Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA Research publica su informe sobre Argentina: barajar y dar de nuevo

La economista jefe de BBVA Research, Gloria Sorensen, y su equipo dieron a conocer el informe Situación Argentina acerca de cómo entre julio y setiembre la Administración de Mauricio Macri pasó del gradualismo fiscal y metas de inflación al déficit cero y meta de base monetaria cero.

Ante un grupo de periodistas en el auditorio de la torre BBVA de Buenos Aires, la economista jefe de BBVA Research en Argentina explicó que tras la crisis cambiaria quedó definitivamente abandonado el esquema aplicado por el presidente Mauricio Macri en sus primeros dos años de gobierno. En el plano fiscal implicaba ‘gradualismo’ en la reducción del alto déficit heredado, financiando con endeudamiento la transición; y en el plano monetario, la búsqueda de una inflación de un dígito en 2019 a través del esquema de metas de inflación.

En su reemplazo, sostuvo Gloria Sorensen, se ha instaurado un nuevo esquema monetario-cambiario que mantiene la base monetaria constante en términos nominales hasta junio de 2019 e instaura una amplia franja de no intervención cambiaria en la cual el peso flota. Sólo en el caso de que la paridad llegara a exceder esas bandas encima del tope y debajo del mínimo, el BCRA intervendría en forma acotada. De este modo, se busca controlar la demanda de dólares aspirando toda la liquidez excedente en pesos.

La medida se adoptó luego que el acuerdo de junio entre Argentina y el FMI no generase la esperada recuperación de la confianza, lo que quedó de manifiesto en el tercer trimestre de 2018 por una nueva ronda de salida de capitales y fuerte depreciación del peso, que sólo se calmaron tras una nueva etapa de ajuste fiscal en búsqueda del equilibrio fiscal con vistas a 2019. Todo esto, en el marco de una ampliación del acuerdo con el FMI en 7.100 millones de dólares y la duplicación de los fondos disponibles para este año y el próximo.

Metas sobrecumplidas

Si bien hasta el momento las metas fiscales de 2018 han sido sobrecumplidas y se podría alcanzar el equilibrio primario en 2019 por la imposición de un impuesto sobre las exportaciones y, en el margen, recortes adicionales en el gasto, aunque la carga de intereses de la deuda ascenderá a 3,3% del PIB por la depreciación del peso. El programa con el FMI garantiza que Argentina podrá afrontar su programa financiero con un ‘rollover’ de sólo 60% de los vencimientos de Letes en pesos y dólares.

Subsisten aún dudas de si el BCRA logrará recuperar credibilidad, estabilizar el tipo de cambio y bajar la inflación.

La prolongación de la crisis cambiaria, con su fuerte impacto en la confianza y el nuevo apretón monetario y fiscal, llevaron al equipo de BBVA Research a revisar a la baja la previsión de crecimiento del PIB en 2018 y 2019, y pronosticar dos años de caída, con un comienzo de recuperación en el 1T19.

También se corrigieron significativamente al alza las estimaciones de inflación para ambos años, hasta 46% en diciembre de 2018 y 29% en diciembre de 2019. Se prevé que la tasa de desempleo en el 2T18 siga aumentando hasta promediar 9,3% en 2019.

El equipo que dirige Sorensen deja un signo de interrogación abierto al analizar las implicaciones electorales para el gobierno en este nuevo entorno económico, pero afirma que “sin dudas la reelección del presidente Macri es mucho menos segura ahora que en nuestro informe anterior” aunque aún no se observa que algún candidato haya capitalizado el deterioro de la valoración de la gestión del presidente Macri.

Subraya el informe que si no se logra reencauzar la economía en lo que queda del año y en el primer semestre del próximo, con el dólar controlado en una suave depreciación en el año, una inflación a la baja y una recuperación del crecimiento trimestral, “no es improbable que surjan nuevas opciones electorales competitivas de cara a los comicios de 2019.

Otras historias interesantes