Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cinco hábitos financieros para un uso responsable de la tarjeta de crédito

Con la llegada del pago de la gratificación legal a los empleados en Perú, muchas personas suelen animarse a gastar un poco más.  Por eso, es oportuno conocer los cinco hábitos financieros saludables que ayudarán a utilizar la tarjeta de crédito de manera responsable.

Pagar mensualmente lo que se gasta

En algunas ocasiones, el uso de la tarjeta de crédito se produce porque no se cuenta en el momento con un flujo de efectivo, por lo cual resulta más favorable que una tarjeta de débito. En estos casos, el consejo es no gastar más de la cuenta para que a fin de mes se pueda cumplir con el pago de lo comprado. Un consumo prudente ayuda también a que se obtenga un buen puntaje de crédito y así obtener mejores beneficios.

Otra recomendación es utilizar solo una tarjeta de crédito. De esta forma, solamente se tendrá una deuda total a fin de mes. Y si la compra es grande, también se puede optar por dividirla en Pagos Sin Intereses, un beneficio exclusivo de BBVA Continental, que permite dividir una compra en 3, 6 o 12 meses y no pagar ningún interés.

Pagar un poco más del saldo mínimo es lo mejor

Si bien el mejor hábito saludable es no mantener saldos a pagar en las tarjetas de crédito todos los meses, cuando sucede, lo recomendable siempre será pagar más que los pagos mensuales mínimos.

Los pagos mínimos reflejan las tasas de intereses de los saldos pendientes, por lo que, si solo se centra en pagar esto, cancelar la deuda total podría tomar mucho más tiempo del planificado.

No tener demasiadas tarjetas de crédito

Según las estadísticas de Sentinel, las personas que más deudas tienen con tarjetas de crédito son las que poseen 3 o más de estos productos. Ante esta realidad, surgen las preguntas: ¿cuántas tarjetas de crédito son suficientes? y ¿cuántas son demasiadas?

En este caso, la recomendación saludable es reducir el número de tarjetas de crédito a lo mínimo que se pueda o, al menos, a las que se sabe se podrá manejar responsablemente. Además, al tener varias tarjetas de crédito se es más propenso a gastar más en las membresías anuales. También se recomienda tener un estricto control de seguridad con cada una de ellas para no ser víctima de robo de identidad o phishing.

Conocer las tasas de interés

Si lo que se quiere es empezar a pagar las tasas de interés de las tarjetas de crédito, lo primero que se debe saber es cuánto se está pagando. Solo así se podrá tener un mejor panorama de lo que cancela en intereses y en la deuda como tal.

Lo que recomiendan muchos expertos es que, en el caso de tener más de una tarjeta de crédito, el hábito saludable es empezar a pagar la tarjeta que tiene la tasa más alta. Para ello, lo primero es incluir en una lista todas las tarjetas que se posean, conocer sus tasas de interés y la totalidad de la deuda, y así se podrá planificar cuál empezar a pagar.

Para información sobre las tasas de interés de BBVA Continental, se puede ingresar al siguiente enlace.

Elaborar un presupuesto final para pagar las tarjetas

El dueño más responsable de una tarjeta de crédito es aquel que está informado. Sabe cuánto es el saldo disponible que tiene, sabe que no debe gastar más de lo que recibe, conoce la tasa de interés de una deuda, paga más de los saldos mínimos y conoce el día límite en que debe pagar la tarjeta.

Es por eso, que poner toda esta información en un presupuesto y calendario es una forma saludable de manejar las finanzas personales. Hoy en día, varias instituciones bancarias brindan gratuitamente analizadores de las finanzas personales, como es el caso de BBVA Continental, que tiene este servicio en su Banca por Internet, el cual permite crear metas de ahorro, revisar un balance entre los ingresos y gastos, y ofrece consejos para un manejo adecuado de las finanzas.

Finalmente, lo más importante es saber que se pueden tener algunas deudas con tarjetas de crédito, pero que nunca es tarde para empezar a practicar hábitos financieros saludables que ayudarán a organizar mejor la economía personal. Posteriormente, estos mismos hábitos, ayudarán al cliente a obtener un mejor historial crediticio que le permitirá postular a nuevos objetivos financieros importantes, cuando así lo decida.

Otras historias interesantes