Evangelina Chamorro Díaz emergió con vida entre el agua, el lodo y un cúmulo de maderas tras ser arrastrada por un deslizamiento de origen pluvial y se convirtió en el símbolo de la tragedia que vive actualmente gran parte del Perú.

La mujer, de 32 años, alimentaba a sus cerdos cerca a la antigua carretera Panamericana Sur, a 45 kilómetros de Lima, en Punta Hermosa, cuando fue sorprendida por el agua, siendo arrastrada por un huaico, masa enorme de lodo y piedras, junto con algunos de sus animales hasta que un hecho fortuito, como fue el bloqueo del cauce junto a un puente, le permitió reincorporarse y salvar su vida con ayuda de vecinos de la zona.

Evangelina y su increíble historia resumen lo que está padeciendo actualmente el país tras una serie de lluvias torrenciales registradas desde inicios de año y que han provocado numerosos desbordes de ríos, afectando viviendas y vías terrestres, y causando miles de damnificados, sobre todo en regiones del norte del país como Tumbes, Piura y Lambayeque.

Evangelina Chamorro, cubierta de lodo y miedo, salva su vida tras ser arrastrada por un huaico.

Agencia Andina

Las fuertes precipitaciones también han causado daños en Cajamarca, La Libertad, Ica y Lima. En esta última ciudad el desborde de los ríos Rímac y Huaycoloro ha afectado pistas, puentes, sembríos y ganado.

Por su parte, Evangelina Chamorro se recupera satisfactoriamente en el hospital María Auxiliadora. Sin lesiones internas, sufrió cortes en los brazos y en la cadera, y su historia se ha convertido en un mensaje de ilusión en medio de las emergencias que se están registrando en simultáneo.

En vista de la situación que atraviesa el país, BBVA Continental encabeza una campaña para recaudar donativos y ayuda para los damnificados. “Hoy nos olvidamos de las diferencias. Hoy todos somos más peruanos. Juntos llevemos apoyo y alivio a nuestros hermanos afectados por las lluvias e inundaciones que azotan distintas regiones de nuestro país. Se necesita agua, alimentos no perecibles (conservas y otros enlatados) y frazadas. Ven con tu donativo a la sede central de BBVA Continental (Av. República de Panamá 3055, San Isidro) y a las principales oficinas del banco en el país, y ayúdanos a recolectar los productos de primera necesidad que se requieren para atender a nuestros compatriotas damnificados”, señaló el banco y la Fundación BBVA Continental en sus canales de redes sociales y provocó la masiva solidaridad de los peruanos, quienes se están movilizando activamente para ayudar a más personas que, como Evangelina Chamorro, han sufrido en carne propia los embates de la naturaleza.

De acuerdo a meteorólogos peruanos, este escenario es producto de un fenómeno muy parecido a El Niño, pero que ha sido bautizado como “El Niño costero” debido a que se registra solo frente a las costas de Perú y Ecuador, y es causado por el aumento de la temperatura del agua del mar. Este calentamiento anómalo se inició a mediados de enero y ha provocado que el agua alcance temperaturas de 29 ºC en Perú, y de 28 ºC en Ecuador, entre 4 y 5 grados por encima de lo normal.

Se espera que las precipitaciones continúen en marzo y disminuyan recién a fines de abril, según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi). En medio de la gran cantidad de información que se sigue compartiendo en los medios de comunicación y en las redes sociales, la imagen de Evangelina Chamorro, salvando su vida cubierta de lodo, refleja que la esperanza es actualmente el activo más valioso en el Perú.

Comunicación corporativa