El Banco Central Europeo ha lanzado una consulta pública sobre una adenda a su normativa en relación a los créditos dudosos (NPL, por las siglas en inglés de ‘non-performing loans’) de los bancos europeos. Esta normativa establece que los bancos deberán provisionar completamente la parte no garantizada de los nuevos préstamos que entren en dudosos a partir del 1 de enero de 2018 en un máximo de 2 años, y la parte garantizada de dichos préstamos, en 7 años a más tardar.

Esta adenda complementa la normativa que se publicó el 20 de marzo de 2017 y refuerza las orientaciones que fomentan la provisión de estos préstamos. El BCE, en este texto, especifica que los bancos tendrán que provisionar el 100% de los créditos que pasen a dudosos de acuerdo con la definición de la EBA, en un máximo de dos años en el caso de los no garantizados, y 7 en el caso de la parte garantizada, después de su reclasificación. La nueva norma entraría en vigor a partir del 1 de enero de 2018.

Según afirma el BCE en esta adenda, esta normativa debe considerarse como “una herramienta de supervisión” que ayude a los bancos a crear una provisión suficiente. La institución considera que este cambio en la normativa no tendrá un gran impacto en las entidades.

Además, basándose en las aportaciones que realicen los bancos, el BCE evaluará la necesidad de medidas adicionales de supervisión. El período de consulta del BCE arranca ahora, incluye una audiencia pública el próximo 30 de noviembre y termina el 8 de diciembre.

Como paso previo, la supervisión bancaria del BCE ha requerido que los bancos con altos niveles de créditos dudosos hayan tenido que presentar, en el primer semestre de este año, estrategias que incluyan sus objetivos de reducción de la morosidad.

El propio BCE afirma que “la supervisión bancaria del BCE seguirá monitorizando de cerca los progresos realizados en la reducción de los préstamos dudosos, el nivel de provisión y la evolución de las estrategias de morosidad”. A finales del primer trimestre de 2018, la institución europea “presentará su examen de nuevas políticas para abordar el stock existente de préstamos dudosos”.

La supervisión bancaria del BCE seguirá monitorizando de cerca los progresos realizados en la reducción de los préstamos dudosos, el nivel de provisión y la evolución de las estrategias de morosidad”

¿Qué es un crédito dudoso?

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por las siglas en inglés de European Banking Authority) considera como préstamos dudosos o NPLs aquellos préstamos materiales que tienen 90 días de vencimiento; o aquellos en los que se considera que es poco probable que el deudor pague sus obligaciones de crédito en su totalidad con independencia del número de días transcurrido desde el vencimiento. Por tanto, esta nueva normativa no aplicaría en un principio, a los activos adjudicados.

¿Cuál es el porcentaje de estos créditos dudosos en los bancos europeos? Según datos de la EBA del 5 de octubre de 2017, “el índice de NPL confirmó su tendencia a la baja en los trimestres anteriores, disminuyendo en 30 puntos básicos hasta el 4,5% (en el segundo trimestre de 2017) y alcanzando su nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2014. Esta reducción se debió principalmente a acontecimientos puntuales que impactaron todos los bancos, en particular, a los bancos más pequeños, que redujeron sus índices de NPL un 17,7%”.

En España, de acuerdo con las estimaciones de BBVA Research recogidas en su informe ‘Situación Banca’ de junio pasado, los volúmenes de NPL del sistema “siguen reduciéndose significativamente. El crédito moroso total del sistema cae un 13,5% en los últimos doce meses, con una caída acumulada de 85.000 millones de euros desde el máximo de 2013 (-43% desde entonces), encadenando 40 meses consecutivos de caída con la única excepción del mes de noviembre de 2016”. Así, la tasa de mora cayó por debajo del 9% por primera vez desde mediados de 2012.

Comunicación corporativa