Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Barcelona se une a la red de Centros Financieros para la Sostenibilidad

La lucha contra el cambio climático es un asunto global, pero que debe ser asumido a todos los niveles, empezando por el local. Desde el ámbito metropolitano se pueden impulsar múltiples acciones para desencadenar un entorno más sostenible. En ese marco, Barcelona, acaba de dar un gran paso al ser la primera ciudad española que entra en la red FC4S (Financial Centres for Sustainability) gracias a la creación de un centro específico para el desarrollo de las finanzas sostenibles en la ciudad condal.

El centro nace bajo el amparo del Barcelona Centre Financer Europeu (BCFE) con el apoyo del sector financiero, consultoras, entidades de conocimiento y asociaciones profesionales. Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA, que participó en al acto inaugural reconocía “el consenso entre todas las entidades financieras y el sector en Cataluña de cara a crear un Centro de Finanzas Sostenibles en Barcelona”.

FC4S, una red en crecimiento exponencial

Pese a que la red es relativamente joven (se creó en 2017), en apenas dos años, ya son 22 los centros que forman parte de FC4S. De hecho, el crecimiento de esta red es vertiginoso y demuestra el gran interés por crear infraestructuras que permitan impulsar las finanzas sostenibles. Ballabriga afirma que “es una muestra de la relevancia que está tomando el mundo financiero para afrontar estos retos”.

El director de la red, Stephen Nolan, que apadrinó el bautismo del espacio barcelonés, concluía que estos centros “catalizan la expansión de servicios financieros verdes y sostenibles en banca, mercados de capital y seguros e inversiones para satisfacer plenamente las necesidades del acuerdo climático de París”. Según Nolan, Barcelona tiene gran potencial de crecimiento y en breve podría estar a la altura de otros grandes centros como Londres o París. Añadió que “es posible que Barcelona y Casablanca puedan unir fuerzas para crear un eje mediterráneo de finanzas sostenibles”. Precisamente, Casablanca es uno de los referentes en los que el BCFE se ha basado para entrar en la red.

Stephen Nolan

Stephen Nolan en la presentación del Centro de Finanzas Sostenibles de Barcelona.

Cambio de mentalidad

Todos los grandes gestores están llevando la integración de los factores ESG (Environmental, Social and Governance, en sus siglas en inglés) a su gestión de activos. Las grandes corporaciones están alineando su estrategia con estos principios, y es que según el director global de Negocio Responsable de BBVA, “cada vez más, inversores y clientes buscan un tipo de comportamiento diferente”. Prueba de ello, se refirió al Compromiso 2025 de BBVA, a través del cual ya se han movilizado más de 12.000 millones de euros en finanzas verdes en 2018.

Desde su punto de vista, “hay cinco grandes fuerzas que están reconfigurando el contexto de la banca y el sector financiero, unas fuerzas que nos piden otro tipo de banca: la agenda global, los inversores, el mercado, la supervisión o regulación, y la tecnología”. Estas configuran un punto de inflexión que “se tiene que trabajar a nivel global, a nivel europeo y también estatal y a nivel de centros de finanzas sostenibles, como en este caso, es el de Barcelona”.

Hacia una cooperación continua y un lenguaje común en finanzas sostenibles

La red de Centros Financieros para la Sostenibilidad como el de Barcelona deben ayudar a la colaboración público privada, ser un conector y fomentar esa cooperación para dar respuesta a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esta fue una de las principales reclamaciones de la mesa de debate que Ballabriga moderó con motivo de la creación del centro, en la que había representación de `asset management´, reguladores, asociaciones empresariales, organismos públicos y fundaciones.

Por otro lado, hubo unanimidad al reclamar que los centros asuman el reto de contribuir a la necesaria la creación de una taxonomía que defina qué es verde y qué no lo es, ante la falta de estándares consistentes. Esta es una de las principales barreras de estos centros según el último informe de la red FC4S. Así como el hecho de que es fundamental crear productos sostenibles y equilibrar la oferta y la demanda de estos.

Otra de las grandes conclusiones de los asistentes a la mesa fue que, por su posición como centro formativo de excelencia en el mundo, Barcelona tiene la capacidad de impulsar las competencias y talento en sostenibilidad, tanto en los profesionales como también de cara a incorporarlo en la educación financiera en escolares.

Re-city, ciudades frente al cambio climático

Nolan y Ballabriga coincidieron también en resaltar el proyecto Re-city, impulsado por la Fundació Catalunya Europa y BBVA. Esta iniciativa busca generar acciones que ayuden a hacer frente al cambio climático desde las ciudades. En este sentido, el nuevo centro de la red FC4S es un claro ejemplo de ello.

Otras historias interesantes