Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Las pasarelas de pago y su importancia para las compras 'online'

Las pasarelas de pago son las plataformas que facilitan y aseguran las transacciones virtuales, con el fin de que el proceso se realice de forma fácil, cómoda y segura. A continuación, le explicamos en qué consisten y cómo funcionan.

Según cifras de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), al cierre de 2018 las pasarelas de pago habían crecido un 53,9% en el país. En la actualidad existen funcionando 97 pasarelas de pago, frente a las 63 existentes en 2017.

¿Qué son las pasarelas de pago?

Cada vez que un usuario ingresa a una página de comercio electrónico y toma la decisión de comprar un artículo, inicia todo un proceso, del cual, poco se conoce. Al momento de añadir al carrito de compras el producto elegido y dar clic en el botón de pagos, la tienda direcciona al comprador a una pasarela de pago.

Una pasarela de pago es una herramienta que funciona a través de un software o proveedor de servicios con el fin de proporcionar una conexión segura entre el negocio electrónico y el comprador.

De este modo, esta plataforma es la encargada de solicitar los datos personales y de tarjeta al comprador y cifrar los datos con sistemas como Secure Socket Layer (SSL) o Transport Layer Security (TLS), con el fin de evitar que esta información sea utilizada por terceros.

Una vez queda protegida la información, la pasarela de pago realiza un rastreo de los datos diligenciados, para validar la identidad del usuario, que a los ojos del cliente esto transcurre en milésimas de segundos. Si esta plataforma comprueba que no hay alto nivel de fraude, aprueba la transacción, dirigiendo la operación al banco correspondiente, de lo contrario la rechaza.

“El éxito de la transacción se enfoca en que los datos de nombre, dirección, email y teléfono coincidan con la información diligenciada en compras pasadas”, afirmó Alejandro Ramírez, director Payment System de BBVA Colombia.

Cuando los datos son aprobados, la plataforma conecta al sistema con la entidad financiera, la cual revisa que el usuario cuente con todos los requerimientos como saldos suficientes o que la tarjeta esté activa. Al validar la transacción, el banco y la pasarela notifican al consumidor sobre la realización exitosa de la compra. 

Esta facilitadora de pagos cobra a los comercios electrónicos aliados un porcentaje por transacción realizada, este puede oscilar entre el 1.0% y 5.0% del valor de la compra más IVA.

De este modo, estas plataformas se han convertido en aliadas para el crecimiento del comercio electrónico y que estas transacciones tengan cada vez más acogida entre los compradores. Es así como, en el caso de los clientes de BBVA, éstos pueden realizar compras a través de estas plataformas usando sus tarjetas débito y crédito. Adicionalmente, la entidad ofrece la posibilidad de crear tarjetas virtuales, que ofrecen beneficios como creación, contratación y disponibilidad inmediata y acceso a compras nacionales e internacionales. Estas tarjetas son mecanismos de pago seguros, debido a que no exponen datos físicos de las tarjetas originales, se puede elegir su tiempo de vigencia y cupo a utilizar. Para solicitarla se debe contar con una cuenta bancaria.

Para mayor seguridad, PayUPlacetoPay, EpayCo, ZonaPagos, Pagos Inteligentes, están entre las pasarelas de pago más reconocidas en Colombia.

Considerando la importancia de estas plataformas en el mercado electrónico, BBVA México adquirió en 2016 Openpay, una pasarela de pago mexicana, y se espera que en los próximos meses inicie operaciones con BBVA Colombia.

fotografía de Hombre comprando con tarjeta de crédito en línea

Las tarjetas de crédito y débito que ofrecen las entidades bancarias son mecanismos de pago seguros para las transacciones online.

Otras historias interesantes