Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 11 nov 2016

Embajadores BBVA: Rodolfo Vargas, en buenas manos

En BBVA, cada día más de 136.000 profesionales dan lo mejor de sí mismos para dar respuesta a las necesidades de 67 millones de clientes. Todo tipo de expertos financieros, legales, en gestión de personas, de inmuebles, tecnología… Sin embargo, otras muchas personas realizan una labor callada, pero vital. Como Rodolfo Vargas -BBVA Bancomer, México- en cuyas manos está, en muchas ocasiones, la imagen que un cliente, real o potencial, se lleva del banco.

Rodolfo dobla con cuidado una servilleta y la coloca en posición perfecta sobre el mantel. Recuerda la primera vez que lo hizo, hace ya más de treinta años. De aquellos tiempos le queda también la añoranza por un plato: “Las angulas a la bilbaína. Hace mucho que ya no las servimos”, comenta con una sonrisa.

Asegura haberlo visto casi todo en estas tres décadas. “Banca nacionalizada, banca privatizada, fusiones… Cada cambio te aporta algo”. Y, después de tanto tiempo, mantiene el mismo ímpetu: “Me encanta mi trabajo. Hay que hacerlo siempre lo mejor posible. Claro que todos podemos equivocarnos, pero si te resbalas, tienes que saber volver a levantarte”.

Embajadores BBVA: Rodolfo Vargas, en buenas manos

Lo que dice debe de ser verdad, porque todo el mundo habla bien de él. “No hay ningún secreto, es solo cuestión de constancia y atender a todos con el corazón, de hacer las cosas bien, ponerte en el lugar del cliente, el interno y el externo y ofrecerle lo que tienes, sin prometer cosas que no vas a poder cumplir”. La constancia y atender a todos con el corazón.

“Eso es trabajo en equipo, poner cada uno lo nuestro para que al final salga una única melodía

Según él, las únicas barreras son las que nos ponemos nosotros mismos. “Hay que  estar abiertos a todo. El trabajo diario, cotidiano y con ímpetu, te va a llevar a donde menos lo esperes a veces. Yo jamás pensé que iba a estar en la posición en la que estoy ahora, ni lo imaginé. Te cambia todo y tienes otra perspectiva de la vida también”.

El cocktail perfecto

Rodolfo tiene la receta del que es, a su juicio, el cocktail perfecto. “Tener los mejores productos y cuidar los pequeños detalles. Si lo mezclas todo en la licuadora, el cliente se lo toma y volverá a por más”, explica.

“Tener los mejores productos y cuidar los pequeños detalles

Es consciente de la importancia de su labor. Por sus mesas han pasado los clientes más importantes del Banco. Le preguntamos si ha escuchado cosas que no debería haber oído. Entre risas responde que “sí, pero no contarlas a nadie ya es una cuestión de ética”. La lista de nombres a quienes ha atendido es inmensa. “Lo que más alegría me da es cuando alguien que se ha marchado a España o a Houston regresa y se acuerda de mí”.

Tanto los clientes, como las personas de BBVA que se sientan a una de las mesas que atiende Rodolfo pueden estar seguras de que recibirán el mejor servicio, el más profesional. Pueden estar seguras de estar en buenas manos.

Perfil

Nombre: Rodolfo Vargas
Puesto: Área de Restauración [BBVA Bancomer – México]
Función: Que el cliente se vaya contento y que no se quiera ir
Hobby: La música
Sueño: Que mi hijo pequeño sea un buen profesional

De postre, música

Cuando sus obligaciones en BBVA se lo permiten, Rodolfo y un grupo de compañeros de otras áreas tocan música. “Tenemos un maestro que nos pone una serie de tareas. Practicamos cada uno por libre nuestro instrumento y cuando nos juntamos ensayamos todos”.

Es algo que también le sirve para su trabajo diario en BBVA. “Te acostumbras a que alguien te dé consejos y te corrija cuando haces algo mal, y hacerlo tú cuando son ellos quienes se equivocan. Eso en el fondo es trabajo en equipo, poner cada uno lo nuestro para que al final salga una única melodía”. Y también ayuda a mantener la actitud positiva que se ha convertido en su rasgo principal. “La música es una manera de motivarte en la vida. Hay que trabajar, pero también hay que darse un tiempo para disfrutar de lo que tenemos alrededor. Si tú te sientes bien, la gente también se sentirá bien”.

Otras historias interesantes