Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA pide completar la unión bancaria lo antes posible

Los avances hasta la fecha para completar la unión bancaria no son suficientes. Aún queda pendiente encajar varias piezas en materia de resolución, insolvencia y garantía de depósitos, fundamentalmente. “No será fácil llegar a un acuerdo sobre los aspectos más relevantes antes de las elecciones al Parlamento Europeo, pero es crucial hacerlo cuanto antes para evitar poner en tela de juicio el compromiso de los países europeos con la unión bancaria”, sostiene José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA.

El consejero ejecutivo responsable de Economía y Relaciones Institucionales de BBVA ha publicado un artículo en la revista del foro financiero Eurofi. En el texto, apunta a varios pasos que Europa debe dar para completar uno de sus principales proyectos, el de la unión bancaria. Sobre este mismo tema debatió durante una de las mesas redondas celebradas en el marco de este foro en Bucarest.

No se logrará una unión bancaria completa hasta que no se desarrolle un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés) y un mecanismo de respaldo común (o backstop) al Fondo Único de Resolución (FUR). Adicionalmente es necesario avanzar en otros dos aspectos: un régimen único de insolvencia para bancos y un mecanismo de financiación en resolución (ya que el FUR y su futuro backstop no son suficientes).

En el artículo, González-Páramo sostiene que, tras años de esfuerzos orientados a la reducción del riesgo en Europa, “es hora de desbloquear el parón legislativo actual y avanzar en el campo de la mutualización de estos riesgos”.

El establecimiento del EDIS es el complemento lógico tras elevar la responsabilidad de la supervisión y resolución bancaria a un nivel europeo. Según el artículo, a medida que la garantía para los depositantes se mueve a un nivel supranacional, aumenta la confianza de estos depositantes. Esto se traduce, a su vez, en una mayor estabilidad y menor riesgo de dicho sistema de depósitos. Además, así se limita un posible efecto contagio entre países, fomentando la estabilidad financiera, y se promueve la competencia entre bancos europeos y el flujo de capital transfronterizo. Por último, el EDIS permitiría romper el vínculo entre riesgo soberano de un país y los bancos con origen en ese mismo, al mismo tiempo que reduciría la fragmentación financiera dentro de la propia unión bancaria.

Los legisladores europeos además, sostiene José Manuel González-Páramo en este artículo, deben poner ahora el foco en crear un régimen único de insolvencia para los bancos de la zona euro. En su opinión, hasta ahora las autoridades han mostrado una divergencia en la forma de gestionar las quiebras bancarias, lo que pone de manifiesto la necesidad de un régimen común que unifique el criterio. Entre otros, defiende que las autoridades de liquidación dispongan de unos poderes similares a los de las autoridades de resolución.

Junto con el establecimiento de un mecanismo de financiación en resolución y la creación del EDIS, un régimen de insolvencia común para los bancos europeos sería un paso decisivo para completar la unión bancaria, concluye este artículo.

Otras historias interesantes