Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales Act. 16 may 2018

El auge de las compras en tiendas 'online' chinas: pros y contras

2607-apertura-china-bbva

Desde hace dos décadas las compras en tiendas 'online' han ido creciendo exponencialmente hasta el punto de convertirse en una manera muy habitual y cómoda de compra. Amazon es el mayor exponente de una tendencia que no sólo se ha consolidado sino que ha provocado un cambio de escenario en el comercio tradicional debido al servicio, los precios y los tiempos con los que operan.

Un país como China tampoco se ha quedado atrás y así, sus tiendas 'online' también se han convertido en gigantes de la venta por internet. Se suele hacer referencia a AliExpress como el Amazon chino y no está mal establecida la comparación, desde luego. Pero el gigante de oriente no cuenta sólo con AliExpress sino que otras webs también han conseguido abrirse paso en el comercio electrónico mundial, lo que hace que el caso de China merezca una consideración por sus especificidades particulares. Wish, Banggood, Lightinthebox o DealeXtreme son algunas de las más conocidas y exitosas alternativas chinas a AliExpress.

Pros de comprar en tiendas 'online' chinas

  • Precios

Es quizá la ventaja más conocida y evidente con la que cuentan en los comercios electrónicos chinos. Tanto en su abundante surtido de marcas blancas como en marcas conocidas de origen chino, sobre todo en el sector de la tecnología. Suelen ser tarifas muy inferiores a las de las tiendas físicas y 'online' de España.

  • Envíos

Pese a lo lejos que está China, cuando los envíos no son de gran tamaño -como es el caso de las prendas de vestir o los teléfonos móviles- generalmente suelen ser gratuitos ya que los asume el vendedor.

  • Surtido

El surtido que ofrecen estas webs suele ser enorme. Los catálogos pueden albergar más de 100 millones de referencias, con lo que resulta muy complicado no encontrar con lo que se está buscando.

Contras de comprar en tiendas 'online' chinas

  • Portales

Las webs no son tanto tiendas 'online' al uso sino portales en los que comerciantes chinos venden su 'stock'. Esta circunstancia expone al comprador a un riesgo de dar con un vendedor informal. Aun así, cada vendedor cuenta con valoraciones de otros compradores que hayan tenido experiencias de compras previas con él y además el pago de la transacción queda retenido transfiriéndose el importe al vendedor solamente cuando el comprador dé el visto bueno final a la operación comercial.

  • Falsificaciones

China es un país en el que tiene lugar una parte muy importante de la manufactura de productos que pertenecen a empresas de otros países y al hilo de esta circunstancia se producen muchas falsificaciones. En estas webs es muy habitual encontrarse con copias de los originales que cuentan con una calidad menor.

Sin embargo, no suele ser frecuente que los vendedores intenten dar gato por liebre sino que las falsificaciones que venden intentan satisfacer a quienes no tienen inconveniente en hacerse con ellas siempre que su precio sea sensiblemente más bajo. Si se da el caso de que se vende un producto falsificado haciéndolo pasar por uno original, las webs devuelven el importe de la venta fraudulenta.

  • Atención al cliente

Las tiendas 'online' chinas no disponen del servicio habitual de atención al cliente debido al ingente volumen de transacciones que realizan. No cuentan con teléfonos de atención o chats en los que poder exponer al momento una queja, realizar una consulta o elevar una reclamación en tiempo real. Los contactos se realizan directamente con el vendedor y sólo en el caso de que se abra una disputa, entra la web en escena para resolver el problema.

  • Aduanas

La intervención de las autoridades para restringir la libre entrada de mercancía de China varía según el país de destino. En España no suelen intervenirse los paquetes de reducido tamaño generalmente. Aun así, siempre se está a merced de la discrecionalidad de las autoridades y la posibilidad de verse involucrado en un engorroso proceso de comprobación y retraso de la entrega. La legislación española prevé dos supuestos que no siempre se cumplen, sobre todo por la gran cantidad de paquetes que llegan a nuestro país.

En principio si la compra se realiza en una tienda, estará libre de IVA y aranceles si el importe es inferior a los 22 euros, se le cargará el 21% de IVA si el importe está entre los 13 y los 150 euros y tendrá el mismo IVA y unos aranceles del 2,5% si el importe supera los 150 euros. En el caso de que sea una transacción entre particulares, no lleva IVA ni aranceles si la cantidad está por debajo de los 45 euros y se le cargará un IVA del 21% y unos aranceles del 2,5% si supera los citados 45 euros.

  • Devoluciones

El proceso de devoluciones con China es lento y pesado. Si el error se debe al comparador, será él quien deba pagar el coste del envío. Si por el contrario el fallo es del vendedor, se pueden dar dos casos: o bien el vendedor realiza el reembolso de la compra y no exige que se devuelva el producto o envía un segundo producto gratuitamente.

  • Idioma

No todas las webs cuentan con versión española para todos sus productos por lo que en ocasiones no queda otra opción que recurrir a traductores 'online' como el de Google con los consiguientes riesgos de comprensión e identificación de los productos.

  • Tiempos

A diferencia de otras tiendas 'online' como Amazon que sirven en España los pedidos en un plazo que puede ir desde el mismo día a una semana como máximo en la mayoría de los casos, en el caso de los comercios chinos por internet, el plazo de entrega puede rondar entre 10 días en el mejor de los casos hasta mes y medio.

Otras historias interesantes