Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Vivienda 05 abr 2018

Consejos para llevar a cabo una mudanza

independencia-mudanza-casa-dinero-ahorrar-comprar-alquiler-vivienda-jovenes-bbva

La recuperación del sector inmobiliario está facilitando que los compradores recobren la confianza. De hecho, durante 2017 se ha producido un incremento del 16,4% en la venta de viviendas respecto al año anterior, según refleja el informe Situación Inmobiliaria España, elaborado por BBVA Research. Sin embargo, y aunque un cambio de vivienda siempre se afronta con ilusión, también implica una serie de trámites y acciones a llevar a cabo antes de comenzar a vivir en el nuevo hogar. El traslado, sin duda, es una de ellas.

Lo primero que hay que considerar es el tipo de mudanza que se va a realizar. Dependiendo de si la localización de la nueva vivienda está en la misma ciudad, en otra provincia o, incluso, en otro país variará la manera de realizar el traslado y la instalación en el nuevo lugar. Para los dos primeros casos, desde la Federación Española de Mudanzas, FEDEM, se recomienda contratar una empresa profesional que facilite toda esta fase y que garantice el cuidado de todos los objetos, sobre todo si el traslado es a otra provincia y es necesario realizar un viaje de larga distancia.

Para ello la FEDEM pone a disposición de los usuarios de su página web un buscador de empresas certificadas. En el caso de que se realice una mudanza internacional, hay que informarse previamente de la documentación y trámites solicitados para hacer el ingreso en el país de destino y que no haya sorpresas una vez que se esté realizando el proceso. Además, durante el traslado internacional se solicitará el pago de derechos de aduanas y de las tasas por costes de inspección de seguridad, por lo que, según la FEDEM, es recomendable contar con un seguro de responsabilidad civil de una empresa especializada en este tipo de transportes.

¿Contratar o no contratar una empresa de mudanza?

La mudanza suele ser un proceso complejo que lleva tiempo, esfuerzo y mucha paciencia. La decisión de llevarla a cabo uno mismo o encargársela a una empresa de mudanzas es personal, pero la segunda opción evitará muchos problemas, siempre y cuando se elija una empresa que ofrezca garantías. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, se recomienda solicitar varios presupuestos y cerciorarse de que las compañías que se barajen estén inscritas como empresas profesionales que prestan este tipo de servicios y que asumen la mediación de la Junta Arbitral de Transportes de cada comunidad autónoma.

De este modo se podrá realizar un contrato y un seguro con los que respaldar cualquier posible reclamación posterior, ya que, según datos de la OCU, en el 40% de las mudanzas hay problemas, derivados de daños en los muebles (20%), personal insuficiente (18%), rotura de objetos (14%) o daños ocasionados en la casa (7%). Con estos seguros se cubre cualquier desperfecto, rotura o pérdida que se pueda ocasionar.

En cuanto al contrato, ha de recoger la fecha de la mudanza, los metros cuadrados de la nueva vivienda, la cantidad y tamaño de los objetos a trasladar, necesidad de embalaje, disponibilidad de ascensor, montaje y desmontaje de muebles y facilidad de acceso al inmueble, tal y como indica el portal del consumidor de la Comunidad de Madrid. El coste medio de una mudanza ronda los 800 euros, pero según un estudio realizado por la OCU, uno de cada 10 encuestados tuvo que asumir sobrecostes de más de 200 euros por no establecer en el presupuesto los detalles del servicio.

Otros aspectos a tener en cuenta

La mudanza puede suponer una buena oportunidad para desprenderse de muchos objetos que se han acumulado innecesariamente a lo largo de los años. Muchos de ellos se pueden vender en tiendas de segunda mano o a través de aplicaciones que permitan darles un nuevo destino, además de suponer un ingreso extra. Además, conviene analizar los espacios disponibles en la nueva casa y comprobar si los muebles y electrodomésticos se adaptan adecuadamente. En caso de que la nueva casa cuente con menos espacio que la anterior o haya objetos de los que no se desea prescindir, los trasteros suponen una solución para un almacenaje extra, ya sea durante un tiempo corto o de manera más estable y prolongada.

También es aconsejable realizar un inventario con todo aquello que se va a trasladar, clasificar las cajas por estancia (baño, cocina, dormitorio principal, salón, etc.), proteger adecuadamente los muebles desmontados o asegurarse de que electrodomésticos como frigorífico, lavadora o lavavajillas estén vacíos antes de su transporte, con el fin de hacer la mudanza lo más fácil y cómoda posible.

Por último, es importante recordar dar de baja o cambiar el domicilio de todos los contratos con las compañías de luz, teléfono, agua, gas u otros servicios, para que no se dupliquen las facturas ni se produzcan gastos innecesarios.

Otras historias interesantes