Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Érase una vez… un banco pegado a un corazón

No hace tanto, en Colombia, casi la mitad de la población estaba en pobreza, y en el campo, la gran mayoría. Una realidad con la que se comprometió la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA), para cambiarla y mejorarla. De eso hace diez años, cuando creó, junto a dos ONG –la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín–, el primer banco de microfinanzas del país, Bancamía.

“La idea era constituir una entidad financiera con un alma diferente, que pusiera por delante el desarrollo de personas con bajos ingresos y que impactara directamente en el progreso económico de la población colombiana”, ha asegurado el director general de la FMBBVA, Javier M. Flores, durante el foro celebrado por el 10º aniversario de la entidad en Colombia. Un encuentro en el que se ha hablado del papel de las microfinanzas en el desarrollo del país, de los desafíos y oportunidades de la digitalización en el sector y la importancia de apoyar la independencia económica de las mujeres.

El director general de la FMBBVA, Javier M. Flores, durante su intervención en el foro “Microfinanzas para el progreso de una Colombia emprendedora”

“Bancamía fue mi aliado, me ofreció lo que necesitaba para crecer. Yo no pude estudiar pero soñaba con un futuro mejor para mis hijos, y hoy están en la universidad”, ha contado María Noelia Zora, una de las emprendedoras a las que atiende la entidad. Sin poder contener las lágrimas, dijo haber sido víctima de las amenazas de los grupos armados, que le instaron a abandonar sus tierras en un plazo de dos horas. Ni el miedo por la vida de sus tres hijos pudo con su coraje y les plantó cara. Empezó con un puesto de arepas y ahora tiene una cafetería. Como ella, un millón de personas recurren a la Fundación para conseguir que sus pequeños negocios prosperen.

“Bancamía fue mi aliado, me ofreció lo que necesitaba para crecer”

Un millón de vidas

“Les acompañamos con servicios financieros y capacitación para que mejoren sus condiciones de vida”, ha dicho el presidente ejecutivo de Bancamía, Miguel Ángel Charria. Actualmente, más de la mitad de los emprendedores a los que apoya son mujeres, la mayoría solo tiene educación primaria, como máximo, y el 44% vive en zonas rurales. Un hito que ha querido destacar el presidente de la entidad: “Nuestra apuesta por el campo es real”.

Seguir atendiendo a centenares de miles de colombianos, por muy lejos que vivan, es el compromiso de la Fundación para los próximos años. Especialmente cuando todavía más de 7 millones de microempresarios en el país no tienen acceso al sistema financiero. “Tenemos ante nosotros el enorme reto de seguir enfocando nuestra estrategia en profundizar en el conocimiento y en el contacto con los clientes, aprovechando las inmensas posibilidades que ofrece la revolución digital”, ha señalado Javier M. Flores.

Sobre el potencial de la digitalización, también ha hablado el presidente ejecutivo de BBVA Colombia, Óscar Cabrera, quien ha asegurado: “En Colombia no reconocemos la infraestructura digital al mismo nivel que la infraestructura de carreteras y es igual de importante para la productividad y para eliminar las barreras de acceso que tienen los microempresarios para usar la banca”.

La mujer, en el centro del cambio

Según ha dicho la representante de ONU Mujeres en Colombia, Ana Güezmes García, “una de las principales barreras para las mujeres es el acceso a servicios financieros. Pero muchas están superando esta dificultad, demostrando que apostar por ellas es invertir en desarrollo y paz para este país”. Ha sido en una entrevista con la presidenta de la junta directiva de Bancamía, Margarita Correa, en la que también ha hablado la responsable de Empoderamiento de la Mujer de la FMBBVA, Laura Fernández Lord. Según ha dicho, “las microfinanzas cubren la necesidad y la demanda que tienen estas emprendedoras porque llegan a donde otros no están llegando”.

Una afirmación que comparte el director de la misión de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en Colombia, Lawrence Sacks, quien señaló que “el acceso a servicios financieros cambia vidas porque genera esperanza, ingresos y oportunidades. Las mujeres son un ejemplo de que con valentía y resiliencia se puede salir adelante”.

Entrevista “¿Por qué vale la pena trabajar en el empoderamiento económico de las mujeres emprendedoras?” con el director de la misión de USAID en Colombia, Lawrence Sacks; representante de ONU Mujeres en Colombia, Ana Güezmes y la responsable de Empoderamiento de la mujer de la FMBBVA, Laura Fernández Lord

La vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, ha agradecido a la Fundación y su entidad Bancamía su labor en el empoderamiento de la mujer y ha destacado su contribución al desarrollo del país: “El impacto social de las microfinanzas es fundamental, es un impacto que mejora vidas. Gracias por haber hecho tanto por las mujeres de Colombia”.

Ellas forman parte, hoy y siempre, de la historia de Bancamía, como señalaba el director general de la Fundación, Javier M. Flores, quien ha asegurado que éste es “el relato de miles de vidas que se esfuerzan a diario por contribuir a una Colombia mejor y que lo están consiguiendo”.

Otras historias interesantes