Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca de inversión 21 nov 2019

“En un entorno ultracompetitivo nuestra mayor ventaja seguirá siendo la cercanía y el conocimiento de nuestros clientes”

Luisa Gómez Bravo, directora global de BBVA Corporate & Investment Banking (CIB) -el área de banca mayorista-, cuenta con una dilatada trayectoria en banca. Tras licenciarse en Derecho y Administración de Empresas en ICADE, trabajó varios años en Londres para la banca de inversión americana y en 1998 dio el salto a BBVA. Desde entonces, ha ocupado diversos puestos directivos en la entidad hasta que, a finales de 2018, fue nombrada máxima responsable del área de banca de inversión.

Su pasión es seguir ampliando su experiencia profesional a través de los nuevos retos que se presentan en el día a día. “Tengo una enorme ilusión; me gustaría contagiar al equipo de BBVA CIB toda esa ambición porque creo que tenemos unas capacidades enormes para asumir con vocación de liderazgo los retos y oportunidades que tenemos por delante”, comenta ella.

Luisa traslada esa misma pasión a su vida personal. Disfruta los fines de semana junto a su marido y sus cuatro hijos, con quienes procura pasar el máximo tiempo de calidad posible.

P: Luisa, has hecho historia en BBVA por ser la primera mujer en ocupar la dirección de banca de inversión, un sector en el que el liderazgo femenino sigue rezagado. ¿Cómo lo has vivido?

R: Es cierto que en el mundo de banca de inversión no hay tantas mujeres en puestos de máxima responsabilidad como debería. No es algo de lo que quizás eres consciente dentro del grupo, porque hay bastantes mujeres en puestos de decisión relevantes, pero sí que ha causado cierta sorpresa (positiva) en algún competidor o cliente que he conocido desde la llegada a mi puesto.

Lo cierto es que, a pesar de los avances realizados en la promoción de mayor diversidad de género, en CIB nos queda camino por recorrer. Es un tema que me preocupa y me ocupa, al igual que al resto de la organización. Por ello, hay que poner foco, desarrollar planes y trabajarlo como una prioridad de negocio más. Lo positivo es que hay mucho talento femenino ya en el área que tenemos que emerger y desarrollar.

P: ¿Qué iniciativas estáis poniendo en marcha en BBVA CIB para promover la diversidad?

R: Fomentar y lograr un ambiente de trabajo diverso e inclusivo, en sentido amplio, es un objetivo estratégico para nosotros. Yo creo que hemos realizado grandes avances, y no hay duda hoy de que tanto las empresas como la sociedad ven que la diversidad es una fortaleza. Y prueba de ello es que, en relación a la diversidad de género, muchos de nuestros clientes corporativos tienen a mujeres en puestos de decisión relevantes para la compañía. Esto nos hace reflexionar y acelerar nuestro propio proceso.

Para ello, en primer lugar, es imprescindible generar métricas sólidas en base a datos. Solo de este modo será posible evitar debates emocionales y tomar decisiones en base al análisis de dichos datos. De manera adicional, debemos impulsar todos los procesos asociados a la identificación del talento femenino, su posterior desarrollo y su promoción. Por último, quiero resaltar la importancia del tema de la conciliación, un ámbito que el grupo está trabajando activamente. Esto es especialmente relevante para las mujeres que ante la maternidad pueden percibir que su desarrollo profesional se para por problemas de compatibilizar horarios de trabajo con atender a la familia.

“Debemos impulsar todos los procesos asociados a la identificación del talento femenino, su posterior desarrollo y su promoción”

Todo esto coincide con el lanzamiento de las nuevas medidas de productividad y conciliación que acabamos de anunciar en BBVA en España a través de la campaña “Trabaja mejor. Disfruta tu vida”. Se trata básicamente de impulsar un cambio basado en la eficiencia y en la productividad, que rompa con la cultura del presentismo y permita organizar el trabajo en función a objetivos y prioridades.

Y en particular en CIB, hemos creado un ‘Think Tank’ de diversidad, nuestro espacio para aprender, compartir y cocrear en este tema. Además, hemos introducido mejoras en nuestros procesos de selección para atraer mejor al talento femenino y ofrecemos formación específica para combatir sesgos inconscientes, entre otras cosas.

P: Ahora llevas casi un año como máxima responsable de la división de banca mayorista, ¿qué balance haces de estos meses?

R: El balance es para mí muy positivo. Llegué a un área donde ya conocía a los equipos por mis etapas anteriores en el grupo, lo que ha permitido que, tanto mi aterrizaje como el despegue de las líneas de trabajo que queremos poner en marcha, haya sido más fluido y haya contado con mayor cohesión e impulso.

En lo que va de año, hemos dedicado tiempo a entender los retos y oportunidades en cada uno de nuestros negocios y geografías. Concretamos nuestra misión: ser socios financieros relevantes para nuestros clientes, proporcionando soluciones especializadas mayoristas y promoviendo un futuro sostenible. Realizamos una reorganización del área para que nuestra estructura estuviera alineada con los objetivos que se desprenden de nuestra misión. Y, cómo no, elaboramos un plan estratégico detallado para el área que nos guía con iniciativas que se desarrollan en el corto, medio y largo plazo.

