Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable Act. 26 jun 2017

Cuando construir un techo se vuelve una oportunidad

Construcción Techo Paraguay Voluntariado

En un rincón apenas cubierto con algunas chapas de zinc y prácticamente a la intemperie, humeaban los tallarines que estaba cocinando Rosa en un pequeño brasero. Estuvo delicioso. Éramos nueve personas apretujadas en una mesa para cuatro. No había suficientes cubiertos o mayores comodidades, pero ese almuerzo de domingo nada tenía que envidiar al servido en un restaurante gourmet. Es que en lo simple está escondida muchas veces la felicidad. La sencillez y alegría de Rosa con su familia en medio de la precariedad, le dieron el toque único a esa experiencia.

BBVA y la organización TECHO Paraguay se aliaron hace ya tres años para organizar jornadas en las que los colaboradores de BBVA se unen y, durante dos días, se dedican a construir casas en los asentamientos más desfavorecidos del interior de Paraguay. Desde el inicio de este proyecto, que materializa la visión de negocio responsable del banco, se han construido un centro comunitario y cuatro viviendas de emergencia. En estas actividades participaron ya más de 100 colaboradores y se favorecieron a tres comunidades. Este año se construyeron cuatro viviendas más en la ciudad de Capiatá.

Voluntarios Paraguay 2017

Voluntarios de BBVA Paraguay durante la construcción de 2017. - BBVA

Cuando recibimos la comunicación interna y nos invitaron a sumarnos a la actividad de voluntariado para construir casas pensé: ¿Por qué no? Al final se trata de acumular experiencias que aparte de modificar la vida de otras personas nos transformen también y nos inviten a reflexionar sobre cuántas cosas en la vida damos por hecho sin agradecerlas. Tener un techo, por ejemplo, podría ser una de ellas.

Mucho se habla de que la banca debe pasar de una visión meramente transaccional a otra que priorice el ‘customer experience’ o experiencia del cliente. Pues esta analogía se aplica perfectamente a la vida cotidiana también. A veces establecemos relaciones o vínculos puramente transaccionales donde casi todo puede incluso monetizarse. Qué fantástico sería trascender más a menudo esa visión. Poder simplemente donar, brindar nuestro tiempo, compartir y crear experiencias positivas para otras personas.

La actividad del voluntariado es una de las tantas expresiones palpables que se alinean con el propósito de BBVA que habla de “poner al alcance de todos las oportunidades de la nueva era”. A través de este proyecto, brindamos oportunidades de cumplir sueños que hace años eran inimaginables para muchas familias y a su vez, como colaboradores, tenemos la posibilidad de aprender, interactuar como equipo y divertirnos.

Voluntariado Paraguay 2017

Voluntarios junto a la familia beneficiaria - BBVA

Cuando alguien se pregunte si debe o no realizar una actividad de voluntariado cuestionándose el para qué o por qué, yo resumo algunas de las principales razones para participar en ella:

  1. Te ayuda a descubrir aspectos, cualidades o talentos que podrías haber ignorado de ti mismo. Por ejemplo, descubrí lo fácil que era martillar un clavo, medir y cortar con el serrucho las piezas de madera para la construcción de la casa. Suena sencillo pero ésta no es una actividad que muchas chicas hagamos con frecuencia y es bueno aprender.
  2. Te conecta con nuevas personas que viven de forma diferente y también con tus compañeros de trabajo. En este caso tuve la oportunidad de hablar más con mis compañeros a quienes veo esporádicamente en reuniones, en los pasillos o que son de otras oficinas. Además, descubrí que Rosa, la futura propietaria de la casa, trabajaba tras bastidores en una de mis heladerías favoritas. Ahora, cuando voy a tomar un helado aprovecho para saludarla también y preguntarle cómo le ha ido con la casa nueva.
  3. Te ayuda a sentirte mejor contigo mismo al saber que estás colaborando a mejorar la situación de otra persona. En este caso saber que los hijos de Rosa ya no pasarían la noche incómodos y compartiendo una misma cama entre varios hermanitos es reconfortante. Uno se siente productivo al ver el efecto de un arduo día de trabajo.
  4. Fomenta la resiliencia y creatividad. No todo sale según lo planeado durante el día. Cuesta unir las piezas de la casa, algo puede caerse o romperse pero para eso hay que seguir hasta lograr el propósito. Hay que apelar a la creatividad para resolver algunos imprevistos.

La noche después de terminar la construcción, al acostarme a dormir no volví a mirar el techo de la misma forma. Por primera vez, luego de experimentar a través de esa familia lo que es no tener un techo, pude agradecer que tenía uno y que además podía descansar cómodamente en una cama durante una noche fría.

Otras historias interesantes