Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cambio climático

Video

Ver Video

La obra ‘Whither the Arctic ocean?’ resume el conocimiento científico actual sobre el rápido calentamiento del Ártico y cómo el deshielo traerá implicaciones económicas y geopolíticas derivadas de la apertura de nuevas rutas de navegación y acceso a recursos de alto interés económico. El libro combina la visión de oceanógrafos, ecólogos, climatólogos y glaciólogos con los análisis de politólogos, antropólogos, gestores y conservacionistas sobre la transformación socioeconómica de la región.

Video

Ver Video

El cambio climático es una realidad incuestionable con consecuencias tangibles en la Tierra, por lo que la sostenibilidad juega un papel clave para revertir los efectos. El calentamiento global provocado por la actividad del ser humano se percibe por las fluctuaciones de las estaciones, que ya no son lo que eran. Así lo considera Carlos Briones, doctor en Ciencias Químicas e investigador del Centro de Astrobiología, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, INTA, asociado al Programa de Astrobiología de la NASA.

BBVA celebra este jueves 22 de abril el Día Internacional de la Madre Tierra con el compromiso de ser neutro en emisiones de carbono, un día en el que nos concienciamos aún más por el cuidado del planeta, y que lleva celebrándose desde 1970. Este año se han impulsado tres días de acción climática, del 20 al 22 de abril, en lo que ha llamado: la Semana de la Tierra, en la que el foco estará puesto en los problemas a los que nuestro entorno se enfrenta.

El 22 de abril de 2021 se cumplen 51 años de la conmemoración del primer Día Internacional de la Madre Tierra. Un evento que despertó una conciencia colectiva sobre los impactos ambientales provocados por el desarrollo industrial y sus implicaciones para el futuro de la humanidad. Hoy la preocupación mundial por enmendar el camino y tomar acciones que reviertan los efectos de la actividad humana en el ecosistema global es una realidad.

La tecnología ha cambiado la forma de viajar. Los mapas abandonaron las guanteras de los coches para convertirse en navegadores con GPS. Este año Google Maps también recomendará la ruta más sostenible: tendrá en cuenta las emisiones, la calzada o el tipo de vehículo. Además, la compañía del buscador ha actualizado Google Earth de tal forma que el usuario puede comprobar los efectos del cambio climático en los últimos 37 años.

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha destacado hoy que la transición energética supone una gran oportunidad, porque hay muchas actividades existentes que tendrán un enorme crecimiento, al tiempo que surgirán otras nuevas. “España tiene una ventaja competitiva en la transición energética”, ha señalado. “Tenemos el recurso natural, el nuevo petróleo, que es el sol y el viento”, ha afirmado durante su intervención en la segunda jornada de Wake up, Spain, el simposio organizado por El Español, Invertia y D+I, dedicada a la transición energética.

Fue en 1972, con la Conferencia de Estocolmo, cuando se hizo visible la conciencia colectiva por el cuidado del planeta. Desde entonces se han emitido más de un millar de leyes para proteger el medioambiente. Las políticas ambientales son muy diversas y dependen en gran medida de las características y necesidades de cada región. Sin embargo, en los últimos años el mundo ha marcado objetivos comunes para hacer frente al mayor desafío: el cambio climático. Si todos los países cumplen, la temperatura del planeta en el año 2100 será 2,1 °C más alta que antes de la revolución industrial.

BBVA-cambio-climatico-apertura-peligro-bosques-medioambiente-planeta-incendios-efecto-invernadero

Los expertos de las Naciones Unidas dicen que el cambio climático “altera la composición de la atmósfera global y causa múltiples consecuencias negativas para la naturaleza y la vida”. La humanidad sabe bien a qué se refieren, porque ya está aquí en forma de desertificación, subida del nivel del mar o de temperaturas extremas. Se puede paliar la emergencia pero hay que actuar con más decisión, más recursos y más rápido.

La Cumbre Europea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible reúne a los principales líderes europeos en materia de sostenibilidad. El director global de Negocio Responsable de BBVA, Antoni Ballabriga, ha apostado en este foro por los ODS como herramienta frente al cambio climático y ha defendido el papel de las entidades financieras en la transición energética.

El día Internacional de la Madre Tierra cumple 50 años desde que un 22 de abril de 1970 naciese este movimiento de concienciación sobre los efectos que tiene la existencia humana sobre el planeta en el que vivimos. Medio siglo después, en medio de una pandemia por la enfermedad COVID-19 y en un año fundamental en la lucha contra el cambio climático, desastres naturales como los incendios masivos en Australia o el registro de temperaturas récord ponen de manifiesto más que nunca cómo nuestra salud y la del planeta en el que vivimos son un tándem inseparable.

Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan el umbral de seguridad señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Impulsado por Naciones Unidas y desde hace más de 40 años, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con el claro objetivo de concienciar a la sociedad sobre la importancia de garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales.

El viernes se aprobó, en uno de los últimos Consejos de Ministros de la legislatura de Pedro Sánchez, un nuevo “paquete de energía y clima” que incluye el Proyecto de Ley de Cambio Climático, Transición Justa y la Estrategia para una Transición Justa. Un nuevo marco normativo que supondrá un “instrumento clave para garantizar la consecución de los compromisos de España ante la UE en materia de energía y clima en el marco del Acuerdo de París contra el calentamiento global”. Pero, ¿qué implica verdaderamente esta legislación medioambiental?

El 28 de enero se celebra el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2, designado por las Naciones Unidas como el momento clave del año para tomar conciencia y sensibilizar sobre la importancia del cambio climático y los impactos medioambientales que éste provoca.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) define el cambio climático como “un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables.” Sus efectos van desde los cambios en el clima que ponen en riesgo la producción de alimentos hasta el aumento del nivel del mar y sus consecuencias. ¿Qué medidas se están implementando para salvar al planeta?