Y todo ello sin perder de vista el día a día y nuestros objetivos de negocio, redoblando los esfuerzos comerciales para estar cerca de nuestros clientes. En este sentido, el área de CIB ha alcanzado unos ingresos de 2.200 millones de euros en los primeros nueve meses del año, gracias a nuestros esfuerzos, a la diversificación geográfica y a la fortaleza del negocio transaccional.

Luisa Gómez Bravo, durante la entrevista.

P: En un entorno tan desafiante como el actual, marcado por desaceleración económica y los bajos tipos de interés en mercados desarrollados, ¿dónde ves las oportunidades de crecimiento para el negocio CIB?

R: En un entorno ultra competitivo, donde nuestros clientes mayoristas tienen acceso a propuestas de valor escasamente diferenciadas de bancos de inversión nacionales e internacionales, nuestra mayor ventaja competitiva es y seguirá siendo la cercanía y el conocimiento de nuestros clientes.

Para ello hemos aterrizado nuestra estrategia en cuatro pilares:

El primero de ellos es la globalidad. CIB es una unidad de negocios global en BBVA y ponemos la presencia geográfica del grupo, en más de 30 países, al servicio de nuestros clientes. Esta es, siendo ésta una fortaleza competitiva diferencial.  Como muestra de ello, el 70% de nuestros clientes en CIB operan en diferentes países, y el 30% de los ingresos del área son internacionales. Es un factor clave donde todavía seguimos viendo valor futuro de crecimiento a medida que somos capaces de acompañar a nuestros clientes en su globalización.

El segundo pilar es el asesoramiento, al integrar mejor nuestras capacidades de productos y servicios, de manera que podamos elevar el diálogo estratégico con nuestros clientes. Supone ir más allá de hacer transacciones y entender mejor los propios ecosistemas de nuestros clientes: sus propios clientes, proveedores y empleados.

La digitalización en la entrega de productos es el tercer pilar y está relacionado con la disponibilidad de nuestros productos en plataformas, tanto internas como en multicontribuidas de terceros, para tener un mayor acceso y mejor servicio a clientes en nuestros mercados naturales.

El cuarto pilar tiene que ver con la innovación y la analítica de datos. Es tan relevante para la estrategia de CIB que decidimos crear una unidad que me reporta directamente, que aglutina nuestras capacidades de innovación de producto y de científicos de datos. Las sinergias son claras y la oportunidad de negocio también. Adicionalmente, esta unidad lidera en CIB nuestra estrategia de impulso en financiación sostenible.

Todos estos pilares se asientan sobre un modelo de excelencia operacional que nos permite tener un nivel máximo de cumplimiento y control interno del negocio; optimizar el uso del capital; perseguir continuamente mejoras en eficiencia (el ratio de eficiencia del área, del 36%, está muy por debajo de la media de nuestros competidores europeos y americanos), y gestionar proactivamente nuestro talento, tan esencial para el negocio.

P: Has mencionado la sostenibilidad. BBVA, y en especial la unidad de banca de inversión, ha liderado el desarrollo del mercado de financiación sostenible a nivel mundial. ¿Cómo definirías la estrategia que marca el éxito del banco en esta actividad?

R: Llevamos ya tiempo trabajando en temas de sostenibilidad y por eso tenemos una posición muy destacada tanto en el mercado de préstamos como en el de bonos verdes y sostenibles.

Este último año hemos extendido la sostenibilidad a un mayor número de productos de financiación, siendo en muchas ocasiones innovadores y pioneros en nuestras propuestas a los clientes. Existen numerosos hitos que lo demuestran, como el primer crédito comprador verde y el primer préstamo verde realizado con una Agencia de Crédito a la Exportación y el marco de producto transaccional sostenible. En este marco, BBVA lanzó la primera línea de garantía verde del mundo.

“El firme compromiso de cada vez más grupos de interés con la sostenibilidad va a ser el reto estratégico más importante para nuestros clientes en los próximos años”

Estamos firmemente convencidos de que, junto con la disrupción tecnológica digital, el firme compromiso de cada vez más grupos de interés con la sostenibilidad va a ser el reto estratégico más importante para nuestros clientes en los próximos años. De ahí nuestra vocación de tomar el liderazgo en su asesoramiento ayudando y acompañando en su transición. Adicionalmente, desde CIB contribuimos muy activamente al Compromiso 2025 del Grupo BBVA, que pretende movilizar 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles, emprendimiento social e inclusión financiera.

P: Luisa, ha sido un placer charlar contigo. Hemos cubierto una gran cantidad de temas, pero ¿hay algún mensaje adicional con el que te gustaría compartir para concluir la entrevista?

R: Me gustaría terminar hablando de nuestro mejor activo, las personas. Nos movemos en un entorno complejo desde hace años y que lo va a seguir siendo, y donde la competencia es feroz y nos pone el listón muy alto.  Para poder competir es muy importante en CIB tener el mejor talento y BBVA tiene que estar muy comprometido con la captación, la retención y el desarrollo de este talento. Nuestros equipos se deben sentir no sólo partícipes sino actores protagonistas de la transformación de la industria y de nuestro negocio. Esta es una de las prioridades constantes en mi cabeza y en mi agenda.

Otras historias interesantes