Únicamente el 5% de las personas con síndrome de Down y en edad de trabajar se incorpora al mercado laboral. Para facilitar su inserción laboral, desde hace cinco años, BBVA les ofrece prácticas formativas en sus oficinas bancarias. Roberto, un chico con síndrome de Down que en la actualidad realiza sus prácticas en una oficina de BBVA en Barcelona afirma “me gusta mucho más este trabajo que el que tenía antes porque cada día aprendo cosas diferentes”.

BBVA ofrece a más de 200 personas con síndrome de Down prácticas formativas en sus oficinas bancarias. Las prácticas laborales son propuestas por BBVA y la Oficina de Voluntarios del banco a diferentes asociaciones que atienden a personas con el síndrome por toda España. En colaboración con estas entidades, se establecen periodos de formación e inserción para ayudar a su posterior integración laboral.

La experiencia es muy positiva y enriquecedora tanto para la persona que realiza las prácticas como para el resto de compañeros de las oficinas. Los empleados agradecen las tareas que facilita la persona en formación y sobre todo, la actitud positiva, la alegría y el entusiasmo con el que afrontan la jornada de trabajo.

Un paso hacia una vida independiente

Este tipo de iniciativas permiten que la persona con el síndrome pueda adquirir diferentes capacitaciones laborales y mejorar sus habilidades sociales para su integración en equipos de trabajo, dando así un paso más hacia una vida más autónoma e independiente. Este proyecto les ayuda a poner en valor y demostrar sus capacidades, ayudando a defender su derecho a trabajar y a tener las mismas oportunidades que otras personas.

La integración de Roberto en BBVA

Roberto es un chico con síndrome de Down que realiza sus prácticas en una oficina de BBVA en Barcelona. Hasta hace unos meses trabajaba de camarero en uno de los míticos colmados de la capital catalana. Ante el cierre del negocio por la crisis, la Fundació Catalana Síndrome de Down, propuso a Roberto un giro en su vida laboral. Así empezó hace un mes, las prácticas en la oficina de BBVA.

Roberto realiza las prácticas en una oficina de BBVA en Barcelona

El cambio para Roberto ha sido muy positivo. “Me gusta más este trabajo que el que tenía antes en el restaurante, porque cada día aprendo cosas diferentes” afirma Roberto. Él realiza tareas administrativas que ayudan en gran medida al resto de compañeros, trabaja mucho y se siente muy valorado por todo el personal de la oficina. Su ilusión es continuar trabajando en el banco. Un claro ejemplo a seguir.

Comunicación corporativa