Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis Regional 04 oct 2016

BBVA Research: "Andalucía crecerá un 2,9% en 2016 y un 2,4% en 2017, creando 212.000 empleos en el bienio"

BBVA Research estima que la economía andaluza continuará creciendo en 2016 cerca del 3%, apoyada principalmente en la recuperación de la demanda interna y el turismo. El crecimiento se moderará en 2017 hasta el 2,4%, debido al menor impacto positivo de la política monetaria y fiscal, la evolución del precio del petróleo o al impacto negativo del brexit. Así lo ha señalado Rafael Doménech en la presentación del informe Situación Andalucía correspondiente al segundo semestre de 2016. Se prevé la creación de 212.000 empleos hasta finales del 2017, reduciendo la tasa de paro hasta el entorno del 26%.

El informe de Situación Andalucía confirma la evolución favorable de la economía andaluza en 2016, aunque a un ritmo algo más moderado que en 2015 (3,2%). Los datos conocidos del primer semestre de 2016  conducen a una ligera revisión al alza de las perspectivas de crecimiento de 2016 desde el 2,8% previsto en marzo hasta el 2,9% actual. Con todo, algunos factores dificultan mantener el ritmo de crecimiento de los trimestres anteriores. Entre ellos se encuentran la debilidad de la inversión, las exportaciones o la demanda global, los efectos del brexit y el escaso margen de la política fiscal. Asimismo, la economía española sigue siendo vulnerable, y la elevada incertidumbre contribuye a sesgar a la baja el crecimiento, ya que puede implicar el retraso de proyectos de inversión o de decisiones de compra de bienes duraderos. Por todo ello, se espera una desaceleración del crecimiento de Andalucía en 2017, que se situará en el 2,4%.

José Ballester y Rafael Doménech

Rafael Doménech (izq.), economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research, y José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA, han presentado esta mañana el informe 'Situación Andalucía'.

El principal reto de la economía andaluza es el vinculado al mercado laboral y a la reducción de la tasa de paro, con especial foco en los desempleados de larga duración y en los jóvenes. También debe continuar el esfuerzo por la internacionalización, el aumento del tamaño de las empresas regionales y la mejora de la competencia en los mercados internos. Por último, el aumento de la productividad media del trabajo, de la tasa de actividad o la mejora del capital humano son aspectos cuya mejora es necesaria para converger con el nivel medio del resto de España o incluso de Europa. A nivel interno, es deseable que se definan lo antes posible las políticas que se adoptarán durante los próximos años.

Efectos negativos del brexit

Para Andalucía se espera un impacto negativo como consecuencia del brexit en torno a las 4 décimas del PIB, similar al observado para el conjunto de España. La desaceleración de la economía británica y la depreciación de la libra pueden condicionar la afluencia turística. Asimismo, podría reducirse la renta permanente de la colonia de residentes británicos y la demanda de extranjeros en el sector residencial.

El consumo privado crece y la inversión privada se frena

El mantenimiento de unos tipos de interés históricamente bajos y la mejora de la renta disponible de las familias –favorecida por la creación de empleo, la rebaja de la tarifa del IRPF de 2015 y unos precios del petróleo en niveles reducidos- impulsaron el avance del gasto doméstico en 2015 y continúan haciéndolo, aunque con menor vigor, en 2016.

Por otro lado, la inversión creció en 2015, pero se redujo considerablemente durante el primer semestre de 2016. Su evolución es todavía frágil y sujeta a elevados riesgos, que se acrecientan con la incertidumbre sobre la política económica en España.

Creación de empleo

La tasa de paro pasó del 31,1% a finales de 2014 al 29,8% en diciembre de 2015. Esta evolución se ha frenado en el primer semestre de 2016 cuando sólo se ha reducido 0,4pp hasta el 29,4% de junio. Los datos hasta agosto apuntan a que la creación de empleo se podría haber vuelto a acelerar, hasta el 0,9%, en el tercer trimestre, apoyado en el dinamismo de los servicios privados.

El sector turístico andaluz continúa evolucionando favorablemente gracias a la afluencia de no residentes. Las dificultades geopolíticas que están teniendo algunos de los principales mercados competidores apoyan esta tendencia, al menos en parte. Por el contrario, el crecimiento del flujo de visitantes nacionales parece haberse interrumpido desde principios de año.

Otras historias interesantes