Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Apps educativas 09 feb 2017

Cinco sectores para invertir en 'startups' en 2017

Casi todas terminan en ‘tech’ y han llegado para quedarse. Son nombres que quieren acaparar la atención -y el dinero- de los inversores y un ejemplo más de que el emprendimiento no deja de escalar posiciones.

Foodtech, legaltech, fintech, edtech y machine learning se perfilan como los sectores más buscados de este año a nivel mundial. En algunos casos, se trata de áreas -hasta ahora- consideradas secundarias y en otros, en un ejemplo de segmentos que viven su consolidación.

‘Foodtech’

Pedir comida a domicilio a través del móvil ha hecho mella en la dieta de más de uno. Dentro de la industria foodtech, el food delivery registró una intensa actividad en 2015 con unos 6.000 millones de dólares en inversión. El 60% correspondió a nuevas startups vinculadas al reparto de comida preparada a domicilio, según datos de CB Insights. Empresas como Just Eat, Deliveroo o Foodora llevan platos preparados a los hogares en tiempo récord y ocupan altos puestos en este mercado.

Pero el sector foodtech no se limita a la comida a domicilio. El grocery delivery, o la compra del supermercado a domicilio, se ha convertido en los últimos meses en una realidad. No hay duda de que muchas personas siguen prefiriendo palpar la fruta en el supermercado antes de comprarla, sin embargo, de acuerdo con Openfuture los usuarios realizan cada vez más compras de alimentos vía online.  

La tecnología también ha aterrizado en el transporte y la logística del sector de la alimentación. En Londres, Just Eat se ha asociado con la empresa Starship para realizar repartos con robots y en Singapur los drones están empezando a sustituir a las motos a la hora de repartir comida.

Además, la sostenibilidad, nuevos ingredientes, la personalización de pedidos mediante el big data y la Inteligencia Artificial (IA), la biotecnología y la nanotecnología alimentaria son otros de los campos, resaltados en la web Muypymes, que más interés despiertan. Todavía queda mucho mercado foodtech por explorar.

‘Fintech’

Abrir una cuenta bancaria con un selfie, bancos que comienzan a trasladar sus servicios a la nube o robo-advisors que ofrecen asesoramiento financiero automatizado empleando algoritmos, son solo una muestra de los cambios tecnológicos que viven los servicios financieros.

Los expertos sostienen que el fintech seguirá imparable a nivel mundial, aunque la distinción entre unas y otras startups sea cada vez más difícil de establecer. Sectores como el crowdfunding, el crowdlending, la banca online, los pagos móviles, la tecnología blockchain, el data management o las aplicaciones de ahorro doméstico también son los que presentan mayor potencial para 2017 de acuerdo con Ticbeat.

En el caso español, según el World Fintech Report 2017, España ya se posiciona como el quinto país en servicios fintech. Jesús Pérez, presidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), destaca para Asociacionfintech que “2016 ha sido muy positivo: tenemos 215 empresas según el último mapa actualizado a diciembre de 2016”.

Equibit se presenta como un jugador importante en 2017. La startup, con sede en Toronto, se dedica a garantizar la seguridad de las operaciones económicas utilizando la tecnología blockchain. De esta forma, inversores de cualquier parte del mundo pueden transferir instantáneamente criptomonedas llamadas “equibits” sin ningún agente de por medio y a un coste muy reducido. Además, Equibit no ha tardado en hacerse con maestros de la seguridad de la talla de John McAfee, fundador de la famosa empresa de seguridad informática con su mismo apellido, incorporándole recientemente a su plantilla.

Por su parte, Robinhood va a revolucionar las operaciones bursátiles de los millennials. Los jóvenes que se sienten atraídos por el mundo de la inversión están de suerte y ahora disponen de una app que les facilita la compra y venta de acciones desde el teléfono sin pagar comisiones.

Las redes sociales tampoco se detienen y han llegado hasta la banca de inversión. La app Etoro ofrece a sus usuarios acceso a los mercados globales permitiendo ver a otros inversores e invertir en ellos copiando de manera automática sus operaciones.

