Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Medio ambiente 30 mar 2017

BBVA: Creando oportunidades verdes

Desde 2015, las finanzas sostenibles y el impacto del cambio climático en la estabilidad financiera están cobrando cada vez mayor relevancia. Ahora bien, las finanzas sostenibles y el análisis de las consecuencias del cambio climático para el sistema financiero están en una etapa incipiente y sigue habiendo mucho trabajo por hacer. Dos proyectos pioneros importantes van en la buena dirección son las Recomendaciones del Grupo de Trabajo para la Divulgación de Información Financiera Relacionada con  Cuestiones Climáticas (TCFD – Task Force on Climate-related Financial Disclosures) del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB por sus siglas en inglés) y a nivel global, y la creación de un Grupo de Experto Europeos sobre Finanzas Sostenibles en la Unión Europea (UE).

El objetivo de las Recomendaciones del TFCD es que sean adoptadas por todas las organizaciones, para contribuir a la mejora del gobierno en las instituciones y a la gestión del riesgo. Al mismo tiempo, pretenden que se aprovechen las oportunidades derivadas de la transición hacia una economía con menores emisiones de dióxido de carbono. Además, ayudarían a reducir la incertidumbre de los inversores, porque serían capaces de adoptar decisiones basándose en una información de mayor calidad. Para el sector financiero, estas recomendaciones contribuirán a que los legisladores comprendan mejor el contexto de mercado y los riesgos.

Para lograr los objetivos anteriores, han de tenerse en cuenta los riesgos físicos, de transición y de responsabilidad. Los riesgos físicos hacen referencia al impacto que el clima y los eventos relacionados con él como desastres naturales, pueden tener en términos de responsabilidad para las aseguradoras y activos financieros. Los riesgos de transición pueden materializarse si el cambio hacia una economía de bajas emisiones se diera de manera abrupta, lo cual comportaría cambios sustanciales en las políticas, así como en los precios de los combustibles fósiles y los activos relacionados con ellos. Los riesgos por responsabilidad vendrían derivados de posibles reclamaciones por parte de los que hayan sufrido las consecuencias del cambio climático contra quienes consideren responsables.

El desarrollo de una estrategia global sobre finanzas sostenibles debería ser una meta común y la UE tiene el potencial necesario para desempeñar un papel fundamental en este campo. La creación del Grupo de Expertos Europeos sobre Finanzas Sostenibles (European  Expert Group on Sustainable Finance) es un hito importante para la consecución de este objetivo. Este grupo fue establecido por la Comisión Europea (CE) como parte de sus prioridades para 2017, de cara a completar la Unión del Mercado de Capitales e inició su actividad el pasado enero. El Grupo de Expertos enviará a la CE recomendaciones para movilizar fondos públicos y privados hacia proyectos sostenibles y, al mismo tiempo, minimizar la materialización de posibles riesgos para el sistema financiero derivados de la exposición a activos relacionados con el carbón.

Los instrumentos y los proyectos financieros tienen que cumplir con varios requisitos para ser considerados sostenibles. En términos generales, su autenticación sostenible debe ser refrendada por un consultor independiente especializado en la materia. Además, se deberá verificar que cumplen con los ‘Criterios Medioambientales, Sociales y de Gobierno’, y que el objetivo del proyecto sea específicamente medioambiental (relacionado con las energías renovables o con la eficiencia energética, como por ejemplo la financiación de proyectos eólicos o solares). Por último pero no menos importante, existen principios específicos que aplican según los productos (por ejemplo, los bonos han de cumplir con los requisitos que establecen los Principios para Bonos Verdes o Green Bond Principles)

Cabe destacar varias  iniciativas de finanzas sostenibles:

  • A nivel global, la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés) ha lanzado recientemente un programa que amplía el rango de oportunidades de negocio para activos con una calificación crediticia triple. A que cumplan con estándares medioambientales, sociales y de gobierno. En términos generales, combina sus programas de bonos ya existentes que favorecen la inclusión en el ámbito de los negocios y programas de bonos para promover el desarrollo de las mujeres en la banca.
  • En Europa, los instrumentos financieros verdes también están cobrando fuerza. Polonia y Francia ya han emitido sus respectivos Bonos Soberanos Verdes y el European Covered Bond Council (Consejo Europeo de Bonos Garantizados) está trabajando en una iniciativa de Hipotecas sobre Activos Energéticamente Eficientes (Energy Efficient Mortgages) que cuenta con el apoyo explícito de la CE C E y el Centre for Climate Change Economics and Policy (Centro para la Economía y Políticas de Cambio Climático) acaba de publicar su agenda para impulsar el desarrollo de los mercados privados de titularizaciones verdes.

¿Y qué estamos haciendo en BBVA?

Estamos creando oportunidades verdes.

El Grupo está desarrollando un plan medioambiental y social global con estándares de la más alta calidad.

  • Estamos trabajando en un marco que cubra todas las perspectivas de cara a diseñar una estrategia global totalmente integrada, donde las finanzas sostenibles son una pieza esencial. El plan ayudará a nuestros inversores, grupos de interés, reguladores y supervisores a entender mejor el compromiso del Grupo con los riesgos medioambientales, la manera en que los estamos integrando en nuestras gobernanza y en la gestión del riesgo, así como en nuestra estrategia en su conjunto. Además, ayudará a mejorar el bienestar social en aquellos países en los que desarrollamos nuestras actividades.
  • También estamos ampliando la gama de herramientas financieras verdes disponibles. BBVA acaba de conceder un préstamo verde a Iberdrola de 500 millones de euros. Es la primera operación de este tipo para una compañía del sector energético a nivel mundial y la de mayor importe suscrita hasta la fecha. Además, el Grupo acaba de participar en el asesoramiento y en la estructuración del primer bono sostenible de la Comunidad Madrid que se emitirá próximamente. Es la primera operación de este tipo realizada por una Administración Pública en España y se espera que el emisor realice emisiones de bonos a cinco años.
  • BBVA continúa estando presente de manera activa en el mercado de bonos sostenibles. Ha participado en varias operaciones en Europa y Latinoamérica desde 2014 realizando diversas labores de estructuración. En 2016, BBVA ha participado como colocador de deuda en emisiones de bonos sostenibles por un total de 5.300 millones de euros. Hemos puesto a disposición de nuestros clientes nuestra capacidad de estructuración y distribución en diferentes sectores (empresas, instituciones financieras y sector público), como Iberdrola, EDF, Acciona, ICO, KutxaBank, Banco Europeo de Inversiones y Engie (en una emisión de 2.500 millones de euros en su momento fue la mayor emisión de bonos verdes del mercado).

Como se comentó en un foro de finanzas sostenible recientemente : “Si estamos comprometidos, podemos lograr el cambio”.

Otras historias interesantes