Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 01 ago 2016

2-0. El Barcelona resiste para ser campeón de la Copa del Rey

Fotografía de Jordi Alba y Neymar goleadores final Copa del Rey 2016-bbva

Garra, tesón, lucha. Cualidades que normalmente no se asocian al F.C. Barcelona. Lejos de su versión de posesión y toque del balón, los de Luis Enrique se proclamaron campeones de la Copa del Rey a base de resistencia y confianza. El Sevilla llevó el partido a la prórroga con muchas posibilidades de victoria, pero tras la tempestad llegó la calma y los goles de Jordi Alba y Neymar para darla el título copero número 28 a los azulgranas.

Equipo de gala el de Luis Enrique, el que ganó la Liga de Campeones en 2015, para defender el título. Messi, Suárez y Neymar para hacer frente al Sevilla de Emery. Con las únicas novedades de Sergio Rico y Vicente Iborra con respecto al once con el que se proclamó campeón de la Europa League, lejos de acusar el esfuerzo del partido del miércoles, los sevillistas se mostraron dispuestos desde el principio a hacer su juego para llevarse el título.

En los primeros 15 minutos el Sevilla cedió la posesión al Barcelona, aunque lejos de su portería, mientras Gameiro esperaba arriba los balones al espacio y creaba serias dificultades a Ter Stegen, portero titular de Luis Enrique en la Copa del Rey. Tras algunos intentos del francés de sorprender al portero azulgrana, Luis Suárez tenía la primera para el Barcelona, tras una conexión mágica de Iniesta, aunque no la enganchó bien y mandó el balón fuera.

Ever Banega, centrado en labores defensivas durante este tiempo, comenzó a aparecer en ataque, lo que supuso un giro en el partido y el Sevilla comenzó a ser superior. El Barcelona no era capaz de mantener una posesión larga y no llegaba con claridad a la portería defendida por el internacional español Sergio Rico, salvo un disparo lejano de Dani Alves.

Fotografía expulsion mascherano copa del rey-bbva

Mascherano es expulsado por una falta cometida sobre Gameiro

El giro sería de 180 grados cuando a nueve minutos del descanso, en un balón que peinó Iborra para que Gameiro se plantara solo delante del guardameta alemán del Barça, Mascherano cometió falta clara sobre el delantero sevillista y fue expulsado con tarjeta roja directa. La falta, lanzada por Banega, la detuvo de manera magistral Ter Stegen cuando el balón se colaba por la escuadra.

Importantísimo el papel del internacional germano en el Barcelona y del argentino auténtico director de orquesta en el Sevilla, cabe destacar el impecable marcaje de Mariano sobre Neymar, que no apareció en ninguna jugada en los primeros 45 minutos.

Más complicaciones para el Barcelona

Unai Emery dio indicaciones a los suyos de buscar una mayor posesión e intentar atacar al conjunto culé en su área. En los primeros instantes Banega volvió a avisar al Barcelona enviando un balón al palo en la segunda ocasión más clara del partido, también para el Sevilla.

Y es que los de Nervión, con mayor capacidad al contraataque, supieron aprovechar esta cualidad de su fútbol para ahogar a los de Luis Enrique en su área y sumar ocasiones, con Vitolo buscando hacer daño por la izquierda, aunque sin encontrar soluciones de cara a gol.

Y llegó la peor noticia casi del partido para el Barcelona. En la disputa por un balón Luis Suárez sintió un pinchazo en la parte posterior del muslo que le obligó a abandonar el terreno de juego en el minuto 54. Las lágrimas del uruguayo en el banquillo eran una prueba de lo complicado que se le había puesto el partido a los azulgranas.

Fotografía de Luis Suárez lesionado consolado por Messi y Neymar final Copa del Rey

Luis Suárez se retira lesionado del partido consolado por sus compañeros Messi y Neymar

Pero supieron sufrir y aguantar los peores momentos del partido para acabar metidos en el área sevillista en los últimos minutos del encuentro. Tanto que Neymar provocó la expulsión de Banega por la misma falta que Mascherano había cometido sobre Gameiro en la primera mitad. Sergio Rico replicó la acción de Ter Stegen con una mano salvadora del gol de Messi en el lanzamiento de la falta, y el partido se marchó a la prórroga.

El resurgir del Barcelona

A esto está acostumbrado el conjunto culé, capaz de lo mejor, y de resistir y salir de lo peor. Messi, también poco participativo, como todo el ataque azulgrana, se inventó un pase de mago para Jordi Alba, que remató de primeras para batir a Rico en el minuto 97 de la prórroga.

Con un repertorio exquisito de pases de Iniesta continuó el resto del partido. Neymar también creció en este tiempo, desbordó más y puso un balón colgado al área para que Piqué rematara de cabeza en otra ocasión clara para los de Luis Enrique. Detuvo Sergio Rico, y otra consecutiva de Alves, para salvar al Sevilla y demostrar por qué ha sido convocado de nuevo con la selección española.

El F.C. Barcelona continuó con su resurgir y aprovechó que el Sevilla se quedó con 9 tras la expulsión de Carriço para sentenciar el partido y el título, con un gol de Neymar, regalo de Leo Messi. 28ª Copa del Rey para los azulgranas que celebran esta temporada el doblete tras proclamarse campeones de la Liga BBVA.

Otras historias interesantes