Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA Research estima que el PIB de Madrid crecerá un 3,4% en 2018 y un 2,7% en 2019

BBVA Research prevé que el PIB de Madrid crezca un 3,4% en 2018 y un 2,7% en 2019. Así lo indica el Servicio de Estudios de BBVA en su último informe ‘Situación Madrid’ presentado hoy por Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y Juan Carlos Hidalgo, director de la Territorial Centro de BBVA. De cumplirse estas previsiones, durante 2018 y 2019 se podrían crear unos 156.000 puestos de trabajo y la tasa de paro se reduciría hasta el 12,7% promedio en 2019.

En 2017, la economía de la Comunidad de Madrid experimentó un avance del 3,4%, dos décimas por debajo del crecimiento observado en 2016. La evolución favorable de la economía madrileña se explica por varios factores, entre los que destaca el sector exterior. Por un lado, las exportaciones crecieron en todos los sectores principales, sobre todo las de bienes dirigidas a la eurozona. Por otro, el sector turístico experimentó un comportamiento muy positivo, en particular en el segmento de no residentes, que alcanzó récords en el número de visitantes y pernoctaciones.

Además, por el lado de la demanda interna, el consumo y la inversión continuaron aumentando, a pesar del menor impulso de los vientos de cola. En la inversión destaca el aumento de las importaciones de bienes de equipo, así como el mercado inmobiliario, en particular el residencial. Asimismo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid impulsó, aunque de forma contenida, el gasto y la inversión públicos, cumpliendo con el objetivo del déficit.

Sin embargo, el progresivo agotamiento de algunos de los factores que empujaron el gasto de las familias en los últimos años ha conducido a una desaceleración del crecimiento del consumo de los hogares, aunque algo menor que en el conjunto de España.

Este entorno ha favorecido una recuperación mayor del mercado laboral madrileño, que crece más que la media del país y muestra tasas de paro algo menores.

Madrid seguirá creciendo por encima de la media

Los primeros datos disponibles de 2018 apuntan a que en el primer semestre el PIB regional podría haber crecido en torno al 0,9% t/t promedio, en línea con lo observado en el último semestre del año pasado. De cumplirse el escenario planteado para la economía madrileña, la comunidad podría cumplir en 2019 un quinquenio con un crecimiento promedio anual del 3,3%, cuatro décimas por encima del promedio observado desde 1980.

Según las previsiones de BBVA Research, la economía madrileña avanza favorecida por el entorno exterior, que impulsará las exportaciones y debería contribuir a la mejora de la inversión productiva. Asimismo, la política monetaria continuará siendo expansiva también durante este bienio y es de prever un proceso de normalización lento, que mantenga los tipos bajos al menos durante todo este periodo.

En el ámbito de la política fiscal, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) apuntan a un tono más expansivo, y las perspectivas de inversión pública son positivas, en la medida en que se ejecuten los PGE en proceso de aprobación.

“La tasa de paro se reducirá hasta el 12,7% a finales de 2019”

Sin embargo, otros factores perderán fuerza de forma progresiva y, como consecuencia, el incremento de la demanda interna será menor que en años anteriores. Entre ellos, destacan el menor impulso por la demanda privada ‘embalsada’ durante la crisis, el aumento de los precios del petróleo o el agotamiento en el recorrido a la baja de los tipos de interés. Esto afectaría al consumo y al turismo, que podrían comenzar a ralentizarse, en particular el de residentes en España, como consecuencia de la desaceleración de la demanda interna nacional.

A nivel doméstico, la incertidumbre sobre política económica se ha reducido respecto a lo observado en meses anteriores. Sin embargo, es de esperar que los episodios previos puedan acabar teniendo algún impacto sobre el comportamiento de la economía regional. En particular se ha analizado el impacto de la relacionada con el entorno político en Cataluña. Así, BBVA Research ha estimado que una contracción del PIB catalán podría restar dos décimas al crecimiento del PIB madrileño en 2018, al no encontrarse entre las comunidades más expuestas. No obstante, los datos conocidos desde septiembre señalan que la tensión política catalana podría haber tenido, por el momento, un impacto limitado.

En este escenario, todavía persisten algunos riesgos para la economía de la Comunidad de Madrid. Por la parte externa, se mantiene la incertidumbre en torno al posible auge de tensiones geopolíticas, o de medidas proteccionistas, que limiten la incipiente recuperación del comercio global, y que podrían afectar a mercados, productos, pero también servicios, que son relativamente más importantes en Madrid.

Asimismo, un aumento inesperado o intenso en el coste de financiación y del precio del petróleo, también podría influir en la economía de la región. También el proceso del brexit está pendiente de resolución final.

Por la parte interna, existe todavía el riesgo de un nuevo aumento de la incertidumbre de política económica, asociado a la situación política en Cataluña, las políticas económicas que pueda implementar el nuevo gobierno o incluso la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Por otro lado, los resultados de la Encuesta BBVA de Actividad Económica concuerdan con una economía madrileña que mantiene un crecimiento positivo, en un contexto de mayor incertidumbre, con señales positivas en el sector turístico y de la construcción, y menos en el ámbito del consumo o del sector exterior de bienes.

156.000 nuevos empleos entre 2018 y 2019

Si se cumplen las previsiones de crecimiento del PIB del 3,4% en 2018 y el 2,7% en 2019, se podrían crear 156.000 empleos en estos dos años. En este contexto, la tasa de paro se reduciría hasta el 12,7% a finales de 2019. La mejora de la ocupación se acerca, pero sigue sin ser suficiente para alcanzar niveles pre-crisis en el empleo, y la tasa de paro no se ubica todavía por debajo de su media histórica desde 1980, aunque se prevé que sí lo haga a finales de 2019. Por lo tanto, solo a medida que el paro se acerque al nivel de los mínimos pre-crisis, podrían aparecer presiones salariales al alza.

Para continuar reduciendo los desequilibrios que conserva la economía madrileña se necesitan nuevas reformas que ayuden a elevar dicho crecimiento de la productividad, mientras se mantiene el del empleo y se consolida el desapalancamiento frente al resto del mundo. Por ello, BBVA Research advierte que se debe seguir incidiendo en políticas que reduzcan la tasa de paro, la temporalidad y la precariedad en el mercado de trabajo. Además, es necesario que los incrementos de costes laborales vayan acompañados de ganancias en productividad que permitan mantener la competitividad.

Otras historias interesantes