Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 26 sep 2016

El camino de Garbiñe hacia Singapur pasa por Wuhan y Pekín

Garbiñe Muguruza defendió sus puntos en Tokio la semana pasada. Pese a caer en cuartos de final en la capital nipona, la española se mantiene en la tercera posición en el ranking WTA. Y ya está en Wuhan, la ciudad más poblada del centro de la República Popular China, para afrontar la segunda cita en Asia. Allí, la española fue finalista en 2015. Este año se juega mucho Muguruza. Intentará una victoria y una plaza en la última cita del año en el Masters de Singapur.

La gira asiática, cargada de torneos, ofrece muchas opciones para colarse entre las ocho mejores. Y si no que se lo digan a Garbiñe, que hace un año se clasificó en Pekín para disputar estas WTA Finals, venció a sus rivales del round robin y se coló en semifinales, algo excepcional para una tenista de su edad.

Pero para ello aún queda todo un mes por delante. Primero Garbiñe Muguruza deberá afrontar la segunda cita de la temporada en el continente asiático. Aunque en Tokio no haya ofrecido la mejor versión que se espera de ella, el tenis de estos torneos se adapta a la perfección al juego de Garbiñe, superior a otras tenistas en pista dura y bajo techo, donde puede aprovechar la velocidad para poner en práctica su potente saque y su repertorio de golpes imparables.

“El año pasado pude llegar a la final, tengo ganas de volver y hacerlo mejor”

Ésta será su tercera participación en Wuhan, los mismos años de vida que tiene el torneo. En 2014, era todavía una desconocida en el circuito. En 2015 se dio a conocer. En su camino se deshizo de tenistas de la talla de Ana Ivanovic o Angelique Kerber, para llegar a la final contra Venus Williams, donde una lesión la dejó a las puertas de su segundo título WTA por aquel entonces. Aunque tendría tiempo de resarcirse posteriormente en Pekín, donde logró su primer Premier Mandatory.

Twittear

"Es un torneo muy importante para mí, deseadme suerte"

Después de su gran final en Wimbledon, que le permitió escalar varias posiciones en la clasificación mundial, aquel subcampeonato en Wuhan llevó a la nueva pupila de Sam Sumyk a dar el salto al Top 5 de la WTA con sólo 21 años. Empezaba a adivinarse un futuro brillante para la, por aquel entonces, promesa del tenis femenino español.

Como número tres del mundo y segunda favorita llega Garbiñe Muguruza a Wuhan, razón por la cual queda exenta del primer partido. Debutará en segunda ronda. Su rival saldrá del enfrentamiento entre la número dos serbia, Jelena Jankovic, y la australiana Daria Gavrilova.

Otras historias interesantes