Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 14 dic 2018

Cómo calcular el aguinaldo y administrarlo efectivamente

Una de las prestaciones laborales más esperadas del año en Paraguay es el aguinaldo. Se trata de un derecho de todos los trabajadores y está establecido en el código laboral. Pero, ¿cómo se calcula y de qué forma se podría hacer que rinda de forma inteligente?

Para el cálculo del aguinaldo se debe sumar todo lo percibido en concepto de salario, horas extras, comisiones (sobre lo cual se aportó al Instituto de Previsión Social) dividido entre 12. Debe abonarse antes del 31 de diciembre o en el momento en que se finalice la relación laboral en cuyo caso se realizará el cálculo proporcional al tiempo trabajado.

Por ejemplo, si el salario mensual es de Gs. 5.000.000 y durante el año se han realizado horas extraordinarias, primero se debe multiplicar el sueldo mensual por 12, equivalente a los meses del año, y sumar el importe de las horas extraordinarias según el siguiente ejemplo:

  • Salario mensual x 12 meses: 5.000.000 x 12 = Gs. 60.000.000
  • Total del salario anual + horas extraordinarias: 60.000.000 +3.000.000= Gs. 63.000.000
  • Aguinaldo: 63.000.000/12= Gs. 5.250.000

Realizar el cálculo es muy sencillo puesto que únicamente requiere sumar las ganancias del año en curso y dividir entre 12.

¿Cómo administrarlo efectivamente?

Hay personas que al recibir el aguinaldo deciden depositar en su cuenta de ahorro, otras lo utilizan para salir de vacaciones, algunos compran artículos de decoración o muebles para el hogar, pagar las deudas, y también están los que lo gastan en compras de consumo sin limitaciones.

La idea es tener un plan para que el dinero extra se utilice en las cosas más importantes y urgentes. Estos consejos ayudarán a administrarlo efectivamente.

Ponerse al día con las deudas

Una de las formas adecuadas para salir de deudas es pagar de las más pequeñas a las más grandes, ya que pueden servir de motivación.

Es recomendable considerar si lo conveniente es realizar algunos pagos de deudas atrasadas u otras que están por vencer, el pago de las tarjetas de crédito o la cancelación de algún préstamo. Estar al día con las deudas le dará tranquilidad  para iniciar un nuevo año libre de deudas.

Hacer un presupuesto con los gastos del mes

En ocasiones el dinero se gasta sin poner atención al lugar a donde realmente se está yendo y puede que no se perciba hasta que no afecte a la persona. Para evitarlo, conviene hacer un presupuesto con los gastos fijos (comida, seguros, impuestos, préstamos…) y variables del mes de diciembre (compras de regalos, costos de algún viaje, la adquisición de un nuevo celular, nuevas llantas para el vehículo…) o cualquier otro gasto que se deba contemplar.

Luego de estimar los gastos fijos y variables, se debe calcular el dinero restante y allí analizar: ¿se tienen ingresos de sobra para poder ahorrar? ¿Qué gasto es superfluo y se puede prescindir? Este es el momento de realizar ajustes al presupuesto y determinar los gastos que se podrán excluir como salidas a cenar o compra de vestimenta, entre otros.

Iniciar un plan de ahorro

Los expertos recomiendan destinar el 50% de los ingresos a los gastos fijos, el 30% a los gastos variables y el 20% al ahorro. En el caso de la paga extraordinaria, se podría destinar un porcentaje a comenzar un plan de ahorro.

Para comenzar el plan, lo primero es visualizar una meta y el plazo para cumplirla. El objetivo debe ser realiasta y motivador. Podría ser un bien que se desee como una heladera, un televisor ‘smart’, o remodelar la cocina de la casa. Dependiendo del objetivo, se establece un lapso de tiempo y un porcentaje de ahorro para llegar a la meta.

Construir un fondo de emergencia

Además de ahorrar, es importante considerar tener una cantidad acumulada para cubrir los eventos inesperados que podrían surgir y los cuales habrá que afrontar.

El hecho que enferme un familiar,  que se dañe un electrodoméstico durante una tormenta o un accidente fortuito pueden acarrear costos imprevistos, para lo cual se debe de estar preparado, de modo que no dañe la salud financiera ni afecte los ahorros.

Para empezar, conviene apartar una cantidad razonable del aguinaldo como fondo de emergencia. Y todos los meses, destinar una parte a este fondo hasta cubrir la cantidad que se ha fijado como objetivo.

Otras historias interesantes