Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis Regional 08 may 2020

BBVA Research prevé un impacto del COVID-19 mayor en Levante y las islas, que retrasarán el inicio de su recuperación a 2021

El impacto del coronavirus en la economía dependerá de la duración de las restricciones, del impacto sobre la capacidad utilizada y de las políticas que se pondrán en marcha para mitigar los efectos de esta crisis. La distinta estructura sectorial de las economías regionales, las diferencias en el uso de la contratación temporal y la prevalencia de empresas de menor tamaño en algunas de ellas hace que esto se traduzca en impactos muy heterogéneos. Así, según el Observatorio Regional de BBVA Research, las comunidades del centro y norte podrían observar una menor contracción de la actividad en 2020, favorecidas por una recuperación más rápida de la actividad en los sectores industriales y menos vinculados al consumo social. Por el contrario, la dependencia del turismo, el mayor uso de contratos temporales y un mayor porcentaje de pequeñas empresas en las comunidades insulares, del sur y del Mediterráneo pueden generar una mayor contracción en 2020, y hacer que estas comunidades se recuperen más tarde.

La recuperación en 2020 dependerá de la duración de las restricciones, de su impacto en la capacidad utilizada y de las políticas públicas para mitigarlas. BBVA Research estima que en Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y la Comunidad de Madrid, la contracción de la actividad se ve mitigada por el mejor desempeño relativo de los sectores de actividades como el sector agrario y de alimentación, el sector público o los servicios de alto valor añadido, que se han visto menos afectados en la fase inicial de esta crisis. Por otro lado, en País Vasco, Castilla y León, Galicia, Navarra y Aragón la actividad también podría caer menos que la media en 2020. En este caso, el retorno más rápido a la normalidad de los sectores industriales puede hacer que en estas comunidades, aunque el impacto inicial sea intenso, resulte también de menor duración. En el caso de País Vasco y Navarra, un mayor espacio fiscal ha permitido políticas más ambiciosas que en otras comunidades autónomas.

Sin embargo, según las previsiones de BBVA Research, las comunidades más dependientes del turismo y de las actividades de consumo social serán las más afectadas y además, su recuperación será más lenta. Por ello, en 2020 la caída del PIB será especialmente intensa en Baleares y Canarias, con el -17% y -13%, respectivamente. La Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia con crecimientos del -8,3%, y Cataluña del -8,2% mostrarían también una pérdida de actividad mayor que el promedio nacional.

Para 2021, a medida que retorne progresivamente la actividad en los sectores afectados por el confinamiento, la recuperación se extenderá hacia el Levante peninsular y las comunidades insulares, aunque de forma asimétrica. Así, Baleares y Canarias, tras la fuerte contracción de 2020, serán las comunidades con mayor crecimiento, del 9,6% y 7,8% respectivamente. No obstante, su PIB se situará aún un 5% por debajo de los niveles alcanzados en 2019.

La mayor actividad turística, respecto a 2020, también beneficiará a las comunidades del arco mediterráneo: el crecimiento en Andalucía (5,8%), Murcia (6%), Cataluña (6%) y Comunidad Valenciana (6,1%) se situará por encima de la media de España, favorecidas por la recuperación del turismo. Las dos últimas, además, se verán también favorecidas por la progresiva recuperación de la actividad industrial y exportadora, cuya mejoría se extenderá también al resto de comunidades del norte. En este punto, la diversificación de los mercados exteriores, y en particular hacia países que estén más adelantados en la superación de la crisis sanitaria, como los asiáticos, puede ayudar también a la reactivación de la actividad.

Diversidad del gasto en consumo

La evolución del gasto con tarjeta refleja la fuerte contracción de la actividad debido a las restricciones de movimiento para frenar el número de contagios. Así, desde la segunda semana de marzo y hasta el 25 de abril, las compras con tarjeta disminuyeron, respecto al mismo periodo del año anterior, en ritmos entre el 40 y el 50% en Canarias, Andalucía o Murcia, mientras que en La Rioja, Madrid y Aragón se encuentra en el entorno del 60%. Esta contracción, además, difiere en función del tipo de consumo o del origen del consumido. Así, en sectores de consumo social como hostelería, transporte, turismo o entretenimiento, el gasto con tarjeta mostró una caída significativa, especialmente en Madrid y Baleares, más del 92%. También se observan caídas superiores al 90% en el gasto de los extranjeros.

Desigualdades regionales en el mercado laboral

Según BBVA Research, esta crisis genera desigualdades regionales en términos de empleo cuyos efectos se extenderán más allá de la duración del estado de alarma. La estructura sectorial, la temporalidad y la estacionalidad el mercado de trabajo dan lugar a que las dificultades puedan perdurar durante más tiempo en aquellos territorios con un mayor peso del consumo social en su actividad. Así, los datos de afiliación a la Seguridad Social en los meses de abril y marzo ya muestran que el empleo se contrajo de forma más intensa en las comunidades insulares, mediterráneas y del sur. Sin embargo, en las regiones del centro y norte peninsular, en las que las actividades esenciales y el sector público tienen un mayor peso, la pérdida de afiliación fue menor.

En este contexto, el Servicio de Estudios de BBVA señala la necesidad de medidas que protejan a los colectivos más expuestos a la temporalidad para contribuir a la supervivencia de las empresas y de los puestos de trabajo.

Otras historias interesantes