Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

El valor de una oportunidad para el desarrollo, a través de una asesora de microfinanzas

Su vida cambió por completo cuando entró a trabajar en Bancamía, la entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) en Colombia. Hasta entonces, ella era una emprendedora como las que ahora atiende. Con una pequeña tienda en su casa, sacó adelante a sus dos hijos. Ella es July Londoño, una campesina orgullosa de serlo, que trabaja para llevar a su comunidad las mismas oportunidades que tuvo. Un compromiso con la sociedad que le ha valido ser reconocida como la mejor asesora de microfinanzas de Colombia, y que su testimonio haya servido de ejemplo en las VI Jornadas Corporativas la FMBBVA celebradas recientemente en República Dominicana.

Allí July contó que además de visitar los hogares-negocio de sus clientes para asesorarlos y darles seguimiento, cuida de sus hijos, a los que ha criado sola, y de sus padres. También que sigue viviendo en la “vereda” –el campo colombiano– porque lo considera su hogar, y que no duda en recorrer los montes en moto, caminando e incluso a caballo con tal de poder ayudar a alguien. Dijo que ella llega donde nadie llega y que sus clientes se lo agradecen: es la esencia de la banca relacional, un pilar para el éxito de las microfinanzas. 

Su testimonio no dejó a nadie indiferente: para la CEO del Consultative Group to Assist the Poor (CGAP), Greta Bull, es fundamental cuidar esa relación aunque se apoye en la digitalización, una revolución necesaria para la sostenibilidad de las microfinanzas: “Los datos, la conectividad y los canales de distribución están transformando el potencial de los servicios financieros”. Esa es una de las razones por las que la Fundación impulsa el uso de la tecnología en sus procesos y centraliza toda la información de sus entidades en un único ‘core’ bancario, alojado en la nube.

Precisamente, gracias a los asesores como July, la recogida de datos se hace a través de una ‘tablet’, que viaja siempre con ellos, y que les permite mejorar la toma de decisiones sobre los productos y servicios financieros que mejor se adapten a las circunstancias de los emprendedores. De esta forma, la transformación digital se pone al servicio de las personas en vulnerabilidad, que como recordó Bull en las VI Jornadas Corporativas, tienen que estar “en el corazón” de lo que hacemos.

Fotografía de Greta Bull, CEO de CGAP, en las VI Jornadas Corporativas de la FMBBVA

Greta Bull, CEO de CGAP, en las VI Jornadas Corporativas de la FMBBVA

De esa vulnerabilidad que combate cada día la Fundación y sus más de 8.000 empleados como July, habló también la gerente de América Latina para temas de Pobreza y Desigualdad del Banco Mundial, Ximena del Carpio. En su opinión, basada en datos, “en la región hay que hablar de vulnerabilidad porque en los años de mayor crecimiento, muchas personas salieron de la pobreza pero están muy expuestas a los choques económicos, como pueden ser los desastres naturales o las oscilaciones en los tipos de cambio, pero también a otras situaciones como la enfermedad de un familiar”. Estas personas, que viven con menos de 13 dólares al día (y por encima de la línea de pobreza, que en la región es de 5,50 dólares al día), “conviven con el riesgo de volver a caer en ella”.

Por eso, la Fundación, que está presente en cinco países de América Latina, atiende a las personas en vulnerabilidad y a las que están en pobreza, para que mejoren su calidad de vida gracias a sus emprendimientos, que en muchos casos responden a la falta de oportunidades laborales. 

Según dijo la representante de Banco Mundial, las áreas rurales sufren más la pobreza: “hay una población rural que se siente completamente excluida y muchos de ellos son jóvenes que se plantean emigrar a las ciudades por no tener acceso a servicios”. Con estas palabras, Ximena del Carpio dio más sentido si cabe a la labor que desempeña July Londoño en su vereda.

Fotografía de Ximena del Carpio, Banco Mundial, en las VI Jornadas Corporativas de la FMBBVA

Ximena del Carpio, Banco Mundial, en las VI Jornadas Corporativas de la FMBBVA

Del Carpio hizo referencia a la multidimensionalidad de la pobreza y al efecto que tiene en la calidad de vida de las personas la falta de acceso a servicios básicos. Sobre este tema, habló también en Santo Domingo Jessica Jacobson, la responsable de instituciones financieras de Water.org, una ONG que ya ha tenido impacto en 25 millones de personas en todo el mundo, y que trabaja en Perú a través de la FMBBVA para facilitar a poblaciones vulnerables el acceso a agua y saneamiento. “En el mundo hay más gente con un móvil que con un inodoro”, aseguró.

“En el mundo hay más gente con un móvil que con un inodoro”

Con estas intervenciones, que acompañaron a las de representantes de ONU Mujeres, BBVA Data, SBS Perú (Superintendencia de Banca y Seguros), SIB República Dominicana (Superintendencia de Banca), Ministerio de la Mujer de República Dominicana, Banca de las Oportunidades del Gobierno de Colombia, Mastercard y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), las VI Jornadas Corporativas de la FMBBVA fueron un punto de encuentro para poner en común experiencias y aprendizajes. Se habló de igualdad de género, del papel de la educación, de la tecnología, de la sostenibilidad medioambiental, del acceso a servicios de calidad y de la regulación necesaria para llevar a cabo esta labor.

Ellos, junto a los portavoces de todas las áreas y entidades de la Fundación, pusieron sobre la mesa los retos a los que nos enfrentamos como sociedad y como actores en la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Así lo resumió July Londoño en su intervención como una de los más de 4.000 asesores del Grupo: “No nos podemos quedar en el problema, tenemos que abrirnos a una solución. Yo intento ser un ejemplo para mi comunidad en la vereda, porque sé que todos ellos al igual que yo, y especialmente las mujeres, podemos aspirar a más y conseguirlo”. Con este mensaje terminó July su intervención, aludiendo al valor de una oportunidad.

Otras historias interesantes