Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 23 ene 2018

Cómo hacer un buen plan de ahorro

Un buen plan de ahorro es la mejor ayuda para no llegar sin resuello al final de cada mes. Es el momento de planificar la economía personal y familiar, comprobar los gastos que vienen y ver cómo se pueden aprovechar los periodos de rebajas.

Ya lo vaticinó la consultora Deloitte en su “Estudio de Consumo Navideño”: las navidades iban a salir caras en Europa. En el ‘ranking’ de gasto, España ocupaba el primer puesto con 633 euros de media por hogar, una cifra que se encontraba muy por encima de la media (445 euros). Solo Reino Unido, con 614 euros, se acercaba al gasto español, por delante de Italia (529) y Alemania (484). Ahora que ya han pasado las vacaciones, toca recuperarse un poco y establecer un buen plan de ahorro para el año que comienza.

Organización, mucha organización

Antes de acometer ninguna acción, se recomienda sentarse y hacer un presupuesto detallado de ingresos y gastos para planificar la economía, de todo el año. Lo primero que se debe tener en cuenta son los gastos más básicos: vivienda, facturas, cesta de la compra, colegios… La cantidad sobrante es la que podrá destinarse al ahorro o a gastos menos importantes.

 Algunos cambios en casa 

Solo hay que observar el interior de la vivienda, para comprobar que quizá se esté gastando de más en algo tan básico como el gas o la electricidad. Según datos del Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), el gasto medio de energía de un hogar español es de 10.500 kWh anuales, siendo el consumo medio de las viviendas unifamiliares el doble que el de los pisos, ya que el gasto en calefacción es cuatro veces superior. Para reducir los costes, el CENEAM propone la energía mixta en casa, es decir combinar electricidad y otras energías como el gas o el butano, ya que un hogar en el que todo el consumo sea eléctrico gastaría más del doble.

Cada hogar necesita una potencia contratada distinta, dependiendo de la cantidad de aparatos eléctricos que se puedan conectar al mismo tiempo. Por ejemplo: para una vivienda de tamaño medio, sin aire acondicionado ni calefacción eléctrica a la vez que otros electrodomésticos, 4,6 kW puede ser una potencia adecuada. Un gesto tan sencillo como bajar la potencia para tener la que es realmente necesaria para el hogar, suele suponer un ahorro del 40% en la factura de la electricidad.

Respecto a la iluminación, las bombillas LED son la opción más aconsejable ya que necesitan muy poca energía para dar luz y son económicas en cuanto a su mantenimiento ya que suelen durar unos nueve años de media, frente a los casi dos años de las tradicionales. Conviene revisar las bombillas de casa y sustituirlas por estos puntos de luz más sostenibles y ventajosos para el bolsillo.

Revisar los seguros

Seguro de la vivienda, del coche, de salud… El comienzo del año puede ser un buen momento para revisarlos y ver si hay alguna opción de ahorro que permita reducir el gasto. Algunas medidas que se pueden tomar son:

  • Evitar los fraccionamientos en el pago para no tener recargos.
  • Comprobar si hay solapamientos en las pólizas.
  • Contratar, si es posible, los seguros con una misma compañía aprovechando posibles descuentos por volumen.
  • Comprobar si otras empresas están ofreciendo condiciones más ventajosas por el mismo servicio y plantearse, si fuera necesario y no hubiera posibilidad de negociación, cambiar de aseguradora.

Adelante con las rebajas, pero con precaución

Ir por la calle y resistir la tentación de comprar algo en rebajas por impulso es complicado, pero no imposible. Todos los expertos coinciden en que lo más eficaz es hacer una lista de necesidades y comparar precios para ir a tiro fijo, pero conviene tener en cuenta otros factores.

A la hora de comprar, según la OCU, se debe comprobar que los objetos rebajados mantengan su precio original en la etiqueta o indiquen el porcentaje de descuento. Si hubiera que devolver el producto, la OCU advierte: “Ante cualquier problema durante las rebajas, se debe actuar igual que en cualquier otro momento. En el periodo de rebajas se recortan los precios, pero nunca los derechos que se tienen como consumidor”. Por eso es importante conservar los ‘tickets’ y facturas y elegir establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo por si surgieran diferencias entre el local y el cliente.

Y además, para mantenerse al día, en el Centro para la Educación y Capacidades Financieras se encuentra disponible toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Otras historias interesantes