Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Danza 19 feb 2018

Danzas ancestrales que crean oportunidades para los niños de Tierrabomba

Belmir Caraballo, un “profe” de la Fundación World Coach Colombia, con el apoyo de BBVA ha logrado sacar a cientos de niñas y niños de la isla de Tierrabomba de las garras de la violencia y la delincuencia, a partir de la oportunidad que encontró en la enseñanza de las danzas ancestrales y nuevas coreografías.

Toma 1: Belmir y las danzas de Tierrabomba

Los tonos cálidos del amanecer y el reflejo dorado del sol asomando en el horizonte, entre los edificios de Bocagrande, es la clara señal del inicio del día en Cartagena de Indias. A orillas del mar, en Castillo Grande está uno de los desembarcaderos a donde se llega desde Tierrabomba, una isla ubicada a 10 minutos en lancha de esta parte de la ciudad considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, pero que en términos reales está infinitamente lejos por sus condiciones sociales.

A este terminal llegan María, una integrante de la Fundación World Coach Colombia, Belmir Caraballo, un coreógrafo que trabaja por la recuperación de las danzas ancestrales de Tierrabomba y Bocachica, y un grupo de niños de esta parte insular.

Detrás de cámaras

Bajo la dirección de David Villabona y con el equipo de La Miranda, el Coliseo de Combate de Cartagena se convierte en un set de grabación. Belmir Caraballo y los niños comienzan su trabajo: danzan al compás de un ritmo imaginario mientras la cámara bajo la supervisión de David, toma uno a uno los detalles.

Porque estos niños de verdad, tienen el ritmo en su sangre. Con un solo acorde y sus cuerpos se mueven con la cadencia y ritmo que solo lo tienen quienes habitan estas regiones a la orilla del Caribe. “Nuestros ancestros africanos nos dejaron el ritmo y toda la fuerza de sus bailes, por eso nosotros no necesitamos mucho para bailar, solo un poco de ritmo, dice Belmir, quien asegura que su familia habita la isla desde sus orígenes.

Y así entre tomas y cortes, se pasa de un punto a otro de este coliseo, que por coincidencia lleva el nombre de un tío de Belmir, gloria del boxeo del siglo pasado, Bernardo Caraballo.

Grabar un comercial, es como grabar una película. Se requiere de una iluminación especial para cada escena, de un vestuario, de un montaje y sobre todo, de llevar de manera precisa un guion a partir de la visión de un director. Por eso cumplir con cada uno de los pasos requiere de varias horas de trabajo, muchas repeticiones y una entrega absoluta de cada uno de los miembros del equipo.

Con el apoyo a Belmir Caraballo, BBVA está “creado oportunidades” para los niños de Tierrabomba.

Isla del ritmo

Tras ocho horas de trabajo continuo, el equipo de producción, más de 12 personas, ordena la salida para la isla de Bocachica, que hace parte de Tierrabomba pero que goza de mejores condiciones para la vida que su hermana mayor, ya que en sus playas está una de las construcciones más antiguas de América como lo es el fuerte de Bocachica, un enclave militar que en tiempos de la Colonia sirvió de protección a Cartagena y a donde llegaban los esclavos que venían del África para ser vendidos en los nuevos territorios de Indias.

Pareciera que todo los niños de estas islas se llamaran igual Joiner, Geiner o Breiner, pero no importa el nombre, solo que son unas personas con ganas inmensas de salir a adelante y de tener una oportunidad ya sea en el baile, o jugando al fútbol, otra de las actividades que ofrece World Coach Colombia en Tierabomba.

“A mí me gusta bailar, por eso combino mis estudios con las clases de danza con el profesor Belmir y también me gusta el fútbol y a veces entrenó con el equipo que tenemos en Bocachica que organizó World Coach pero para eso debo ir bien en la escuela”, dice Maicol, uno de los niños que no pasa de los 12 años y que hace parte de este grupo que escogió Belmir.

Belmir, conocedor de la historia de esta isla, encontró que allí fue el primer territorio en esta parte del mundo donde se bailó mapalé, currulao y champeta, entre otros ritmos, y comenzó a trabajar  con los niños de la isla en la recuperación de estos ritmos desde las aulas de la única escuela que hay allí.

El ‘profe’ hace parte de la Fundación World Coach Colombia que junto con BBVA Colombia desarrolla desde hace varios años un proyecto que busca a través de la danza articular una estrategia para que los niños de esta isla, de Bahía Portete en La Guajira y en otros municipios del país no abandonen el colegio y sean reclutados por bandas criminales, de narcotráfico o guerrilla.

En este mismo sentido, BBVA y World Coach trabajan en fomentar el fútbol por medio de empoderar a los ‘profes’ empíricos que en barrios y veredas del país arman equipos que ellos mismos dirigen y entrenan. En este caso, BBVA les aporta material, apoyo técnico y capacitación para que puedan mantener sus escuelas.

Playa, brisa y mar

“Acción…vamos Belmir, vamos niños….un, dos tres, un dos tres…..Repite….Corten” eran las palabras que se hacían eco en el mar, por un lado y por el otro contra los muros de la centenaria construcción que conserva cada uno de los artilugios militares con los que fue construido hace más de 500 años.

Horas más tarde y con la voz del director, “fuera del aire” se cerró ese primer capítulo que plasma la historia de este hombre, descendiente directo de los primeros habitantes de Tierrabomba y Bocachica, sobrino de una gloria del boxeo mundial y un folclorista por naturaleza que ha hecho de la danza, una gran oportunidad. Y usted, ¿ya sabe en dónde encontrar la suya?

Otras historias interesantes