Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

El ‘sandbox’ regulatorio posicionaría a España como centro de innovación en la UE

El Consejo de Ministros ha dado un impulso hoy al ‘anteproyecto de Ley para la Transformación Digital del Sector Financiero’, que incluye la creación de un espacio de experimentación para promover la innovación en los servicios financieros en un entorno seguro. BBVA considera que la creación de este ‘sandbox’ regulatorio sería positivo para España ya que posicionaría al país a la vanguardia de la UE en la definición de entornos favorecedores de la innovación.

En julio de 2018, el Tesoro español presentó este Anteproyecto de Ley y abrió una consulta pública, cerrada el pasado 7 de septiembre. Ahora, el Gobierno ha aprobado este texto en primera vuelta, a falta de recibir los informes técnicos pertinentes. Después, iniciará su trámite para recibir la aprobación parlamentaria. Aunque es posible que el texto no pueda aprobarse antes de la próxima disolución de las Cortes, lo esencial es que se continúe avanzando hasta que este instrumento sea una realidad en España.

En opinión de BBVA, la puesta en marcha de este instrumento contribuirá a posicionar a España como un centro de innovación que atraerá talento e inversión, y a dotar a los supervisores de una nueva herramienta.

La entidad ve muy positivo que el posible diseño del espacio controlado de pruebas contemple la involucración de todas las autoridades relevantes, empezando por las autoridades supervisoras del sector financiero e incluso aquellas con mandatos que exceden el ámbito financiero, pero que pueden también aprovechar las oportunidades de aprendizaje respecto a  proyectos innovadores desarrollados en el sector financiero que ofrece el ‘sandbox’.

Asimismo, este entorno de pruebas debe garantizar una cooperación efectiva entre las autoridades y un equilibrio apropiado entre flexibilidad y certidumbre para todas empresas participantes en todas las fases.

En opinión de BBVA, el ‘sandbox’ debe servir para dar cabida a una amplia tipología de proyectos. Un entorno de este tipo supone una oportunidad para que la industria financiera al completo -bancos y nuevos entrantes, como compañías de Internet y ‘startups fintech’- desarrollen proyectos innovadores garantizando la protección del consumidor.

Así, desde el punto de vista de BBVA, este modelo tiene ventajas para los actores que ya están regulados, como es el caso de los bancos. De esta forma, cuando por ejemplo un banco solicite la entrada a un ‘sandbox’ con algún proyecto innovador, tiene que definir el alcance del proyecto, separando este proyecto innovador de su actividad corriente como banco. Junto con el banco, las autoridades supervisoras tendrán que definir las condiciones y normas bajo las que se desarrollará la fase de prueba.

¿Qué es un ‘sandbox’ regulatorio?

En su origen, la palabra sandbox —literalmente, caja de arena— hace referencia a un arenero donde los niños pueden jugar y experimentar en un entorno controlado. Este término se trasladó primero al mundo de la informática y más tarde al ámbito de la economía digital, en forma de los ‘sandboxes’ regulatorios. Con este término nos referimos a “un campo de pruebas para nuevos modelos de negocio que aún no están protegidos por una regulación vigente”.

Estos espacios de pruebas tienen ahora especial relevancia en el mundo ‘fintech’, donde existe una acuciada necesidad de desarrollar marcos regulatorios que acompasen el cumplimiento de las normas financieras con la creciente innovación, pero sin relajar la protección de los consumidores.

España sigue ahora la estela abierta por otros países como Singapur, Hong Kong o Reino Unido, a la que ya se han unido varios países Europeos, con ‘sandboxes’ regulatorios ya plenamente operativos.

Otras historias interesantes