cooperativas que descuentan de la nómina) y empresariales. La entidad también ofrecerá una línea especial de activo circulante para empresas por un valor total de 300.000 millones de pesos (unos 70 millones de euros).

En Argentina, el banco ha lanzado una línea de crédito de 2.000 millones de pesos (unos 30 millones de euros) para la compra de material y equipamiento que permita el teletrabajo a micro, pequeñas y medianas empresas. Además, en el país vecino, Uruguay los bancos permitirán extender los vencimientos de los pagos hasta 180 días. Específicamente, BBVA permite aplazar 90 días las cuotas de préstamos al consumo y de coches, mientras la extensión es de 180 días para los créditos hipotecarios y préstamos de microempresas y pymes.

En EE.UU. las medidas favorecen a particulares y pymes y se incluye el aplazamiento del pago de préstamos al consumo, tarjetas y créditos otorgados a pequeñas empresas. Las facilidades también incluyen la exención de penalizaciones en el reembolso anticipado de depósitos a plazo y la anulación de comisiones por determinadas transacciones.

Por último, en Turquía ya se han eliminado las comisiones por el uso de cajeros automáticos que no sean de Garanti BBVA y se ha ampliado el límite de dinero que se puede retirar de los mismos, desde las 2.000 (unos 280 euros) hasta 5.000 liras turcas diarias, unos 710 euros. El banco también ha anunciado que, para los créditos al consumo de particulares, retrasa hasta el 30 de junio el pago de créditos, intereses y cuotas sin ninguna penalización. En el caso de empresas, Garanti BBVA prevé prorrogar hasta seis meses sus préstamos y se crearán líneas de crédito específicas para pymes y microempresas.

Otras historias interesantes