Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Producción y consumo responsables

Diferencias entre ganaderia intensiva y extensiva

La producción ganadera en el mundo se organiza principalmente mediante dos sistemas. Mientras que la ganadería intensiva opta por la productividad y el rendimiento económico, que implica un mayor impacto ambiental; la extensiva, aprovecha los recursos naturales y permite una gestión más sostenible, aunque es, junto con la agricultura comercial, la mayor causa de deforestación en América Latina.

05:29Audio

Escuchar Audio

packaging_ecologicos-proteccion-medioambiente-papel-reciclaje-embalaje

A lo largo de las últimas décadas, el envasado de productos ha transformado nuestro estilo de vida. Sin embargo, el uso generalizado de envases de un solo uso y la dependencia del plástico están teniendo un impacto importante a nivel medioambiental. En el capítulo de esta semana de ‘Futuro Sostenible’ hablamos de 'packaging' ecológico, es decir, del embalaje hecho con materiales que evitan dañar nuestro planeta.

La agricultura de proximidad hace referencia al consumo de lo local para evitar el transporte de larga distancia y la distribución a gran escala. Hay agricultores que llevan el concepto de proximidad mucho más allá, con un trato directo con los consumidores para que conozcan el origen de lo que comen y sepan cómo se ha producido. Así entiende Can Fisas la agricultura ecológica de proximidad, como una relación directa entre ellos y sus consumidores.

Los colmenares situados en zonas protegidas de alto valor natural y extendidos a lo largo de comarcas de Girona, han hecho posible convertir lo que fue un juego de niños en una dedicación en cuerpo y alma a la apicultura. Así surge el proyecto Dolça Abella, una pequeña empresa apícola familiar dedicada a la cría de abejas y producción sostenible de miel, polen y otros productos relacionados con este particular insecto.

El tentenublo sonaba ya desde el siglo XVI para ahuyentar las tormentas de verano de las cosechas. Un sonido que repicaba en campanarios de todo el valle del Ebro y zonas de Cantabria y Castilla, desde la Cruz de mayo a la de septiembre coincidiendo con el ciclo de la viña. El eco de esas campanas resuena ahora dentro de las botellas de una pequeña bodega que rescata sabores del pasado y tradición cosechera.

Una familia gallega, más concretamente de A Coruña, está detrás de una empresa productora de lácteos que recupera el modo de vivir tradicional y el medio natural. Como buenos gallegos, hacen de su tierra y sus productos un orgullo para toda Europa. Su forma de criar el ganado irrumpe en la industria con un modelo extensivo que vela por la sostenibilidad del medio y de las personas que de este sector se nutren.

El cerdo pío negro o 'euskal txerri' estuvo al borde de la extinción hace unas décadas, cuando apenas contaba con 25 ejemplares en los años 80. Actualmente, 1.500 cerdos vascos campan a sus anchas en Maskarada, gracias a la labor de gente como José Ignacio Jauregui, que ha recuperado la raza con una labor integral cuyo desarrollo abarca desde el trabajo genético hasta la degustación en el plato de los diferentes productos de esta especie.

Pedrajas de San Esteban (Valladolid) marca el origen de la empresa Piñones de Castilla (PICASA) en un intento de asociación de los productores castellanos para abrir fronteras hacia límites hasta entonces desconocidos. Hoy, entablan relaciones con mercados internacionales y envasan el 90% del piñón que se comercializa en España. Muy aferrados a la tradición, los socios de PICASA tienen el propósito de cuidar su actividad mercantil de forma que  el producto llegue a sus consumidores en las condiciones más óptimas posibles.

La cultura asiática otorga múltiples beneficios a la incorporación de setas en la dieta alimentaria. Una fama lograda por la larga tradición en su consumo, que atribuye ventajas patentes para la salud y espirituales para el alma. Las llamadas “setas de la larga vida” forman un triunvirato integrado por el shiitake, el maitake y el reishi. Variedades que han viajado hasta las faldas del Montseny de la mano de Bolet Ben Fet, productores de setas que buscan extender la mística de este producto añadiendo un importante compromiso social y ambiental.

Se empeñaron en sacar adelante un proyecto que diera vida a las tierras en Montalbán (Teruel), duramente castigadas por la despoblación. Este fue el motor que impulsó a Dolores Melero a emprender con Nueces Gundín, la empresa productora de estos frutos secos que día tras día trabaja para hacer del planeta un lugar mejor a través de sus nogales. Sus explotaciones se extienden a lo largo de 12 hectáreas con rutas senderistas y bienes de interés cultural. Todo lo que no sea sostenible, no tiene cabida para estos productores que luchan por una producción responsable.

Pasan las generaciones y esta familia no se rinde ante la pasión ganadera. Los Caserinos son cuatro hermanos que junto a su madre, lideran una empresa productora de leche y quesos ecológicos cerca de Villaviciosa (Asturias). Desde la siembra de las tierras para alimentar a su ganado hasta que el producto llega a la mesa, controlan todo el proceso, con un sistema productivo de pastoreo rotacional. Un modelo que integra la sostenibilidad a la perfección conservando la tradición del bisabuelo ‘El Caserín’.