‘Edtech’

Tradicionalmente, este sector ha quedado desplazado por otras oportunidades de inversión. Techcrunch calcula que en 2015 se invirtió más en Uber que en toda la industria de enseñanza, o edtech. Pero los tiempos están cambiado y algunos expertos consideran que el edtech está sufriendo una metamorfosis y podría ser el “el nuevo fintech.

Según Fundspeople, se prevé que la inversión en este campo alcance los 220.000 millones de euros a nivel global para el año 2020. Aunque haya despegado algo tarde, el edtech tiene muchas papeletas de llegar a ser un sector de tamaño muy considerable y rentable.

Herramientas para crear debates, discusiones o encuestas para el alumnado, como Kahoot, plataformas para realizar trabajos en equipo, entre ellas Wikipaces o apps que permiten la grabación de tutoriales (ScreenFlow) están causando auténtico furor entre el profesorado. También destacan las plataformas que permiten entregar trabajos universitarios sin límite de extensión o iniciativas como Socrative, una aplicación que ayuda a evaluar los conocimientos de los alumnos de forma rápida.

Chris Haroun, CEO de Haroun Education Services, explica en la revista Forbes que “los servicios web como Amazon y las plataformas innovadoras de educación en línea como Udemy ofrecen una educación accesible y asequible sin precedentes así como entretenimiento educativo en más de 190 países.”

‘Legaltech’

Gestionar divorcios a través de un algoritmo, como hace Wevorce, está cambiando la vida de las personas. Varias empresas legaltech están marcando un antes y un después siempre dentro del marco que establece la normativa actual.

Los grandes despachos tienen sus ojos clavados en la tecnología legaltech. No obstante, por el momento, la actividad de las startups está limitada a la gestión de procesos que no requieren demasiada complicación. Por ejemplo, ArbiClaims permite poner demandas relacionadas con impagos, disputas entre propietarios o daños en propiedades a un precio muy competitivo; Lawdingo ofrece asesoramiento jurídico vía móvil de forma rápida y asequible; PatentVector es una potente herramienta de registro, análisis y comparación de patentes y Shake facilita la creación, la firma y el envío de acuerdos legales en cuestión de segundos.

Los legal hackathons también son un pequeño anticipo de lo que está por venir. Abogados, desarrolladores, diseñadores, vendedores y empresarios se reúnen en estos eventos para desarrollar ideas y productos con el fin de causar un impacto positivo en el universo legaltech. Hackatonspain afirma que durante 2016 se han organizado alrededor de 840 hackatons en todo el mundo, y la previsión es que este número se incremente cada año en un 5%.

‘Machine learning’

“Hace años, muy pocas compañías podían permitirse el lujo de contratar científicos de datos y tener acceso a fuentes de machine learning”, explica Ludo Ulrich, Head of Startup Relations en Salesforce, para la revista tecnológica CIO. “Sin embargo, la tecnología ha avanzado tanto que hoy las pequeñas empresas están participando en la revolución de la IA y la cantidad de talento disponible es mayor.”

Industrias de lo más variadas están centrando todos sus esfuerzos en la IA, desde el análisis de archivos de imagen hasta el pilotaje de drones, coches y robots

Y el número de fusiones y adquisiciones no cesa. Intel ha gastado 400 millones de dólares en adquirir Nirvana, ARM Holdings otros 350 millones de dólares por Apical, Ford ha comprado firmas para reforzar su idea de coches sin conductor y Salesforce ha añadido capacidades machine learning a su plataforma, como cuenta Fortune.

Según Dataversity, en tan solo uno o dos años se prevé una explosión de apps inteligentes y asistentes digitales. La democratización de la IA y el machine learning a través de tecnologías cloud continuará. Las empresas utilizarán algoritmos para prácticamente todas las actividades centradas en datos, la self-service BI (una forma de Business Intelligence en la que el usuario final tiene la capacidad de satisfacer de forma independiente sus propias necesidades de información) llegará a su máximo esplendor y las tareas rutinarias serán realizadas por máquinas inteligentes sin ningún tipo de intervención humana.

Otras historias interesantes